Joya, nunca taxi: qué hay que mirar a la hora de comprar un auto usado

Con una check list a mano, se puede verificar que el estado del vehículo sea el mismo que declara el vendedor. Si hay dudas, siempre es aconsejable a recurrir a la opinión de un mecánico.

Joya, nunca taxi: qué hay que mirar a la hora de comprar un auto usado

Comprar un auto usado es una decisión que se debe meditar y requiere de evaluar los pros y las contras. Y aunque el vendedor diga que el vehículo es "joya, nunca taxi", hay que aguzar el ojo y verificar su estado general. 

Por ello, siempre es útil tener a mano una check list que permita ir controlando que no se haya pasado nada por alto a la hora de evaluar la unidad antes de cerrar cualquier trato.

Antes que nada hay que hacer una evaluación de diez puntos. Para realizarla, aseguran los expertos, no hace falta experiencia ni la asistencia de un mecánico. 

Identificar golpes en la carrocería. Un choque o un golpe fuerte en un auto puede causar daños  estructurales. Aunque no siempre sean fáciles de detectar, pero una prueba sencilla de abrir y cerrar el capot o baúl basta. También conviene probar la apertura y cierre correcto de las 4  puertas, que debería ser sin ningún esfuerzo en particular. Luego, sirve verificar si los parantes se encuentran torcidos en algún punto. "Cualquier golpe que haya deformado la estructura del auto es peligroso", explica Alejandro Lamas, secretario de Cámara de Comercio Automotor (CCA).

Arreglos de chapa y pintura. Si fueron rayones o golpes más chicos serán menos graves. Lo importante es verificar si la pintura fue bien aplicada o solo se realizó un trabajo para disimular a simple vista. También, si la reparación requirió el uso de mucha masilla. "Cuando un auto está repintado se nota, porque la porosidad de la pintura es distinta a la de fábrica", destaca Rubén Lafroce, supervisor de Autos Usados de CarOne.

Cubiertas. Verificar que sean del mismo tamaño y misma marca. También chequear que el dibujo esté en condiciones. Otro punto es si el desgaste fue proporcional en todas sus partes o sufrieron un roce mayor en alguna parte que ponga en evidencia una falta de alineación o balanceo. Siembre hay que ver que la rueda de auxilio esté en condiciones, sugieren desde el sitio de compraventa de usados Checkars,.

El interior. La  limpieza interior y el estado de alfombras y tapizado es un factor que siempre revela el cuidado del dueño. La mejor manera de chequearlo no es el tapizado de los asientos sino el estado en que se encuentra el techo y otros espacios menores del auto.

Prueba  de embrague. Con presionar el embrague uno puede medir su resistencia. Si funciona correctamente con suavidad se debería llegar al final. Si ofrece resistencia o un salto rápido en la velocidad y se llega de golpe al final, significa que tal vez su dueño anterior acostumbraba embragar de más. Reparar un embrague cuesta aproximadamente $ 15.000 entre repuestos y mano de obra.

Abrir el capó y observar el motor. "Lo primero es ver que la tapa de las válvulas no estén manchada de aceite", dice Lafroce. Después, tras haber puesto en marcha el auto, tratar de escuchar si hay algún ruido fuera de lo normal. Revisar que las tuercas y la soldaduras sean originales.

Probar el aire acondicionado. Si no funciona siempre hay que hacerlo revisar por un especialista. Puede ser que se haya descargado el gas, que tenga una pérdida o el equipo o que se haya roto el compresor. En este último caso, reparar un el equipo puede salir más de $ 25.000 y, en consecuencia, bajarle mucho el precio al auto.

Mirar el caño de escape. Ver si en la salida ya se encuentran señales de residuos de combustible o aceite.

Prueba de manejo. Conducir el auto ayuda a percibir el funcionamiento general del auto. Prestar atención a cualquier ruido anormal y al andar es algo que cualquier persona puede evaluar.

Ver el grabado de autopartes. Chequear que esté en todas las puertas, el capot y la tapa del baúl. "Puede ser que el dueño anterior haya tenido que reemplazar una puerta. Si no hizo el grabado, en los talleres donde se realiza no lo van volver a hacer sin la factura original de reparación", explicó Lafroce.

El secretario de la CCA agrega que hay que verificar el desgaste del volante y en los pedales, tanto en el freno en el embrague y el acelerador: "Es algo fácil de ver y da una idea clara del trato que recibió el vehículo".

Además, en los "usados jóvenes" –de 2013 en adelante– pedir siempre el registro del service. Ya sea el oficial o alguno alternativo que sea chequeable. "El service es preventivo, por lo que un auto que lo haya hecho según lo recomendado es menos probable que tenga problemas", agrega Lamas,

En una segunda instancia, siempre que sea posible, conviene pedirle a un mecánico de confianza que hava una revisión completa del auto. Lo correcto para formar una opinión definitiva sería realizar una inspección del auto desde una fosa y buscar cualquier pérdida de aceite o fluidos que demuestran que el motor tiene un daño que a simple vista no se puede observar.

Por último, siempre se puede investigar la historia del vehículo. En la web de la Dirección Nacional del Registro de la Propiedad Automotor se puede solicitar un informe del dominio histórico del auto. Además, se puede saber si el vehículo tiene una prenda o si posee multas impagas.

Comentarios1
Silvana Roma
Silvana Roma 02/03/2019 03:07:50

Si quieren asegurarse de comprar un usado sin sorpresas la enpresa Autopoint te revisa el auto donde esté ubicado y te entrega un informe. Googleen autopoint Hace 15 años que compro los usados siempre que ellos me den el ok


Recomendado para tí