U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Las opciones para llegar al 0 km en cuotas

El mercado ofrece distintas herramientas para adquirir un vehículo nuevo, abonando un canon mensual. En qué consisten el plan de ahorro y los créditos prendarios públicos y privados.

Los patentamientos de vehículos continúan subiendo en la Argentina -el acumulado anual aumentó un 33,4%- y, al mismo tiempo, crecieron las opciones para que los consumidores puedan llegar al 0 kilómetro. Tal es así que, actualmente, el 49,5% de las adquisiciones de automóviles nuevos se realiza a través de financiación.
"Los consumidores tienen a su disposición un abanico de posibilidades mucho más amplio que años atrás para acceder al 0 kilómetro. Deben entender y estar atentos a cada una de ellas para aprovechar las mejores oportunidades", sostiene el economista Dante Sica, socio fundador y director de la consultora Acebeb, en diálogo con RPM.
Los ciudadanos de medio y bajo poder adquisitivo cuentan con facilidades de pago para adquirir un auto nuevo mediante los planes de ahorro, los créditos prendarios y los préstamos personales. Para las empresas -sobre todo pymes- y personas de clase alta, existe el método del leasing.
En lo que va del año, según la Asociación de Concesionarios Automotores de la República Argentina (ACARA), los porcentajes más altos de autos financiados (entre el total de las ventas) le corresponden a Fiat (65%), Renault (60%), Citroën (55,6%), Volkswagen (55,3%), Ford (50,7%), Peugeot (49%) y Chevrolet (48%).

Plan de ahorro: para empatarle a la inflación

Entre todas las opciones de financiación, la más utilizada son los planes de ahorro. La Asociación de Financieras de Marcas Automotrices (AFIMA) indica que alcanzaron un 46,9% en la primera parte del año. A esta altura de 2016, sin embargo, le pertenecían el 65,9% de los patentamientos.
"Si bien sigue siendo un instrumento muy fuerte para muchas terminales en términos de ventas, el plan de ahorro empieza a perder un poco de atractivo en el mercado actual", sostiene Sica. En el período que cubre los meses de enero a mayo, esta herramienta sirvió para comercializar 81.168 unidades 0 kilómetro en la Argentina; es decir, su participación es del 21,76% en el total de las ventas.
La automotriz más exitosa en este apartado en lo que va del año es Volkswagen, con el 28% del total de los planes de ahorro. Más atrás están Fiat (21%), Renault (13%), Ford (13%), Peugeot (10%), Chevrolet (9%), entre otros.
"El plan de ahorro siempre es una buena salida cuando existe un proceso inflacionario creciente porque te mantiene el valor de la cuota, pero la inflación tiende a bajar y ya no ofrece ese plus. Las políticas de financiación de las empresas automotrices y los bancos se tornaron más agresivas", explica Sica.
La propuesta de las marcas no varió con respecto a períodos anteriores. Según que vehículo -y qué marca- se desee adquirir, los planes ofrecen 60 u 84 cuotas como norma general. Entre ambos, el más elegido es el segundo. "Los usuarios buscan la opción que menos afecte su bolsillo", comentan desde un concesionario porteño que trabaja con este método. Esto se debe a que, al fraccionar el valor total de un auto en una mayor cantidad de pagos, la inversión mensual es menor.
Si bien la oferta puede cambiar de acuerdo a cada automotriz, hay dos grandes grupos de planes de ahorro predominantes: lo del tipo 70/30 y los de financiación total. Aquellas personas que elijan el primero tendrán que abonar el 70% de la unidad en cuotas y el 30% restante, al momento de la adjudicación. Fuentes del sector sostienen que es la herramienta más popular entre los usuarios que tienen un vehículo usado para vender y cancelar el plan o entregar como parte de pago.
Desde que el cliente firma el contrato, la compañía brinda el plan de cuotas con el detalle de lo que tendrá que abonar hasta la finalización del mismo. Este instrumento no se ve alterado por los intereses, pero sí cada vez que aumenta el precio de la unidad 0 kilómetro en el mercado. Por ende, prácticamente todos los meses se paga un poco más. Es por eso que algunas marcas, para captar usuarios, aseguran una cuota fija durante los primeros 6 o 12 meses -según el caso-, pero luego se acomodan a la inflación.
Dentro de cada grupo de ahorristas, se entregan dos vehículos por mes: uno por sorteo y otro por licitación. En el primer caso, puede recaer sobre cualquiera. Del segundo modo, se llevará el auto aquel que realice la mejor oferta, siempre y cuando esté al día con el pago de su cuota mensual.
La demora en la entrega de las unidades es, desde siempre, uno de los aspectos "negativos" de este sistema. Para contrarrestar esta situación, algunas automotrices comenzaron a ofrecer la posibilidad de adjudicar y retirar su ejemplar a partir del sexto mes, siempre que lo deseen y que integren al menos 25 cuotas.
Para resumir, dos consejos: primero, se recomienda leer en detalle las condiciones del contrato antes de ingresar a un plan. Varios usuarios de esta herramienta denuncian irregularidades en el precio de los gastos administrativos, del flete y de patentamiento; y en las adjudicaciones, que con frecuencia se postergan con fecha incierta.
Además, antes de elegir un modelo, es clave averiguar por qué etapa de su ciclo de vida está transcurriendo. Si una persona se suscribe a un plan por un vehículo que dejará de producirse a corto plazo, no estará disponible al momento de la adjudicación y tendrá que conformarse con otro vehículo. Muchas veces esto requiere abonar un excedente para quedarse con uno de gama superior.

Créditos prendarios: el auto ya

Aquellas personas que desean o necesitan contar con el vehículo inmediatamente, pero no disponen del total del valor del mismo, pueden acudir a los créditos prendarios. Con posibilidades de financiar hasta el 85% de la unidad, son entregados por bancos -públicos y privados-, financieras de automotrices o empresas privadas.
La modalidad es muy simple: el cliente abona un porcentaje del auto y del resto se hace cargo la entidad financiera. La entrega del auto es inmediata, siempre teniendo en cuenta los tiempos que llevan los trámites administrativos previos a encender su motor por primera vez. Generalmente, desde que se concreta la compra, pasan entre cinco y 10 días hábiles hasta que el dueño lo tiene en su poder. Puede variar.
Con este método, el valor del auto se congela y el porcentaje no abonado se divide en cuotas fijas. La entidad financiera cobra interés, pero el cliente sabrá a ciencia cierta el monto que pagará del primer al último mes. No importa que el vehículo aumente su valor como 0 kilómetro. Las opciones más comunes son créditos a 24 o 36 meses, lo que genera una cuota mensual más elevada respecto a lo que invierte mes a mes una persona suscripta a un plan de ahorro.
"Las ofertas que están haciendo las terminales que tienen casas financieras propias son muy tentadoras, ya que cuentan con tasas muy bajas", comenta el director de Abeceb. Lo demuestran los números: las financieras de marcas mejoraron su performance un 108,2% con respecto a la primera parte del año pasado. En la misma línea, crecieron los préstamos otorgados por bancos (53,7%), por terminales (63,8) y por concesionarios (53,7%).
El último reporte de ACARA indica que el ránking de bancos está liderado por el ICBC. Dicha entidad otorgó el 50% de los préstamos prendarios. En hasta 60 cuotas, permite financiar hasta el 70% del valor del 0 kilómetro. El Santander Río y el HSBC completan el podio, con el 18 y el 16 por ciento, respectivamente. Más atrás, se ubican el Francés (4%) y el Nación (3%).
En cuanto a entidades públicas, el Banco Provincia y el Banco Ciudad lanzaron líneas de crédito en UVA (Unidad de Valor Adquisitivo). El primero ofrece una tasa de interés de entre 8 y 12%, según el tipo de cliente. El segundo, una tasa del 3,9%. Cuentan con hasta 60 cuotas y se puede financiar el 100% del vehículo, con adjudicación inmediata. A diferencia del plan de ahorro, el ajuste es a través del IPC (Índice de Precios al Consumidor) del Indec, que creció un 24% de mayo 2016 al mismo mes de 2017.

Leasing: la mejor opción para empresas

Es una herramienta tan interesante como desconocida. A través de ella, se puede financiar hasta el 100% del vehículo. El método es muy simple: el cliente abona mensualmente un canon para que el banco, a quien pertenece el vehículo, se lo preste por un período de entre 24 y 60 meses, en promedio. Cuando vence el contrato, puede adquirir la unidad por un porcentaje que varía en un rango de entre 5% y el 30%, o puede devolvérselo al banco.
Una de las ventajas del leasing es que el vehículo está a nombre del banco mientras el contrato esté vigente. De esta manera, no es necesario que la persona que hace uso de este instrumento lo incluya en la declaración de Bienes Personales. Siempre y cuando esté afectado a una actividad productiva, puede, además, deducirlo del impuesto a las Ganancias. Sí estará a cargo de los gastos por seguro, mantenimiento y combustible, y responderá por el auto si tiene un siniestro no cubierto por la aseguradora.
En la mayoría de los casos, esta herramienta está destinada exclusivamente al uso comercial. Tal es el caso de Provincia Leasing y Nación Leasing, que la ofrecen para compañías que quieran comprar una flota de pick ups, utilitarios, camiones o maquinaria agrícola. Una persona física no puede hacer uno de este sistema, a menos que recurra a financiación privada.

Un método con potencial de crecimiento

Toyota es una de las pocas firmas en el país que cuenta con este instrumento para toda su gama. De hecho, en el sitio web de Toyota Compañía Financiera de Argentina . hay un simulador que indica, según el vehículo que se elija y la cantidad de meses que dure el contrato (de 31 a 60), cuánto debería pagar el usuario mensualmente. El Grupo PSA pone el leasing a disposición únicamente de empresas a través de la firma PSA Finance. "Todavía el leasing no se logra destrabar para que sea un instrumento fuerte y de uso cotidiano general para los particulares, pero en las empresas es un instrumento que se usa cada vez más. Y en el caso de los autos de alta gama, es una muy buena opción de compra", comenta a RPM Sica. Y opina que todavía no se popularizó "porque no se modificaron ciertas regulaciones para convertirlo en una herramienta mucho más asequible, como en los países desarrollados". BMW, por ejemplo, vende más de la mitad de sus autos a nivel mundial mediante este instrumento.
Para comprender que se trata de una opción de nicho, un dato ejemplificador: según Acara, durante los primeros cinco meses de este año, se vendieron tan solo 4.683 vehículos a través de este método.

Un mercado que reclama financiación

Entre enero y junio, se vendieron en la Argentina 811.698 unidades de vehículos usados, según la Cámara del Comercio Automotor (CCA). Esto (ver pág. 8) significa una suba del 13,45% en comparación con el primer semestre de 2016, pero desde el sector no se conforman. Si bien destacaron el "reacomodamiento" de precios, aún reclaman condiciones de financiación igualitarias en relación al mercado de 0 kilómetro. "Si este proceso dinámico se consolida, podemos recuperar el volumen de 2015, pero esperamos ansiosos poder concretar proyectos de financiación a tasas reducidas para poder incrementar el número de operaciones y estar en línea con la financiación ofrecida por las terminales para vehículos nuevos", sostiene el presidente de la CCA, Alberto Príncipe.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar