MIÉRCOLES 13/11/2019

Cómo hace Toyota Argentina para producir más en un año con número negativos

“Queremos batir el récord del año pasado", dice Daniel Herrero, presidente de la automotriz en el país.

Cómo hace Toyota Argentina para producir más en un año con número negativos

“Como mínimo, vamos a fabricar 20.000 unidades más que el año pasado en la planta de Zárate". Con esa frase inicia el presidente de Toyota Argentina, Daniel Herrero, la charla con RPM en las oficinas que la marca japonesa tiene en Martínez, provincia de Buenos Aires. El récord que pronostica la autoridad máxima de Toyota a nivel local es un hecho aislado en la industria: en el primer cuatrimestre del año, la producción de vehículos cayó un 9,8%.

"Aun así, todavía hay una demanda insatisfecha. Quizá vayamos a pelear por un poco más", se anima Herrero. Es que Toyota Argentina incorporó nuevos destinos de exportación, como República Dominicana, Bahamas, la isla de San Martín y Haití, entre otros. "Es la manera que tenemos de hacer un negocio estable y a largo plazo sin depender de Brasil, que está consumiendo un 50% de lo que tenía en su plan original", explica el ejecutivo.

Actualmente, Toyota exporta unidades de la Hilux a todos los países de América latina, excepto México. El país azteca es abastecido por la planta de Tailandia. "México es un mercado que tenemos que batallar a corto plazo", sostiene Herrero. Y lamenta: "El problema es que, por las asimetrías que tenemos en los costos del flete, sale lo mismo llevar a dicho país unidades de la Argentina que de Tailandia".

- ¿Es posible alcanzar el millón de unidades de producción, como se propusieron entre las automotrices, los sindicatos y el Gobierno?

De aquí a 2020 vamos a lograrlo, porque la Argentina está camino a crecer, pero tenemos que lograr mayor competitividad para poder expandir nuestro nivel de exportaciones. Yo quiero llegar al millón de vehículos vendidos y a los 2 millones de producidos, como México.

- Pero México tiene a los Estados Unidos como mercado de exportación fuerte

Nosotros tuvimos a Brasil. Y ahora tenemos a todo América latina, que es un sector con mucho potencial. En Toyota, hicimos negocios de escala de exportación para toda la región. Hoy, la pelea es global. Si vemos cómo es nuestro modelo de negocio, descubrimos que el principal competidor es la planta de Toyota en Tailandia. Tenemos que pelear contra modelos globales.

- ¿Cómo se logra la competitividad? 

En nuestro caso, hablamos con toda la cadena de valor y con el sindicato para corregir ciertos puntos. Uno de ellos fue el ausentismo, que nos hacía ineficientes. Todas las partes entendieron que era la única manera de poder competir contra Tailandia. En marzo/abril cerramos con menos del 3% de ausentismo, cuando anteriormente llegamos a tener un 10% o un 11%.

- ¿Es cara la mano de obra para las terminales? 

En la Argentina, siempre fue caro el costo de la mano de obra en términos de dólares. Esto nos obliga a ser eficientes desde otros lugares y, a su vez, a generar escala de producción que permita una absorción del costo fijo adecuada para poder competir contra un monstruo como Tailandia, que tienen plantas de 600.000 o 1 millón de unidades al año.

- ¿Cuál es la clave de Toyota para mantener la planta sin despidos ni suspensiones?

Cada vez que incorporamos a una persona, no la suspendemos ni despedimos nunca. El negocio para el cual la invitamos a trabajar tiene que ser lo suficientemente sustentable para que pueda generar trabajo de por vida. Seguimos incorporando empleados porque somos competitivos mundialmente, tenemos una región amplia para diversificarnos y contamos con el apoyo de Casa Matriz para ser la base importadora América latina.

- Este año, Toyota lanzará a la venta la Innova, una van que se importará de Indonesia. ¿Hay chances de fabricarla en la Argentina?

Sería muy fácil ponerla en la línea argentina porque tiene la plataforma de la Hilux. La vamos a importar para que nuestros clientes la conozcan y, en función de la demanda, podríamos producirla para exportar a toda la región. No precisaríamos una gran inversión. Por supuesto, de arranque no tendría el 40% de integración local -como la Hilux-, pero no impactaría en nuestro proyecto de balanza compensada.

- ¿Por qué los autos son más caros en la Argentina que en otros países?

Hay una carga impositiva muy fuerte. Por ejemplo, nuestro vehículo premium, una SW4 fabricada en Zárate tiene un contenido impositivo superior al 55%. Hay que trabajar con el Gobierno para conseguir una reforma impositiva y generar impuestos menos distorsivos, más equitativos. Ingresos Brutos, a veces, tenemos que pagarlo cinco o seis veces antes de exportar un vehículo. Y hay tasas municipales que no se cobran por el servicio que dan sino por el monto de facturación: yo tengo el mismo servicio, pero, como invertí, me fue bien y vendo más, tengo que pagar más. También hay un problema con la logística y la infraestructura.

- El Gobierno planea impuestos "accesibles" para que las terminales traigan autos con mecánicas alternativas, ¿qué le parece?

Es una decisión acertada. El mundo camina hacia trenes de potencia alternativos, como eléctricos, híbridos o de hidrógeno. Por política de Toyota, desde 2050 no podremos tener más vehículos convencionales. Si queremos mantener una planta de producción en la Argentina, en algún momento de esa transición, vamos a tener que fabricar este tipo de productos. Y no creo que sea muy a largo plazo. 

- Si el Ejecutivo confirma este proyecto, ¿llegarían nuevos modelos a la Argentina?

Sí, totalmente. Podríamos traer cualquiera de los vehículos que Toyota comercializa a nivel mundial con estos motores, como la Rav4 o el Camry híbridos.

- ¿A cuántos patentamientos planean llegar en 2017?

El mercado argentino va a estar cercano a los 800.000, pero en Toyota queremos batir el récord del año pasado: estimamos vender alrededor de 83.000 unidades. Serían 32.000 de la Hilux, 29.000 del Etios, y el resto se repartiría entre el Corolla y la gama importada. 

- ¿Es posible llegar a 950.000 unidades vendidas por año, como en 2013?

Sí, no tengo dudas. Si uno analiza la antigüedad de nuestro parque automotor, la cantidad de vehículos por habitante y el desarrollo económico que van a tener sectores como agricultura y minería, seguro que vamos a llegar corto plazo.

- Las medidas que tomó hasta ahora el Gobierno, ¿favorecieron solo a las empresas 100% importadoras?

Este año fue un mercado de oferta. Eso genera competencia y es bueno, pero no tenemos que perder el foco de la producción.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí