Un recreo de verano

Pese al contexto que atraviesa el sector, las altas temperaturas son la excusa para hacerse una escapada a bordo de un descapotable. Con la clásica capota de lona o con techo rígido como en los coupé-cabrio, son ideales para disfrutar del aire libre. Los modelos del mercado argentino. Por Matías Antico

Se pasean con alto perfil por las playas vernáculas. Atraen miradas, arrancan suspiros y generan rumores y todo tipo de comentarios. Son las vedettes del verano, pero no frecuentan los teatros de revista. Se trata, nada más y nada menos, que de los descapotables -también llamados cabriolets o convertibles-, que con las altas temperaturas exponen su mejor virtud: la posibilidad de conducir al aire libre.
Así, en los últimos años los coupé-cabrio plantearon una opción más versátil y confortable que los convertibles clásicos, cuya capota textil no es eficiente a la hora de combatir el frío en invierno y aislar el habitáculo de los ruidos del tránsito cuando está cerrada. En los "CC", basta con apretar un botón para que el techo rígido articulado transforme la fisonomía cabrio en una afilada coupé de techo metálico, evitando aquellos inconvenientes. Pero la tecnología también llegó a los tejidos y hoy las "lonas" son más resistentes y cumplen mejor su función. Por eso, algunos fabricantes prefieren continuar utilizando el sistema tradicional, más elegante y con menos necesidad de espacio trasero para plegarse.
Prácticamente no existen los cabrio de cuatro puertas (al menos en actual producción en serie), pero sí los de cuatro plazas, que son aquellos que tienen las carrocerías más grandes. También algunos compactos tienen asiento trasero, pero la mayoría con limitado confort. Casi todos están pensados para disfrutar del manejo al aire libre con algún acompañante. Un extraño placer que sólo los convertibles pueden ofrecer y una cualidad que los hace únicos casi un capricho.
En este informe, un repaso por los cabriolets disponibles en la Argentina, que, como tantos otros modelos, al cierre de esta edición aguardaban por la actualización de sus precios.

Audi A5 Cabrio
Basado en la coupé A5, es uno de los convertibles más grandes del mercado, y ofrece además una destacada calidad. Con el mismo largo que la versión coupé, tiene cuatro cómodas plazas y un habitáculo de alta calidad, pocos descapotables pueden ofrecer tanto confort. Audi optó por un elegante techo textil, que en poco afecta la capacidad del baúl y cuando está cerrada (quedan 320 litros de los 380 disponibles) mantiene atractivo el diseño. La versión que se vende en la Argentina tiene un poderoso motor V6 de 3 litros sobrealimentado que entrega una potencia de 272 CV. Lo mejor es que se combina con una caja automática de siete marchas y tracción integral Quattro, que además de mejor comportamiento le otorga mayor seguridad dinámica.

Audi TT Roadster
Es la versión descapotable del emblemático deportivo de los anillos, que revolucionó el mercado a fines de los 90 con su particular diseño. Mejorada y más cómoda, esta segunda generación mantiene el estilo y resulta más eficiente en términos dinámicos gracias, en parte, a la suspensión trasera independiente, que la primera edición no ofrecía. Aunque la versión coupé tiene más variedad de motores, este cabrio ofrece el eficiente y probado 2.0 TFSI, con turbo y 211 caballos de potencia, que se transmite a las ruedas delanteras. Se puede elegir con caja manual o automática, ambas de seis marchas. La capota es de lona y el habitáculo, para dos personas. Sin dudas el TT es uno de los modelos abiertos más atractivos y ágiles del mercado, con un tacto muy deportivo.

Audi R8 Spider
Se trata de uno de los descapotables más impresionantes del mundo. Producido casi artesanalmente, es un deportivo con motor central, en este caso un V10 de 5,2 litros y 525 caballos, potencia que le otorga destacadas prestaciones, con una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 3,6 segundos y puede pasar los 300 km/h de velocidad máxima. Su habitáculo para dos personas es bajo y la estructura utiliza una gran cantidad de aluminio para reducir peso, con un diseño general que tomó elementos de los deportivos de Lamborghini, una marca que hoy está bajo el ala del grupo Volkswagen. Tiene capota de lona de accionamiento eléctrico con material textil de alta resistencia, como también su armazón metálico para soportar mejor las altas velocidades. La tracción es a las cuatro ruedas y se puede elegir entre una caja de seis machas o una automática S-Tronic de siete.

BMW 120i Cabrio
Todavía con la carrocería de la anterior generación Serie 1, este cabrio está configurado a la antigua usanza, con capota de lona (de accionamiento eléctrico) para cubrir su habitáculo de cuatro plazas, a la que se accede por dos amplias puertas. Sólo disponible en versión 120i, tiene el conocido motor 2.0 de inyección directa y aspiración normal que entrega 150 caballos. Con tracción trasera y un impecable esquema de suspensiones garantiza un gran comportamiento dinámico, una norma de todos los productos BMW.

BMW Z4
Es uno de los autos más deseados del mercado. Con un diseño sumamente atractivo, hace un culto de su condición de roadster, con una imponente trompa, habitáculo de dos plazas retrasado y tracción a las ruedas traseras. Son dos las versiones disponibles. La de entrada, denominada sDrive 20i, tiene un motor de cuatro cilindros, dos litros y turbo, que entrega una potencia de 184 caballos. La variante "explosiva" tiene, en cambio, un 3.0 de seis cilindros en línea (típico de BMW), que, mediante turbo, entrega 306 caballos. Puede acelerar de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos y ostentar el consumo de un motor mucho más chico. Su calidad está a la altura de un producto premium y su comportamiento dinámico no deja dudas de su deportividad. No en vano es rival de modelos como el Mercedes-Benz SLK y del Porsche Boxster.

Fiat 500 C
Técnicamente no es un cabrio al 100 por ciento porque conserva las puertas y los largueros de techo de la versión convencional. Pero reemplaza al techo por una capota textil corrediza que deja sus cuatro plazas al descubierto, de la misma manera que lo hacía el Fiat 500 original de 1957. Con un completo equipamiento (especialmente de seguridad, con siete múltiples airbags, ABS y control de estabilidad), el 500 C viene desde México en versión Lounge con el conocido motor 1.4 de 105 CV, y en este caso combinado con la conocida caja Dualogic (mecánica robotizada- con seis marchas en función manual o automática). El nuevo Fiat 500 se lanzó hace poco más de seis años en Europa y, desde que se produce en México, desembarcó con buenos resultados en los Estados Unidos y otros mercados como la Argentina. Hasta el momento no se le realizaron cambios estéticos, que habla de un diseño que aún goza de altos niveles de aceptación.

Mercedes-Benz SLK
Un par de años atrás el roadster compacto de la casa alemana (más chico que el suntuoso SL) se renovó por completo y el gran cambio se dio en su trompa, con reminiscencias al SLS, más conocido como el "alas de gaviota". Así, se ve más agresivo, con un frontal imponente que retrasa su habitáculo de dos plazas hacia el eje trasero. De una calidad de primer nivel, el SLK tiene tracción trasera y se ofrece con tres motores diferentes. La versión de entrada monta el conocido 1.8 turbo de 204 caballos (SLK 250) y la más sofisticada (SLK 350), un V6 3.5 de 306 CV, que compite directamente con el BMW Z4 de similar potencia. La variante más explosiva es la SLK 55 AMG, desarrollada por la división deportiva de la marca. Tiene un poderoso motor V8 de 5,5 litros y 421 caballos, que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 4,6 segundos y alcanzar los 280 km/h. Su techo es rígido articulado, como lo era el del SLK de 1996, el primer modelo del mundo en adoptar este sistema de techo.

Mini Cooper Cabrio y Roadster
Aunque en diferentes mercados ya se presentó la nueva generación del Mini Cooper, que es la tercera desde el resurgimiento de la marca británica de la mano de la alemana BMW, la versión descapotable aún no se actualizó. Eso no quiere decir que pierda sex appeal, ya que es uno de los cabrio más atractivos. Con dos puertas y cuatro plazas, su capota, al estar cerrada, conserva las líneas "cuadradas" de la versión convencional. Cuando se abre (en unos pocos segundos), lo hace por completo, dejando al desnudo sutiles arcos antivueco traseros, que se eyectan en caso de accidente. Se ofrece con dos motores 1.6, uno de 122 y de 184 en la variante con turbo. La última novedad es el Mini Roadster, que es la versión descapotable del nuevo Mini Coupé. A diferencia del cabrio, tiene sólo dos plazas, parabrisas más lanzado, una capota pequeña con líneas curvas y un remate trasero más estilizado, con diseño propio. Su propuesta es más deportiva y se ofrece con la mecánica de 184 CV de altas prestaciones.

Peugeot 207 CC
Si bien el 207 (europeo) fue reemplazado por el 208, no tiene aún una versión cabrio, o mejos dicho coupé-cabrio. Por eso, el 207 CC se mantiene con vida, con una línea muy atractiva que no se ve desactualizada. Tiene cuatro plazas (las traseras pequeñas), buena calidad de terminación y un comportamiento dinámico eficiente. Su techo rígido plegable se guarda en el baúl en pocos segundos y son de serie un par de arcos antivuelco que se eyectan en caso de accidente. Llega con nivel de equipamiento full, una alta dotación de seguridad (incluyendo ESP) y el motor es un 1.6 turbo de 156 CV, también utilizado por otros modelos de la marca. Buenas prestaciones y bajo consumo para este agradable descapotable.


Peugeot 308 CC
El de este modelo es un caso similar al del 207 CC, ya que en Europa (de allí se importa) se presentó un nuevo 308, que por el momento no tiene una versión descapotable. Así, el 308 CC se sigue produciendo, con el diseño de siempre, que presenta una trompa atractiva, dos amplias puertas y una carrocería extensa con cuatro plazas bien constituidas. Su techo articulado, que se pliega en el baúl, cuando está cerrado dibuja la silueta de una elegante coupé y deja libre un espacio de carga de gran volumen, que permite viajar con mucho equipaje. Por eso es uno de los descapotables más versátiles del mercado. Al igual que el 207 CC, tiene motor 1.6 turbo de 156 CV en la versión manual de seis marchas y de 163 CV en la automática Tiptronic, con la misma cantidad de relaciones.

Porsche Boxster
Lanzado a mediados de los 90 como una alternativa liviana y accesible al emblemático 911, el Boxster va por su tercera generación y goza de un singular suceso alrededor del planeta. Su encanto -además de un diseño muy atractivo con capota de lona- es la configuración mecánica, con motor central, detrás de las butacas de su habitáculo de dos plazas, y tracción trasera. Con eso consigue una buena distribución de pesos, que se refleja en el comportamiento dinámico, de lo mejor en su segmento, con rivales como el Mercedes-Benz SLK, el BMW Z4 y el Audi TT. El Boxster llega a la Argentina con motor 2.7 de 265 caballos y la versión S tiene un 3.4 de 315 CV. Ambos son de seis cilindros opuestos (bóxer) y se combinan con caja manual de seis marchas. Sus prestaciones son de alto nivel y, de acuerdo a la versión, se puede optar por suspensiones de dureza variable y una larga lista de accesorios.

Porsche 911 Cabrio
El más prestigioso de todos los Porsche también tiene su versión descapotable, como lo hace desde los años 60 en su primera generación. Con motor trasero y habitáculo de dos plazas, llega en versión "normal" y S, ambas con motor de seis cilindros. La primera con un 3.4 de 350 CV y la segunda con un 3.8 de 400 CV. Ambos tienen caja manual de siete marchas (el 911 es el único auto en el mundo en adoptar esa cantidad de relaciones en una caja mecánica) y PDK secuencial de doble embrague, de una eficiencia destacada. Ambos también están disponibles con tracción integral, en versiones Carrera4 y Carrera 4S, engrosando además los pasarruedas traseros. Con capota textil, un habitáculo de altísima calidad y un equipamiento que no deja nada al azar, es uno de los cabrio más sofisticados del mercado y las prestaciones están a la altura, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos y una máximo de 300 km/h en las versiones S.

Smart ForTwo Cabrio
Es el microcar más conocido del mundo, dotado de una calidad de alta gama y una célula de seguridad que hace de su habitáculo un espacio igual o más protegido que en autos de mayor tamaño. Producido por Mercedes-Benz en Francia, llega a la Argentina con diversas versiones, incluyendo unas descapotable denominada cabrio. Con tres niveles de "destape", tiene capota de lona, luneta de cristal y largueros de techo desmontables. De esta manera, sus dos ocupantes quedan totalmente descubiertos para disfrutar del manejo al aire libre.