MIÉRCOLES 13/11/2019

Cabify se expande hacia el interior

La aplicación ya funciona desde hace un año en la capital y, con más de 4.000 choferes, desembarcó en Rosario. Cómo fue sobrevivir el comienzo innovación en movilidad urbana.

Cabify se expande hacia el interior

La movilidad en las grandes ciudades del país está cambiando. Hace unas semanas se instalaron los primeros puestos de recarga de energía eléctrica para vehículos "verdes" en la Autopista Buenos Aires - La Plata; el tendido de ciclovías superó la frontera de la General Paz; y ya es posible tomar transporte urbano desde un celular. Claro que, como muchas innovaciones que marcan un cambio cultural, su llegada generó amores y odios. En abril de 2016, Uber irrumpió en las calles de la Ciudad de Buenos Aires en medio de una férrea resistencia por parte de taxistas, y con la crítica desde el Gobierno porteño y hasta nacional.

Entre marchas, cortes de avenidas y agresiones a "ubers", Cabify ponía sus papeles en regla para desembarcar en la Argentina. La empresa de origen español que ya opera en ciudades de España, Portugal, Chile, Colombia, Brasil y Uruguay, entre otros cinco países, realizó una prueba piloto hace poco más de un año, y está trabajando de manera plena desde octubre. Desde entonces, la cantidad de viajes creció mensualmente un 37%, y hoy cuenta con una flota de 4.000 vehículos que prestan dos tipos de servicio de transporte de pasajeros (particular y a nivel ejecutivo). Guillermo Minieri, CEO de Cabify para la Argentina, relata lo complicado que fue el desembarco de la startup española y cómo está llegando, ahora, al interior del país.   

- ¿Cómo fue el proceso previo para comenzar a operar en la Argentina?
La verdad fue bastante dificultoso. No fue fácil desarrollar el negocio y tener todos los papeles necesarios para operar. Si lo comparo con otros países de la región, la Argentina supera en seis a uno los tiempos en otros países.  

- ¿Con qué  posturas se encontraron en las negociaciones con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y los gremios?
No tenemos un convenio firmado con el Gobierno de la Ciudad. Simplemente estudiamos el marco regulatorio y cuando nos juntamos con ellos fue para explicarles que teníamos la intención de desembarcar en la Argentina y que queríamos entender todos los procesos necesarios para desarrollar la actividad en paz y de manera legal. Respecto de los sindicatos, no tuvimos un problema en particular con el de taxis, a mi entender, porque cumplimos con todos los trámites necesarios.  

- ¿Qué fue lo más dificultoso de sortear? 
Es una acumulación de distintos trámites que, a priori, muchas veces llaman la atención, más que nada por lo largo que termina siendo el proceso cuando uno trae trabajo a la economía. Pero, una vez que uno empieza a trabajar se encuentra con muchísimos factores que son positivos. Hay una excelente respuesta de la gente que quiere trabajar y de los usuarios, dada la necesidad que hay por este tipo de servicios.

- ¿Cómo les impactó el revuelo que generó la llegada de la operación de Uber? 
Nos jugó en contra. La tecnología aplicada a la logística tiene un impacto importantísimo en todo el mundo. La vuelve más eficiente y se aprovechan mayores recursos. Si uno entiende eso y tiene las herramientas y la inteligencia suficientes para implementarla, creo que es un éxito desde muchos puntos de vista. En cambio, la mala implementación implica un revuelo, un choque innecesario con todas las consecuencias que vemos hoy en la Ciudad de Buenos Aires. No concibo como se puede plantear un negocio, acá o en cualquier otro país, desde la ilegalidad cuando se puede hacer de forma legal. Este tipo de implementación te puede traer buenos resultados en el corto plazo desde el marketing, pero es dañino desde el punto de vista de la reputación en el largo y en cualquier rubro. 

- ¿Tuvieron conductores ex Uber?
Tenemos una afluencia muy grande. Nuestros conductores son monotributistas, tienen todos los permisos y pagan el seguro correspondiente para transportar a pasajeros. 

- ¿Cuánto gana un chofer de Cabify?
Tenemos conductores que trabajan 20 o 10 horas semanales, y otros que lo hacen de manera full time con 70 horas por semana. Los tiempos de hoy en día nos empujan hacia ese tipo de modelo de negocio, donde cada uno decide las horas que quiere trabajar y en base a eso tiene su retribución. Una persona que trabaja más de 60 horas tiene ingresos que rondan los $ 16.000 semanales. A cada chofer le pedimos que tenga licencia profesional, se les requiere una VTV y el vehículo no puede tener una edad mayor de cinco años. 

- ¿Qué planes tienen para la Argentina?
La tecnología aplicada a la logística recién está arrancando. La principal es la de transporte de personas, pero detrás vienen otros negocios que pueden crearse en paralelo. Se puede pensar en delivery de comida o el transporte de granos en camiones. En Rosario, por ejemplo, abrimos el segmento corporativo y, en septiembre, ampliaremos hacia los clientes particulares. 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí