Para recuperar ventas, Fiat apuesta a una ‘pick-up’ urbana

La marca italiana del grupo FCA había entregado más de 16.000 unidades del modelo el año pasado. Pero, en 2018, sus patentamientos cayeron 60%

Para recuperar ventas, Fiat apuesta a una ‘pick-up’ urbana

“En la ciudad, también necesitás llevar cosas”. Con ese slogan, Fiat lanzó la versión nafta de su pick-up Toro, que se comercializará a un valor de $ 750.000. FCA, el grupo conformado por la automotriz italiana y Chrysler, apunta a posicionarla como un vehículo más urbano que rural. Ya colocó 300 unidades en pre-venta y apuesta a alcanzar un volumen anualizado de 3000 durante 2019, precisó Paulo Paleta, director de Brand de FCA Argentina.

Fabricada en Pernambuco, Brasil, como resultado de su adquisición de Chrysler, la Toro es la primera pick-up en la historia de Fiat. Lanzada en 2016, cuando se patentaron 4753 unidades en el mercado local, el año pasado, sus ventas explotaron hacia las 16.022 matriculaciones, según estadísticas de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA). Sin embargo, en 10 meses de 2018, las entregas al público del modelo se desplomaron 58,8%, a 5642 unidades, de acuerdo con los datos de al entidad. En el primer trimestre, antes de la crisis, la caída había sido del 32,8%, a 2306 patentamientos.

Junto a la Strada, el volumen actual de Toro le da a Fiat el 38% de share en el segmento de pick-ups pequeñas y livianas, apunta Paleta. Aunque no lo menciona, su principal competidor del modelo es la Duster Oroch, de Renault. El año pasado, se vendieron 15.869 unidades del producto del rombo y, en lo que va de 2018, cayó 8,1%, a 12.675, según ACARA. “Con el lanzamiento de la Toro naftera, queremos volver a ser líderes, con una participación de 44%”, precisó el ejecutivo.

Paleta recordó que, cuando se lanzó, la idea de Fiat fue posicionar a Toro como una opción intermedia entre dos segmentos: el de pick-ups pequeñas, como Volkswagen Saveiro, Fiat Strada y Renault Duster Oroch, y la carrera de medianas, en la que compiten cuatro heavy metal de la categoría: Toyota Hilux, VW Amarok, Ford Ranger y Chevrolet S10. Mientras la primera es una categoría, eminentemente, de motorizaciones a nafta, en la segunda, tienen más presencia las versiones diesel.

Sin embargo, según Paleta, la Toro nafta no le robará tantos compradores a estos segmentos, como a los de vehículos para pasajeros. “Por características, su experiencia de manejo es más de una SUV que de una pick-up. Claramente, es una versión urbana. Para quien necesita sólo trasladarse de un lugar a otro y, eventualmente, transportar alguna carga. No es un vehículo de prestaciones off road, cuando se necesitan atravesar todo tipo de obstáculos, como en el campo”, distinguió el responsable de marcas de FCA. El vehículo está equipado con motor naftero 1.8 E-TORQ EVO, de 130 caballos de fuerza, tracción 4x2 y caja automática secuencial, de seis marchas. El viernes empezó a venderse en concesionarios.

Desde enero, Fiat comercializó 80.477 unidades, 4,9% menos que en 10 meses de 2017, según ACARA. Es la sexta marca en share, con 10,6%. La líder, Volkswagen, tiene 15 puntos.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí