La evolución de la coupé

El auto avanza a menos de 20 km/h. De pronto, el propio vehículo advierte que hay un lugar para estacionar y solicita la aprobación del conductor, quien sólo tiene apretar un botón para aceptar. El volante comienza a moverse como si tuviera vida propia. Y la tiene: el coche estacionará solo.
Esta es sólo una muestra de la tecnología con la que cuentan los modernos Mercedes-Benz, como este CLA 250 Sport, que RPM tuvo la oportunidad de conducir y que es la variante más deportiva del modelo. También vende en el país el CLA 200 Urban de 156 CV que puede contar con caja manual (US$ 91.900) o automática (US$ 98.900).
La coupé de cuatro puertas (como lo llama la marca de la estrella), captura la atención desde el primer momento con un diseño elegante y deportivo a la vez. Su silueta es, definitivamente, la de una coupé, y se destaca también su coeficiente aerodinámico de 0,23, que lo vuelve irresistible, incluso ante el aire. Pero, sobre todo, resalta el equipamiento AMG Line, que incluye kit estético con faldones delanteros y traseros, parrilla de efecto diamante cromada y escape doble, además de las llantas de 18 pulgadas y el techo corredizo panorámico.
En el interior, a primera vista sobresalen los asientos deportivos en cuero negro con costuras rojas (los delanteros son calefaccionados y se regulan eléctricamente), el volante multifunción y la pedalera deportiva de acero inoxidable. Por supuesto, incluye climatizador automático de doble zona y sistema multimedia con navegador y media interface, en el que se destaca la pantalla color de alta definición de 17,8 centímetros de diagonal, con completo sistema de audio, GPS y administración del teléfono celular a través de Bluetooth.
En cuanto a la tecnología inteligente, además de la ayuda para estacionar -que incluye 12 sensores-, cuenta con sistema de alerta por cansancio Attention Assist y el sistema Intelligent Light System (ILS), que se compone de faros bixenón con distribución variable de la luz y regulación dinámica del alcance de los faros para ruta, autopista y niebla intensa; luces de ruta automáticas; función de luces activas; luces diurnas de diodos luminosos; y lavafaros. En materia de seguridad se suman siete airbags, freno adaptativo, ABS, BAS, ESP y ASR.
Pero nada de todo lo descripto tendría sentido si bajo el capot no contara con un motor como el que ostenta: se trata de un poderoso naftero 2.0 de 211 caballos, acoplado a una caja automática de 7 marchas y doble embrague 7G-DCT, un punto alto de este modelo. Esto le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos y alcanzar una máxima de 240 km/h. Además, cuenta con función de parada y arranque ECO, que mejora el consumo. // I. F.
Noticias del día