MIÉRCOLES 13/11/2019

El diseñador que comanda a la "oveja negra" de Nissan

Graduado de la universidad de diseño Art Center en Pasadena, California, se mudó hace tres años a Brasil después de un largo tiempo trabajando en el estudio de San Diego y con más de media docena de diseños automotrices en su haber. Robert Bauer trabaja hace 21 años en Nissan y ahora se desempeña como Chief Designer en Río de Janeiro, además fue uno de los encargados de rediseñar la tercera generación de Murano que, en Argentina, tiene un valor de $1,4 millones.

El proceso de diseño de los autos, el futuro tecnológico de los vehículos y cómo el diseño de su primer auto se convirtió en clave en la historia de Nissan.

¿Cómo es el proceso de diseño de un automóvil?

Los bocetos son confidenciales, pero el resto del proceso es aún más confidencial (risas). Las compañías nos dan lineamientos e intentan que ese proceso de diseño sea cada vez más corto. Para el Murano incluso llegamos a trabajar con modelos de arcilla en nuestro estudio en San Diego, algo que no solemos hacer.

¿Cuál es la idea de tener un estudio satélite al estudio principal en Japón?

Nosotros creemos que en esta ocasión en California el propósito es ser el bad boy, la oveja negra de la familia.

Si ese era el propósito en California, ¿cuál es en Brasil?

Ser peores todavía para tener mejores resultados (risas). Somos cuatro personas en el equipo ahí, recién estamos comenzando. Tenemos un chico bueno y un chico malo y ese mix es necesario en el equipo ya que juntos pueden lograr cosas mucho mejores. En Brasil nos concentramos en las buenas ideas y en el mercado.

¿Recordás cuál es el primer auto en el que trabajaste?

Mi primer trabajo fue para el primer X-Terra, ese vehículo salvó a Nissan porque en ese momento la empresa no la estaba pasando bien. Esto fue antes de la alianza que se produjo en 1997 con Renault.

Habiendo trabajado en Estados Unidos y ahora en Brasil, ¿creés que el público latinoamericano piensa distinto en cuanto al diseño?

Esta generación quiere cosas tan geniales como las que tiene el resto del mundo, o incluso más geniales aún. Hay muchas marcas a las que se las percibe como prestigiosas pero en realidad tienen diseños aburridos. Hoy veo una gran oportunidad para el diseño automotriz en Sudamérica, algunos mercados están avanzando; sin embargo, el mercado sudamericano progresa todavía más rápido.

¿En qué se inspiran para darle la personalidad a cada auto?

A los diseñadores nos fascina la ciencia ficción, el arte, el futuro, lo que todavía no hemos visto. No me sucede que veo un río o una nube y me inspiro. El desafío siempre es crear algo que la gente no sabía que quería tener, sorprenderlos y que inmediatamente quieran tenerlo.

¿Cómo se logra combinar el diseño con la comodidad, tecnología y funcionalidad que se espera de un auto?

Creo que el auto se está convirtiendo cada vez más en un sirviente para el usuario. Aunque siempre habrá un regocijo en la experiencia de conducir el vehículo, hay momentos en que la gente busca que todo se torne más automático para poder disfrutar del auto y poder hacer otras cosas dentro de él. Sin embargo, la experiencia de conducir no puede ser reemplazada por la tecnología, sino estaríamos todos conduciendo smartphones.

¿Hacia dónde está evolucionando el diseño de los autos?

Siento que los vehículos autónomos van a tener una gran influencia. El espacio interior va a cobrar mayor importancia como un lugar en el que las personas pueden trabajar o hacer otras cosas. Además, creo que la estructura tradicional del auto también va a cambiar.

¿Qué porcentaje del éxito de un auto tiene que ver con el diseño?

Nos mentiríamos si no dijéramos que el éxito de un auto depende 100% del diseño.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí