U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Con margen para crecer

La Argentina es uno de los países de la región con menos participación en materia de seguros de vida. Qué hace falta para impulsarlos.

Con margen para crecer

En la Argentina, los seguros de vida representan cerca de 0,5% del PBI total, mientras que en Chile este porcentaje asciende a 2,9% y en Brasil a 2,3%. Hay múltiples motivos que impulsaron este mayor desarrollo. El principal es que las personas consideran al seguro de vida como un complemento voluntario a los sistemas de pensiones tradicionales. A nivel local, sin embargo, para muchos tiene cierta connotación "catastrófica" o innecesaria. Por eso, los especialistas señalan que es necesario trabajar en la educación financiera para poder advertir los beneficios simples y tangibles que reporta.

En otros países es impensable la idea de no disponer de un seguro de vida que ampare a la familia en caso de que algo suceda. Sin embargo, en la Argentina esto no está tan instalado. El seguro de vida es una herramienta financiera que soluciona el futuro a muy bajo cost

Sobre todo en contextos económicos que no ayudan, la conciencia financiera permite pensar a largo plazo. "El seguro de vida es la opción más fácil para no dejar familias descolocadas ante la muerte del integrante con mayor ingreso", resume Fernanda Bolagay, asesora financiera y especialista en educación financiera. Y destaca que el público joven es el más difícil de conquistar. El seguro de vida protege a los que se quedan, y la juventud no proyecta ni tiene aún personas a cargo. Como destaca Bolagay, "en términos de costo es más barato cuanto más joven sos; cuanto más va pasando el tiempo, hay más riesgos y suben los valores".

"Una de las máximas pruebas de amor que una persona puede dejar a su familia es un seguro de vida. Porque es animarse a pensar en eso que nadie quiere admitir", enfatiza la especialista.

Mirá también

Insurtechs: qué hay y qué falta

Agilidad en el contacto y respuesta. Evaluación online y coberturas a medida. Los must a la hora de atraer clientes y retener a los existentes. Cuáles son los retos del mercado que afrontan las aseguradoras digitales.

Por su parte, Mauro Zoladz, Head of Customer Experiences de Zurich Argentina, explica que "en términos generales existe una baja conciencia aseguradora en la sociedad argentina y el seguro de vida es un producto no obligatorio pero con un enorme potencial de desarrollo, al que Zurich considera un factor clave porque refuerza y resguarda el patrimonio, la capacidad de consumo propia y de la familia, y la continuidad de proyectos empresariales".

Según el especialista, el país atraviesa una etapa de transformación, en la cual las aseguradoras están trabajando para cambiar la lógica del mercado, ofreciendo productos y servicios acordes a las necesidades de los clientes.

Para Zoladz, es fundamental "desarrollar una fuerza de ventas profesional donde el asesoramiento de expertos permita hacer valer el rol social que tiene el seguro". Además, los incentivos fiscales son otra de las herramientas que impulsan el reconocimiento. "Se sancionó este año una ley a partir de la cual habrá mayores incentivos fiscales que impulsarán la demanda y contribuirá al desarrollo de un mercado de capitales con un mayor volumen", detalla Zoladz.

Argumentos de venta

Razones hay muchas, y algunas van calando hondo en aquellas personas con ganas de desarrollar nuevos hábitos financieros. Los principales argumentos son: que estamos protegiendo a futuro el nivel de vida de las personas que dependen financieramente de uno y que el seguro también protege en el caso de enfermedades graves e invalidez. "Esto último les permite a las personas tener un panorama más concreto que nadie quiere ver, pero que puede llegar a ocurrir. El seguro de vida tiene como objetivo proteger", dice Bolagay.

 

Además de Chile y de Brasil, México y Ecuador son otros de los países con mayor cultura aseguradora. "A raíz del último terremoto y sus pérdidas asociadas, se generó más conciencia acerca de que la vida no la tenés comprada", agrega Bolagay.

Los especialistas consultados coinciden en que estos países reconocen con mayor conciencia que solo con su jubilación no serán capaces de afrontar el costo que requiere mantener cierto nivel de vida, más con la elevada expectativa de vida. "En aquellos mercados están más arraigadas las políticas de exención impositiva que fomentan la contratación de seguros de vida de largo plazo". Y además del trabajo de difusión, el crecimiento mayor de su cartera de clientes se da gracias al trabajo conjunto de las firmas financieras con bancos y otros grupos de afinidad. También existen los seguros de vida asociados a crédito, frecuentes en escenarios de bancarización y penetración de créditos personales, algo que muchas personas en la Argentina contratan más por obligación que por conocimiento y convicción.

Un seguro que conviene y que no presenta dificultades en su acceso, así podrían resumirse los argumentos más fuertes. Además, "los seguros de capitalización tienen baja tasa de abandono porque, una vez que los clientes los contratan, advierten su importancia como complementarios de su futura jubilación y entonces mantienen el compromiso", destaca Zoladz.

Asegurarse o no, se trata de informarse, acercarse a los productores asesores y tomar contacto de cerca para conocer los beneficios. Lo importante, concluyen los que saben, es construir la disciplina de generar ahorro de largo plazo. La trayectoria y solvencia de la compañía que elijamos permitirán confiar en la solidez que respalde la decisión de contratar un seguro de vida.