Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Banca y la actividad aseguradora: el autoseguro de vida sobre saldo deudor

Las entidades financieras y las empresas no financieras emisoras de tarjetas de crédito no podrán percibir de los usuarios ningún tipo de comisión y/o cargo vinculado con los seguros. Es decir, el seguro lo deberán pagar los bancos y no sus clientes.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) modificó en marzo las normas sobre "Protección de los usuarios de servicios financieros". Entre ellas, las que se refieren al seguro de vida sobre saldo deudor (punto 2.3.11.). Así, las entidades financieras y las empresas no financieras emisoras de tarjetas de crédito no podrán percibir de los usuarios ningún tipo de comisión y/o cargo vinculado con los seguros. Es decir, el seguro lo deberán pagar los bancos y no sus clientes.
Sobre el particular la Comunicación "A" 5928 que entra en vigencia a partir del 1° de septiembre, establece: "2.3.11.1. Seguros de vida sobre saldo deudor. Los sujetos obligados no podrán percibir de los usuarios ningún tipo de comisión y/o cargo vinculado con estos seguros. Dichos sujetos deberán contratar un seguro sobre saldo deudor con cobertura de fallecimiento e invalidez total permanente respecto de aquellas financiaciones otorgadas a personas humanas. Alternativamente, podrán autoasegurar los riesgos derivados del fallecimiento e invalidez total permanente de los usuarios. En ambos casos, la cobertura deberá extinguir totalmente el monto adeudado en caso de fallecimiento o invalidez total permanente del deudor."
La normativa generó cierto ruido en el mercado asegurador frente a la opción o alternativa de que el banco puede autoasegurar dichos riesgos.

Mitigación del riesgo

En la presente breve opinión no me referiré al interés del BCRA en la protección del usuario financiero/ el costo del seguro y el incremento del servicio financiero, sino a la mitigación del riesgo por parte de las entidades financieras. Disminuir el riesgo asociado a las financiaciones otorgadas alternativamente por medio del autoseguro.
En las financiaciones otorgadas a personas ¿cuánto voy a perder en mi cartera por exposición al riesgo crediticio? Las pérdidas se originan por el incumplimiento del deudor o contraparte en honrar sus obligaciones y su magnitud depende básicamente de dos factores: monto de la exposición en el momento del incumplimiento y de los recuperos obtenidos, constituidos por los pagos que se obtengan del deudor y por la ejecución de los mitigadores de riesgo -como por ejemplo, la cobertura de seguro- que respaldan la operación limitando la severidad de las pérdidas.
La entidad financiera en el caso de optar por el autoseguro deberá además para la cartera crediticia hacer el trabajo en el cual se especializan las compañías de seguro.
Como primera reflexión surgen preguntas ineludible: ¿podrían las entidades financieras dejar de contratar este seguro?, mejor dicho ¿podría un banco alternativamente autoasegurar su cartera de los riesgos derivados del fallecimiento e invalidez total permanente de los clientes extinguiendo totalmente el monto adeudado en caso de fallecimiento o invalidez total permanente del deudor?, ¿qué costo tiene el conocimiento específico y experto de las aseguradoras?, ¿los bancos están en condiciones de atender a la gestión del negocio, su rentabilidad y sus riesgos, además a aplicar conocimiento específico como lo es el del mercado asegurador?
En primer lugar, parecería que solamente aquella entidad financiera que pueda adquirir conocimiento específico a un costo razonable de una compañía de seguros dentro de la estructura del banco estaría en condiciones analizar el costo beneficio del autoseguro.
Otro parecer distinto, nos lleva a través del tiempo a la antigua Grecia, al caminar nos encontramos con una pintura de Apeles y escucharíamos decir: "zapatero a tus zapatos". Tal vez, siendo más rigurosos y apelando a una adecuada y sana práctica en la cultura de la gestión integral de los riesgos debamos de seguir las palabras de Apeles.