El dólar a $ 40 no asusta a Maserati, que abre su showroom en el país

En un año, ya se vendieron 20 vehículos de la marca. De la mano del Grupo Modena Auto Sport, la marca del tridente inaugurará espacio propio este mes. En tres años, espera llegar a los 120 vehículos

El dólar a $ 40 no asusta a Maserati, que abre su showroom en el país

"Nada ha cambiado. Esperamos pasar este momento", dice Málek Fara, director del Modena Auto Sport (antes, Gruppo Modena), la firma importadora de Ferrari y Maserati en la Argentina desde 2006.

"El dolar a $ 40 no afecta la capacidad de compra de los empresarios que son nuestros clientes, aunque sí su estado de ánimo", analiza Fara, quien asegura que, en el último mes, no canceló compras y que ya tiene pedidos en proceso.

"Más que un problema de cambio, es un tema impositivo. Hace cuatro meses, con un dólar a $ 20, era un vehículo de $ 5 millones. Hoy, con el tipo de cambio a $ 40, es un auto de $ 10 millones".

Con precios dolarizados, Fara reconoce que puede perder ventas aunque no analiza revisar su lista de precios, ni hacer pedidos especiales a Maserati por la situación argentina.

Tampoco, piensa replantear su plan de negocios para desarrollar la marca en el país, un proceso que comenzó hace algo más de un año, en un contexto muy distinto, que dejó un 2017 con buenos números de ventas en el segmento premium, coyuntura que cambió totalmente en los primeros seis meses de 2018, aunque aún no se ve una clara tendencia a la baja en números.

El primer paso de la apuesta de la marca del tridente se verá reflejado este 20 de septiembre, con la inauguración de un showroom en sobre la avenida Del Libertador, en Vicente López. El espacio, junto con la compra de 40 vehículos, fue la condición que le puso el VP de Maserati para América latina, Gaetano Marino, para el regreso de la escudería al mercado local.

Con la apertura de la exclusiva tienda, que requirió una inversión de u$s 400.000, la marca hace una apuesta fuerte al mercado argentino, que ya está demostrando que hay compradores de estos autos que, hoy, pertenecen al grupo FCA Automobiles (el resultado de la fusión entre Fiat y Chrysler).

"En un año, ya vendimos 20 unidades", asegura Fara y, a la cuenta, suma 10 Ferrari. En el país, ya están disponibles la camioneta Levante (hoy, el modelo más pedido), la coupé GT (u$s 450.000); el emblemático sedán Quattroporte y un sedán más chico, el Ghibli.

El interés de Maserati por desarrollar el mercado argentino coincidió con el ingreso de la empresa italiana al segmento de las SUV, uno de los que más creció en los últimos cinco años, lo que es tendencia mundial.

La camioneta de la italiana compite directamente con la Porsche Cayenne y la Range Rover, firma que, este año, sumó un nuevo modelo: la Range Rover Velar, una SUV que, en la Argentina, se paga entre u$s 134.900 y u$s 179.900.

Hasta ese momento, Ferrari había sido el emblema del Gruppo Modena, con 12 vehículos vendidos por año, en promedio. Pero, con el ingreso de Maserati en el segmento de las SUV, con un valor de entre u$s 210.000 (de 350 caballos) y u$s 250.000 (de 430 CV), era hora que la marca tuviera desarrollo propio.

"Es un producto muy elitista pero accesible para mucha gente que, antes, compraba una camioneta de otra marca porque no había Maserati en el país", explica el empresario, que trabaja en un plan de negocios a tres años: 120 vehículos anuales y una red de concesionarias en el país. El primer año, en Mendoza, Córdoba, Rosario y una en el Sur.

Fara explica que, como base, tomó las ventas de su competencia, Porsche (En 2017, 114 patentamientos, según Acara). "La penetración de Maserati es un 40 por ciento de las ventas de Porsche, que está en el país desde el hace más de 20 años", analiza el empresario.

En tanto, el showroom tiene que contar, obligatoriamente, con un área de configuración de 100 metros cuadrados. Es un espacio en el que se muestran las 10 opciones de tapizados, las diferentes llantas y volantes que los clientes pueden elegir para personalizar su vehículo.

"El comprador de un auto como un Maserati es muy exclusivo. Puede esperar cinco meses a que llegue su vehículo totalmente personalizado", señala Fara. Los detalles de personalización de un Maserati pueden representar unos u$s 30.000 o u$s 40.000 sobre el precio de base.

Su política de precio no se diferencia de la estrategia mundial. "Maserati cuesta un 7% más que Porsche y un 30% más que un Mercedes-Benz y nosotros mantenemos esa relación", explica. Además, Modena ofrece herramientas financieras a sus clientes (como el leasing) para que, una vez que compren la marca, no se vayan.

Fara se incorporó a Modena en diciembre de 2016 como socio (con una participación del 50%) y director. La otra mitad quedó en manos de sus fundadores: Julio de Marco (quien, también, fuera su presidente), Claudio San Pedro (ex director Comercial de Fiat Argentina y ejecutivo que hizo carrera en la casa matriz, de Turín) y Cristiano Rattazzi, titular en la Argentina de FCA Automobiles. Fara conoce bien el mercado automotriz no sólo como ex corredor de la categoría GT2000; también, por su actividad en la compra-venta de autos de lujo.

Comentarios2
Guillermo Lopez
Guillermo Lopez 10/09/2018 06:03:51

Y, no... que va a asustar a Maserati ... A los que asusta es a los que vivimos de un sueldo !!!!

Pablo Fortunato
Pablo Fortunato 06/09/2018 01:52:44

Si entrego mi Chevrolet Agile en parte de pago....lo saco en cómodas cuotas?...


Recomendado para tí