Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Todo el Salón de Detroit 2016

Con la conectividad total en la mira, la Ciudad del Motor demostró por qué tiene la exposición de autos más importante de los Estados Unidos. Hubo deportivos, prototipos y novedades que llegarán al país. Una recorrida por sus pasillos.

El Salón de Detroit es de los pocos que se realizan todos los años. A diferencia de otros clásicos del mundo del auto, como París y Frankfurt, que se concretan cada dos, la cita más importante en suelo estadounidense no se toma descanso. A pasos de donde nacieron "las tres grandes" (Chrysler, Ford y General Motors), la primera exposición relevante del calendario abrió sus puertas.

Desde hace tiempo que la cultura estadounidense de glotones motores nafteros V8 dejó de estar bien vista, y las marcas empujadas por normas anticontaminación cada vez más exigentes buscan una mayor eficiencia en sus mecánicas. Un ejemplo de muestra: la brutal Ford F-150 Raptor abandonó el V8 por un V6.

Si bien es cierto que la mayoría de las novedades vistas están lejos de la Argentina, hay varias con llegada asegurada al país, y las restantes sirven para ver el camino que sigue la industria. En materia de propulsión, híbridos y eléctricos toman la delantera de cara al futuro, y uno de los objetivos es hacerlos cada vez más accesibles, como es el caso del Chevrolet Bolt EV.

Párrafo aparte para un auto que tiene especial interés para la Argentina: la segunda generación del Chevrolet Cruze II bicuerpo. Se conoció en la exposición y posee serias chances de fabricarse en Rosario, provincia de Santa Fe, junto con la versión tricuerpo, que ya fue confirmada.

Aunque en menor dosis que otros años, no faltaron prototipos futuristas ni deportivos con permiso para salir a la calle, como el explosivo BMW M2. Los SUV también tuvieron su espacio destacado, al igual que las enormes pick ups, todo un clásico de Estados Unidos. Si ellas no estuvieran, no sería el Salón de Detroit.

Acura Precision Concept

Así como Lexus es la marca de lujo de Toyota, Acura es la de otra japonesa, Honda, y en Detroit presentó este prototipo de afiladas líneas. De imagen intimidante y perfil deportivo, a muchos sorprendió el hecho de que tenga cuatro puertas. En la marca no dudan en asegurar que el Precision adelanta la tendencia de diseño que seguirán los futuros Acura, que lamentablemente no conocemos en Argentina.

Audi h-tron quattro concept

De innegable parecido con el e-tron quattro exhibido en el Salón de Frankfurt, y con el que comparte plataforma, la gran novedad en este caso es el hidrógeno, que es el responsable de alimentar a los motores eléctricos. Estos son dos: uno de 122 CV para las ruedas delanteras y otro de 190 CV para las traseras. El hidrógeno que utiliza la pila de combustible -de quinta generación- se almacena a lo largo del piso de la carrocería, y sus seis kilos se pueden cargar en cuatro minutos. Además, tiene un panel solar de 1,98 m en el techo, que genera la energía para alimentar el sistema de ventilación. Como si fuera poco, adelanta tecnologías que estrenará el A8 en el futuro, como un sistema que lo conduce solo en embotellamientos.

Buik Avista Concept

Sin duda, uno de los prototipos que más flashes se robó en Detroit. Buick es una marca que pertenece a General Motors, y sorprendió con lo osado de su vehículo, un dos puertas cuya producción en serie no está confirmada, pero que muestra la firme intención de la marca de modernizar sus productos. Lleva un V6 3.0 de 400 CV, junto a una caja automática de ocho marchas y tracción trasera. Las llantas son de 20 pulgadas y el interior bien futurista.

BMW M2 Coupé

Heredero del Serie 1 M Coupé, esta versión explosiva es lo más radical que ofrece el Serie 2. Su motor es un 3.0 turbo de 370 caballos de fuerza, que llegan a las ruedas posteriores para deleite de manos expertas. Puede tener caja manual de seis marchas o automática de siete. Está tan orientado a un uso deportivo, que la versión automática tiene Launch Control, un dispositivo que permite obtener la mayor aceleración posible de 0 a 100 km/h: 4,3 segundos. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h, pero si se elige el paquete M Driver, aumenta hasta 270 km/h y, de yapa, incluye un curso en un circuito para el feliz propietario. Sus rivales alemanes son el Audi S3 Sedán y el Mercedes-Benz CLA 45 AMG.

BMW X4 M40i

La versión más potente del X4 monta un motor de seis cilindros 3.0 de 360 caballos de fuerza, caja automática de ocho marchas y tracción integral. Todo fue revisado -suspensión, frenos, etc.- para mejorar su ya de por sí buen comportamiento dinámico. Acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y alcanza los 250 km/h (limitado electrónicamente). Compite directamente contra el Porsche Macan GTS.

Chevrolet Cruze II Hatchback

Es la versión bicuerpo de la segunda generación del mediano del moño dorado, pero también es mucho más: porque el Cruze II es el famoso Proyecto Fénix que la marca fabricará este año en Rosario, provincia de Santa Fe. Junto a la variante tricuerpo (que ya se conocía), este hatch tiene toda las chances de producirse en Argentina para competir, entre otros, con los Ford Focus y Peugeot 308. Tiene un motor naftero 1.4 turbo de inyección directa y 154 CV (que más adelante también se fabricará en Rosario), y presenta un diseño más agresivo que su antecesor. La distancia entre ejes (2,7 m) no cambia en relación a su hermano tricuerpo, pero aseguran que lograron aumentar la rigidez estructural, mejorar las suspensiones y que sea más liviano (hasta 91 kilos).

Chevrolet Bolt EV

Es el vehículo 100% eléctrico "accesible" del moño dorado (en Estados Unidos costará unos u$s 37.000), y llega con el gran argumento de una autonomía de más de 320 km (un punto crítico en la mayoría de los eléctricos). Además de plena conectividad, que incluye conexión a internet, aseguran que la proyección de autonomía que se informa al conductor es de una precisión nunca vista: para sacar el cálculo tiene en cuenta la topografía, el clima y los hábitos de conducción del propietario. Su producción en serie comenzará este año en Estados Unidos.

Chrysler Pacifica

El sucesor de la Town & Country se fabrica en Canadá y busca revitalizar el segmento de los monovolúmenes, golpeado por el furor SUV. Está pensado para ofrecer el máximo confort, con puertas laterales eléctricas, pantallas traseras, una cámara que permite ver 360 grados alrededor del vehículo y estacionamiento automático. La gran noticia es que una de las opciones es híbrida, con el V6 3.6 Pentastar de 248 CV, que adopta el ciclo Atkinson y se une a un motor eléctrico. La autonomía en modo eléctrico es de 48 km. En variante naftera convencional, en cambio, rinde 287 CV. Adentro se nota la influencia de Fiat (dueña de Chrysler) en el diseño de la plancha.

Fiat 124 Spider

Bajo el nombre de un clásico vendido entre 1966 y 1985, la casa italiana tomó el actual Mazda MX-5 y realizó su interpretación en cuanto a diseño, motor y puesta a punto del chasis. Así logró este atractivo biplaza descapotable. El techo es de lona y se acciona manualmente. El motor es un naftero de cuatro cilindros, 1.4 turbo de 140 CV, con el sistema Multiair de apertura variable de válvulas de admisión. La caja es manual de seis marchas y la tracción posterior, en una configuración bien deportiva. Fiat ya confirmó una versión más potente y nerviosa, que llevará el sello de Abarth. Sobre la llegada del 124 Spider a la Argentina no hay información.

Ford F-150 Raptor

Una bestia por donde se la mire, la F-150 Raptor es imposible que no llame la atención por su tamaño. Estrena motor: un EcoBoost V6 3.5 (abandona el V8 6.2 de 411 CV) del que no declararon la potencia, y que se asocia a una caja de ¡diez marchas! El mejorado sistema de tracción a las cuatro ruedas que le permitiría encarar los peores caminos, y en la marca aseguran que el chasis y las suspensiones hacen que pueda "moverse con rapidez en caminos desérticos". Tiene cabina doble, se redujo el peso en hasta 227 kilos y el conductor puede optar entre seis modos de manejo, según las condiciones del camino. La Raptor es la variante más extrema de la F-150, el vehículo (incluyendo autos) más vendido de Estados Unidos.

Ford Mondeo

Aunque allí se llama Fusion, no es otra cosa que "nuestro" Mondeo, que ganó una actualización estética para lucir más agresivo. Pero también estrena sistema multimedia SYNC 3 de Ford, y una versión más picante llamada Sport. La mueve un motor V6 2.7 biturbo de 325 CV, con caja automática de seis velocidades y tracción integral. Se mantiene como un auto lleno de eficientes sistemas de ayuda a la conducción, y estos cambios podrían llegar a Argentina en el mediano plazo.

Genesis G90

Ya como marca de lujo de Hyundai, Genesis se independiza y muestra este monstruo que derrocha sofisticación. Es el primero de seis autos que tendrá de aquí hasta 2020. Sus motores son un V6 3.3 de 365 CV y un V8 5.0 de 420 CV, en ambos casos con caja automática de ocho marchas. La tracción es trasera y opcionalmente puede ser integral. En un principio se venderá en Estados Unidos, China y Rusia.

Honda Ridgeline

La flamante pick up de la japonesa hizo su debut en Detroit. Esta segunda generación de la chata mediana luce más convencional y posee chasis monocasco. Mecánicamente, ofrece un motor naftero V6 3.5 i-VTEC con inyección directa y caja automática de seis velocidades. La tracción, por su parte, puede ser delantera o 4x4, de reparto inteligente en función de las pérdidas de adherencia que detecta. Una de sus particularidades es que la tapa de la caja de carga se puede abrir de manera convencional (hacia abajo), o hacia el costado. Por el momento, no llegará al país.

Kia Telluride

Con 5 metros de largo, este concept híbrido de la firma coreana lleva un V6 de 274 CV y uno eléctrico de 134 CV, o sea 406 caballos en total. Entre sus particularidades se destacan varias piezas fabricadas mediante impresoras 3D, como el tablero, los paneles de las puertas y el volante. Las puertas traseras abren en sentido inverso al tradicional, y en principio no adelanta ningún modelo de fabricación en serie.

Lexus LC 500

El LC 500 es una coupé deportiva de impresionante aspecto. Monta un V8 de 467 CV y un sistema que permite regular el sonido del motor que ingresa al habitáculo. Mide 4,76 metros de largo y para su construcción recurrieron a una plataforma nueva (GA-L), que también servirá para otros modelos con motor delantero y tracción posterior.

Mercedes-Benz Clase E

La nueva generación de uno de los sedanes más exitosos del mundo es un hecho, primero en carrocería sedán, para luego llegar en versión familiar y otras. Con 4,92 metros de largo, a nivel estético se acerca a la nueva imagen de la marca, vista en el Clase S y el último Clase C. Los motores diésel inauguran una nueva familia en la que emplearon aluminio y uno o dos turbos, según versión. Según Mercedes, son más potentes y consumen menos. Junto con los nafteros, las potencias disponibles varían entre 150 CV y 333 CV. Una de sus particularidades es que puede tener un tablero de instrumentos convencional o, en su lugar, una pantalla que reproduce la información. También innovaron en el volante, que por primera vez tiene mandos táctiles.

Porsche 911 Turbo

La casa alemana sigue mejorando la versión Turbo, de la mano de un motor naftero biturbo de seis cilindros opuestos (bóxer), 3,8 litros y 540 CV (Turbo) o 580 CV (Turbo S) 20 caballos más que antes. También ganó una ruedita en el volante desde donde se pueden elegir diferentes modos de conducción, además de un renovado equipo multimedia. La caja es automática de doble embrague (PDK) y siete marchas, y la tracción total a las cuatro ruedas. Todo está pensado para el máximo desempeño dinámico, por ejemplo con suspensión de dureza variable.

Volvo S90

Como todo auto de segmento superior de una marca, es una vidriera tecnológica de lo que, en este caso Volvo, es capaz de ofrecer. Comparte elementos estructurales con el SUV XC90 y prioriza por sobre todo el confort de a bordo, con amplio espacio para todos sus ocupantes y una dotación de equipamiento suculenta. De líneas elegantes, apunta sus armas básicamente contra los alemanes consagrados, como los Audi A6, BMW Serie 5 y Mercedes-Benz Clase E. Retoma un nombre que la marca ya utilizó y reemplaza al S80. La buena noticia es que Argentina está en los planes para fin de año, muy probablemente con el motor naftero 2.0 de 320 CV y caja automática de ocho marchas.

Volkswagen Tiguan GTE Active Concept

Adelanto de la variante híbrida enchufable del Tiguan de serie, este prototipo tiene tres motores: uno naftero 1.4 TSI de 150 CV, con turbo e inyección directa, y dos eléctricos de 54 y 116 caballos. Este último impulsa las ruedas traseras. La caja es automática de doble embrague DSG y seis marchas. Según el modo de conducción que se elija (Hybrid, E-Mode o GTE), el vehículo es tracción delantera, trasera o integral. Si se lo acelera, el GTE Active Concept alcanza los 100 km/h con partida detenida en 6,4 segundos, y una velocidad máxima de 193 km/h. Otra novedad de este concept es una pantalla de 9,2 pulgadas y un nuevo sistema multimedia que, quién sabe, tal vez se empiece a ver en los próximos VW de calle.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar