Un compacto de lujo

Los autos de lujo buscan abrirse camino en un terreno por demás escabroso: después de un 2013 récord, este año arrancó con las ventas en stand by por el impuestazo que dispuso el Gobierno para los autos cuyo precio -valor a concesionario- supere los $ 170.000 (+30%) y $ 210.000 (+50%). Además, se sumó la devaluación del 20 por ciento de enero, que impacta directamente en los valores de los vehículos importados. Así, con todo, los precios de estos modelos prácticamente se duplicaron.
Sin embargo, lo coches de lujo no se resignan. Y el nuevo Audi A3 es uno de ellos. El compacto de la casa de los anillos se vende en el mercado argentino en versión tres puertas, si bien en el verano pudo verse el sedán a modo de avant premiere, que llegaría al país en los próximos meses, según anticiparon desde la firma.
Respecto de los motores, cuenta con un 2.0 TDI de 143 CV, un 1.8 TFSI de 180 CV y un 1.4 TFSI de 122 CV. Este último fue el que RPM manejó, en la alternativa que se combina con una caja automática S tronic de 7 marchas y doble embrague, sin lugar a dudas uno de sus puntos más salientes (también viene con caja manual de 6 velocidades). Así, logra una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos y alcanza una máxima de 203 km/k, y todo con un consumo 12 por ciento menor, en promedio, que el modelo anterior.
Con todo, este A3 es nuevo desde su esqueleto, ya que la tecnología de construcción ligera logró bajar su peso a 1175 kilos, unos 100 menos que el anterior. Además, mide 4,24 metros de largo, 1,78 metros de ancho y 1,42 metros de alto; la distancia entre ejes creció hasta los 2,60 metros. El baúl es de 365 litros y llega a 1100 con el asiento abatido trasero. Las ruedas son de 16 pulgadas de serie y de 17 como opcional (de serie en el 1.8).
En cuanto al diseño exterior, más deportivo que su antecesor, se resalta la parrilla frontal, ahora hexagonal, y los faros de xenón plus con luces diurnas de LED (también para los traseros).
Por dentro, la sobriedad y la elegancia dominan la escena. Destacan a la vista los difusores de aire redondos -tipo jet- y la consola central, donde se ubica el climatizador. Pero sin dudas una de las vedettes dentro del habitáculo es el sistema de infotainment: cuenta con una pantalla de 5,8 pulgadas de serie, con opcional de 7 pulgadas, que se desliza electrónicamente. El control circular, ubicado junto a la palanca de cambios en el túnel central (entre los asientos delanteros), puede parecer complicado de usar al principio, pero es realmente intuitivo y enseguida se valorará su funcionalidad. Incluso, se puede "escribir" con el dedo en la parte superior de la "rueda" -se llama MMI touch y es opcional- al momento de introducir un texto, como por ejemplo cuando se busca una calle en el GPS. También se maneja de desde allí todo lo que es audio/radio y telefonía.
Pero también cabe mencionar el volante de cuero multifunción con levas, los asientos con tapizados de cuero y el techo panorámico eléctrico (todos opcionales presentes en la versión que manejó RPM).
En materia de seguridad, es casi una obviedad decir que cuenta con múltiples airbags, pero también suma control antideslizante ASR y control de estabilidad ESP con mecanismo electrónico de bloqueo transversal.
El 1.4 TFSI S tronic arranca hoy en los US$ 78.950, pero puede alcanzar los US$ 108.735 con opcionales. // Ignacio Federico