Ejecutivo argentino gana terreno en General Motors

Carlos Zarlenga asumirá la presidencia de la nueva GM América del Sur. Reportará directamente a Barry Engle, titular de la división Américas. Es el manager nacido en el país que más alto llegó en la historia de la corporación

Ejecutivo argentino gana terreno en General Motors

Argentino, de Bella Vista, con una carrera hecha prácticamente en el exterior, Carlos Zarlenga sigue ascendiendo en General Motors. Desde abril, será presidente de GM América del Sur, división que, además de Brasil y Argentina -países que gestionaba desde la ahora ex GM Mercosur-, suma a Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay.

En su nueva función, reportará directamente a Barry Engle, quien fue designado vicepresidente ejecutivo y presidente de una nueva región, GM Américas, que agrupa las operaciones en América del Norte, Central y del Sur. Engle, a su vez, depende de la CEO del gigante de Detroit, Mary Barra. Con esta promoción, Zarlenga, de 45 años, es el ejecutivo argentino que más alto llegó en la historia de la corporación, destacan en la compañía.

"Carlos tiene una trayectoria de éxito en el liderazgo de las operaciones de la Argentina y Brasil, y fue el responsable por la unificación de las operaciones de los dos países para crear GM Mercosur en 2017, explorando sinergias, acelerando los procesos de decisión y optimizando los resultados en la región", afirmó Engle. "Su experiencia, conocimiento técnico y capacidad de liderar el equipo en momentos cruciales de la historia reciente de la empresa en la región lo acreditan como el ejecutivo idóneo para asumir esta importante responsabilidad, en estos tiempos en que la empresa continúa simplificando su estructura, buscando eficiencias y reorganizando el modelo de negocio", agregó.

Tras pasos por Europa del Este y Corea, Zarlenga -quien inició su carrera en General Electric, tras recibirse de economista en la Universidad de Belgrano- aterrizó en San Pablo para ocupar la dirección financiera de la filial brasileña. En 2016, fue el elegido para reemplazar a Isela Costantini, quien dejó el volante de la empresa en el país para asumir el comando de Aerolíneas Argentinas. Al frente de GM Argentina, cargo que ejerció sin resignar su función en Brasil, Zarlenga impulsó el festival de descuentos y beneficios que dinamizó las ventas de Chevrolet -y del mercado automotor doméstico, en general- hasta el año pasado. En septiembre de 2016, fue promovido a la presidencia de GM Brasil. Cuatro meses después, inició la unificación de las operaciones en ambas filiales, con la creación de GM Mercosur.

El año pasado, GM produjo 466.445 vehículos en Brasil, de acuerdo con estadísticas de Anfavea, la cámara de las automotrices de ese país. Aunque fue 2% por debajo del volumen de 2017, representó un salto fuerte, desde las 334.447 de 2016. En la Argentina, en cuya planta de Rosario produce el mediano Cruze, fabricó 40.000, desde las más de 50.000 del año anterior.

Con la nueva estructura, Ernesto Ortiz, presidente de GM Sudamérica Oeste (Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay), continuará ejerciendo ese cargo y pasará a reportar a Zarlenga.

Zarlenga es el principal impulsor para que el flamante gobierno de Jair Bolsonaro promueva una reforma tributaria que remueva los obstáculos de competitividad que la industria automotriz enfrenta en la principal economía de América del Sur. Una pulseada no exenta de rumores de salida de la automotriz de la región.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí