Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"El mercado premium mejoró sustancialmente"

Ya sin trabas para traer sus autos, Audi Argentina relanza su portfolio de productos. A4 y Q7, las primeras novedades de 2016.

por  EZEQUIEL M. CHABAY

Desde Cafayate, Salta
0

Conrado Wittstatt, gerente General de Audi Argentina, optimista por los cambios.

Conrado Wittstatt, gerente General de Audi Argentina, optimista por los cambios.

Conrado Wittstat, gerente General de Audi Argentina, habla con total franqueza. No hay disimulos ni fingimientos al referirse al ajuste que la firma de los cuatro anillos debió hacer en el personal, durante 2014 y 2015, debido a la caída en ventas, que tuvo por causa las alícuotas impuestas a los autos de alta gama. Otro escenario se abrió a partir del 1° de enero, con el cambio de tasas que se aplican sobre estos coches. Enseguida comenzó la actualización del line up y a fines de mayo quedaron presentados en sociedad el nuevo Audi A4, el sedán más vendido en la historia de la marca, y el nuevo Audi Q7, el SUV Premium nacido en la fábrica de Ingolstadt. Con estos y otros vehículos, Audi vuelve a hacer a la carga para recuperar el terreno perdido.

- ¿Cómo vivieron la baja de la alícuota en el Impuesto Interno? ¿Lo preveían?
Más que preverlo, teníamos expectativas, era un deseo, prendíamos todas las velas para que eso sucediera. La realidad es que durante dos años tuvimos reglas muy contrarias a nuestro mercado y fue muy difícil llevar adelante nuestro negocio, junto con nuestra red de concesionarios. Un montón de gente especializada en nuestros productos sufrió sin comerla ni beberla. El Estado nos usó de recaudadores, con lo cual recibíamos ese dinero, pero lo teníamos que dejar pasar de largo. Nunca lo consideramos como parte de nuestra facturación. Y en enero, por supuesto, se abrió un panorama mucho más previsible. Tener un tipo de cambio único nos permite clarificar y programar nuestra comercialización.

- ¿Cómo evalúan el tipo de cambio y la apreciación del dólar, al menos, hasta que se liquide la cosecha?
Para nosotros, transparencia es la palabra que mejor resume lo que podemos pedir. Tener precios claros y reglas de impuestos previsibles es muy importante, y además esto le da previsión al cliente, no solo al que compra nuestro producto, sino también al que busca saber el valor de su usado. Por lo general, nuestros clientes ya andan en un auto de alta gama, por lo cual pretenden tener claridad sobre el valor de ese vehículo que entrega para sacar el 0 kilómetro. Es una cadena que nos simplifica la vida a todos en la medida que todo sea más transparente y sencillo.

- Durante estos años, ¿de qué dependió el negocio de Audi?
En la Argentina están rodando unos 40.000 coches Audi. Es una cantidad suficiente que nos da la posibilidad, en estos casos de fuerza mayor, de trabajar muy focalizado en la posventa. La venta de repuestos, servicios y mano de obra dentro de nuestros concesionarios fue sin duda la clave para sobrellevar estos dos años tan difíciles.

- ¿Cómo se vio afectada su red de concesionarios?
Cuando todo eso comenzó, reportamos a nuestra casa matriz, en Alemania. Nos juntamos con ellos para evaluar la situación, y lo más importante que Audi nos pidió fue cuidar la red de concesionarios. Como una máxima, decidimos mantener las estructuras, mantener lo más posible el personal, y a eso nos abocamos. No tuvimos ninguna baja en nuestra red; todos mantuvieron sus showrooms y talleres. Sí hubo reducciones de personal, lamentablemente. En las áreas comerciales, hubo reducciones de más del 50% del personal, aunque esto varió según los concesionarios. Es muchísimo, ¿no? Sobre todo, pensando que es personal capacitado, que tiene la experiencia y mucha inversión en entrenamiento. Pero Audi es una marca atractiva y muchas de esas personas que debieron recurrir a otras fuentes de trabajo ahora están volviendo.

- ¿Ya están sintiendo el viento a favor, o todavía están a la espera de una reactivación?
Hay una mayor actividad y un mayor tráfico en nuestros concesionarios. Hay gente que, espontáneamente, se acerca para preguntar cuánto vale hoy un 0 kilómetro y a cuánto se recibe su auto. Todo eso genera movimiento y, si bien existen autos en stock, muchos de los modelos que se van renovando paulatinamente ya no están, pero van a llegar. Esos modelos, hoy por hoy, ya tienen una demanda que nosotros canalizamos a través de la preventa. Y esa preventa nos da el termómetro de que el mercado de autos premium va a mejorar sustancialmente.

- ¿Qué objetivos de ventas se fijaron para este año?
Estaremos cerca de las 3.000 unidades, lo que representaría un crecimiento de 70% respecto a 2015. El crecimiento de volumen es muy lineal con el crecimiento de la facturación, que tenemos calculada en el orden de los u$s 130 millones. Probablemente, en 2017 subamos un escaloncito más.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar