Reponer la llave del auto: un gasto pocas veces considerado

Es uno de los ítems que obliga al usuario a recurrir al servicio oficial para su reposición. Costos segun los modelos de autos.

Reponer la llave del auto: un gasto pocas veces considerado

El funcionamiento del sistema eléctrico de un vehículo es sumamente complejo. No hace falta irnos a un Bentley Bentayga (que cuenta con 100 millones de líneas de código y 50 kilos de cableados que componen al sistema), para imaginarlo; y con el paso de los años, las llaves de los autos cada vez cumplen más tareas. No sólo se pueden bloquear o destrabar las puertas a distancia, sino que también encender el motor, levantar la tapa del baúl... ¡y hasta estacionarlo! Todo concentrado en un objeto que cabe en la palma de la mano, y que pocos toman conciencia de lo que sale, hasta que la pierden. Veamos.

En muchos casos, cuando el 0km es entregado, al flamante dueño se le entrega una llave "maestra" y una secundaria. La mayoría de las veces que un propietario se dirige a un concesionario para reponer una llave, se trata de la titular, y en muchos casos el local no tiene stock de llaves. A partir de allí derivan dos caminos: que se le haga entrega de una llave codificada por la marca (luego del pedido de la pieza a casa matriz), o que a la concesionaria (luego del pedido del "part number") llegue una "pelada". Es decir que arriba una pieza con el metal totalmente liso. Es allí cuando el cerrajero del barrio toma un rol protagónico (pocos concesionarios cuentan con la maquinaria y el personal calificado para tal labor), dado que se encargará de darle forma a imagen y semejanza de la llave secundaria. Luego, ya copiada, vuelve al concesionario para que sea codificada. Allí un técnico y el scanner del taller toman lugar en el proceso, colocando la pieza "muleta" en el tambor de arranque para captar los datos del vehículo que serán transferidos a la flamante titular. Es indespensable que el vehículo se quede en el taller (es el transmisor de datos de una pieza a otra), y el proceso de codificado no dura más de una hora. Entonces, a repasar: para conseguir una nueva llave "maestra" se involucró a la casa matriz (quien entregó la pieza), al cerrajero (un tercero), a la mano de obra de un operario del concesionario, y al scanner. Todo, trasladado al precio final, claro. Y se perdieron las dos, habrá que hacerse de paciencia, porque según la sofisticación de la misma dependerá el tiempo de espera.

Según datos oficiales aportados por las automotrices que accedieron a facilitar la información, los precios de estas piezas varían. Datos curiosos. las de un Volkswagen Gol y un Passat tienen muy poca diferencia entre sí, dado que la primera cuesta $ 4.990 reponerla, mientras que la segunda,

$ 5.025. Ambas, más caras que la de una Amarok, $ 4.630, y que la de un Vento ($ 2.700). En tanto, la titular de un Fiat Mobi (el auto más económico de Fiat) cuesta $ 2.836; mientras que la de una Toro Freedom sale $4.659. En el caso de Peugeot, la llave principal de los 308 y 408 cuestan $ 800, sin embargo, las de un 208 (inferior en la escala de la gama), $ 1.517, y las de un 508, $ 2.781. Mientras. tanto las del Audi Q5 como las del A4, cuestan $ 5.762 (las de emergencia, $ 3.838), mientras que las de un Mercedes-Benz Clase C superan los $ 10.000.

Cada uno de estos datos aportados por las automotrices corresponden a los precios sugeridos hacia los concesionarios, es decir que estos pueden variar. Por eso, preste mucha atención a qué hace con sus llaves, dado que su pérdida puede generarle un gasto impensado, y aunque el vehículo se encuentre en garantía, no es cubierto por la misma.

Comentarios1
Mariano Gonzalez Manoni
Mariano Gonzalez Manoni 01/10/2017 10:18:18

Buenas noches, hay autos que vienen con dos llaves iguales, y también se pueden comprar la misma llave en las cerrajerías.


Recomendado para tí