MIÉRCOLES 21/10/2020

Concesionarios pasaron del sueño de un año récord al peor desde crisis de 2002

Sobrestock por avalancha brasileña y bajas ventas, presión fiscal y precios bonificados reflotan el fantasma del desplome de 2002, cuando se vendieron 97.000 autos

Concesionarios pasaron del sueño de un año récord al peor desde crisis de 2002

La tormenta de frente que golpea a la actividad económica del país se transformó en huracán para los concesionarios. Un año que comenzó con un aumento de ventas de dos dígitos y proyecciones de convertirse en récord histórico de entregas de autos es hoy calificado por el sector como “el peor desde la crisis del 2002”.

Así lo expresó el propio presidente de la entidad que nuclea a los concesionarios del país, Dante Alvarez, durante la Convención Nacional de Acara, que reunió a los número uno del rubro ayer en Buenos Aires. Los comentarios de la fuerte caída en las ventas que se profundiza incluso en agosto, el sobre stock que mantienen los salones y que provoca descuentos en los precios que no dejan margen y un nivel de presión fiscal nunca registrado hasta ahora conducen a lo que Alvarez dijo ser “el peor año desde 2002”.

La referencia a 2002 enciende todas las luces de alarma en el sector. Ese año se vendieron solo 97.000 autos en todo el país como consecuencia de la crisis económica que se desató tras la caída del gobierno de Fernando de la Rúa. En enero de este año, para tener de referencia, se vendieron 120.558 solo en un mes.

Las previsiones de Alvarez indican que con “ventas forzadas se llegará a los 800.000 autos en todo 2018”, por debajo de los 901.017 que se vendieron el año pasado.

En su discurso de apertura, el presidente de Acara dio un panorama de la situación que atraviesa el sector en estos tiempos en los que “afronta un viento de frente” y donde se vuelven necesarias medidas de incentivo. Advirtió que los concesionarios tiene hoy 60.000 trabajadores directos, un caudal de gente mayor que las fábricas y los autopartistas. Y aunque no habló sobre riesgos de esos puestos, en los pasillos de la convención se comentaba sobre algunas firmas que ya debieron ajustar su personal porque los números no cierran.

Alvarez comentó que además “la presión impositiva agobiante de parte de provincias que, por maquillar sus propios descalabros fiscales, han incrementado la tasa de Ingresos Brutos y las percepciones de los mismos. El caso más grave es el de la Provincia de Buenos Aires, donde hoy estamos obligados a tributar sobre el monto total de la operación y no sobre nuestro margen comisional como lo indica el Código Civil y Comercial de la Nación, y que ya ha puesto en serio riesgo la supervivencia de los concesionarios bonaerenses”. Según el directivo, no obtiene respuesta de ninguno de los funcionarios a los que elevaron las propuestas.

Otro punto que resaltan los concesionarios está vinculado a la falta de financiamiento, consecuencia de las altas de tasas de interés. “Prácticamente hoy es inexistente en el mercado y es claramente otra de las causas de la baja en ventas que se ha experimentado, que ha pasado de un semestre récord a un mes de julio que cayó fuerte y un agosto que acentúa esa tendencia”. Ayer, en los números que se manejaban en la convención se hablaba de una caída interanual que en agosto bordeará el 25%.

La preocupación de los concesionarios es compartida por todos el sector autopartista. De hecho, Alvarez resaltó “la importancia de seguir trabajando junto a ADEFA (terminales), AFAC (autopartistas), SMATA (sindicato) y las autoridades gubernamentales, para generar las políticas que viabilicen aún más el mercado interno, porque sin mercado interno no hay inversiones, y sin inversiones no hay industria”.

Vuelven bonificaciones, salvavidas para llegar a diciembre

Ya comenzó a verse en las concesionarias lo que fue la postal que marcó 2017, un festival de bonificaciones al que apuestan las automotrices para concretar ventas. Descuentos de entre 18% y 20% en todos los autos e incluso superiores (hay de $ 60.000 en autos de gama media y baja) en los de venta estratégica, generalmente ligados al sobre stock que registran la mayoría de las marcas.

Dante Alvarez, presidente de Acara, asegura tener más autos de los que se venderán en el año. “Al menos cinco meses de stock hay en los salones”, remarcó. Y explicó que “los ambiciosos objetivos de ventas de las

fábricas que han dado lugar al festival de promociones y descuentos, erosionando el ingreso real, y llevando a tener hoy el stock más alto de la historia, con un gran costo financiero por la tenencia de las unidades. Los concesionarios tenemos la necesidad imperiosa de monetizar ese stock de forma urgente porque los pocos márgenes de ganancias de las demás operaciones son absorbidos por el costo financiero”.

Shopping