Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Autos eléctricos para la ciudad

Los vehículos propulsados a electricidad, no sólo son más sustentables al reducir las emisiones de gases de invernadero, sino que permiten conectarse a redes inteligentes de manejo del tráfico y distribución de la energía.

La creciente urbanización y los problemas de abastecimiento energético y de transporte plantean un desafío a la industria automotriz. Las ciudades ocupan hoy el 2% del territorio mundial, pero concentran al 50% de la población, el 75% del consumo de energía y el 80% de las emisiones de gases de invernadero (GEI).

Los autos eléctricos ofrecen una alternativa para enfrentar este dilema, puesto que no solo aportan beneficios al ambiente al reducir emisiones de gases de efecto invernadero, sino que también permiten conformar redes inteligentes para la distribución del tránsito y la energía.

¿Cómo funciona este sistema? Cada vehículo está conectado con otros a través del concepto IoT (Internet of the Things), informando sobre congestionamientos, accidentes, espacios para estacionar o estaciones de recarga.

A su vez, los vehículos pueden almacenar energía en sus baterías, que -en caso de un pico de consumo-, se vuelca a la red para ser usada en viviendas o espacios públicos.

Futuro que ya llegó

Varias ciudades europeas, como Londres, París o Hamburgo, entre muchas otras, están impulsando este tipo de experiencias, a partir de rebajas en la tarifa eléctrica e incentivos impositivos a los poseedores de vehículos eléctricos.

No obstante, el primer paso para implementar una red de movilidad inteligente es renovar la infraestructura eléctrica de las ciudades, muchas veces en condiciones obsoletas.
Por el lado de las automotrices, las líderes del rubro están sellando acuerdos con compañías de tecnología eléctrica para desarrollar modelos cada vez más accesibles y con mayores prestaciones para el público. Tal es el caso de la compañía alemana BMW y la multinacional de origen francés Schneider Electric, que recientemente lanzaron el BMW i3, un vehículo urbano propulsado por electricidad, con una autonomía de 100 millas (161 km) gracias a su pack de baterías de ion-litio.

La carga completa de estos vehículos se puede realizar en tres horas a través de un módulo de carga especial (Wallbox), o utilizando cualquier conexión hogareña durante un tiempo mayor.
El concepto de ciudades inteligentes e interconectadas se une de esta forma al de "movilidad sustentable". El futuro de la industria automotriz, pese a ciertas resistencias, se encamina hacia ello.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar