Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Green & cheap, lo nuevo de Musk

Tendrá piloto automático, en camino hacia la conducción semiautónoma. Ya recaudó u$s 325 millones sólo con las reservas de los interesados. Por qué este vehículo puede ser una señal de alerta para las automotrices tradicionales.

Una revolución en cuatro ruedas llegó a los mercados para poner en jaque a las automotrices convencionales. Elon Musk, el innovador tecnológico propietario de la automotriz Tesla, no dudó a la hora de quitarle a su auto estrella la sábana que lo cubría.
El nuevo modelo de Tesla, llamado Modelo, es el "auto para las masas", tal como se lo promociona. Su precio de u$s 35.000 es el anzuelo para que los clientes se inclinen por esta opción.
El Modelo 3 es eléctrico, alcanza los 100 kilómetros por hora en menos de 6 segundos, puede andar hasta 350 kilómetros con una sola carga y acepta baterías de mayor tamaño y capacidad. Su techo, realizado en vidrio desde el capot hasta el baúl, está diseñado para bloquear rayos UV y controlar la temperatura del vehículo. Es decir que, además de barato, es atractivo para los ojos y corazones de los "fierreros eléctricos".
Entre sus características más distintivas se encuentra el sistema de conducción de piloto automático, que permitirá que el auto sea semiautónomo. Por dentro, el diseño será minimalista y tendrá, como estrella principal, una gran pantalla que ofrecerá todos los datos que el conductor debe tener en cuenta.
Una de sus características salientes es un sistema de conducción de piloto automático muy avanzado que garantizará un manejo semiautónomo. Su acabado interno será un diseño minimalista, limpio de comandos, con un volante acompañado por una gran pantalla central que recogerá las funciones del vehículo.
Musk combina dos factores claves que se ven reflejados en el nuevo modelo: innovación y tecnología de punta. Sus antecedentes como empresario lo avalan.
Musk creó empresas como Zip2 (comprada por Compaq por u$s 307 millones), X.com (comprada por Ebay) y Space Exploration Technologies Corporation (conocida en el mercado como Space X). Esta última tiene contrato con la NASA y su fin es construir naves espaciales. Hasta ahora, pusieron en el espacio naves que no necesitan de control humano.

Furor y competencia

Tesla es la niña bonita de Musk y donde este millonario -tiene u$s 13.000 millones en el banco- apuntó sus cañones. Al cierre de esta edición, los clientes habían realizado 325.000 reservas para el Modelo 3. Y el dato no es menor: se realizaron más pedidos para ese auto que para todos los fabricados por Tesla históricamente. Para que el automóvil triunfe se necesitan estaciones de carga especiales, que provean de electricidad al vehículo. Musk se les anticipó a los críticos y ya instaló 15 mil puestos de carga.
Dos curiosidades afloran. La primera tiene que ver con la fabricación de este automóvil, realizado en aluminio liviano y acero económico, que no se producirá hasta 2017 (algunas fuentes del mercado hablan de 2018). La segunda se refiere a la reserva del vehículo. Sucede que, gracias a los u$s 1.000 que sale realizar la pre compra, la empresa ya recaudó u$s 325.000 millones.
El mercado, mientras tanto, está atento al innovador proyecto de Musk. Empresas como BMW, con el Serie 3, o Audi, con el A4, también eléctricos, son pesos pesados a vencer en una industria altamente competitiva.
En ese sentido, el mercado europeo también aguarda por el Modelo 3. Allí, el nuevo automóvil costaría 40.000 euros, mientras que otro modelo de la empresa, el Model S, se vende a 70 mil. Es decir que la opción será altamente económica.
Pero en los Estados Unidos hay, mientras tanto, un dato a vencer: la baja venta de autos eléctricos. En 2015, sólo el 0,4% se inclinó por un modelo de estas características. Todavía el consumidor estadounidense está lejos de la realidad automotriz que se vive en Noruega, donde el 17% de los clientes elige este tipo de autos.
// Joaquín Garau

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar