Para Puigdemont "no hubo violencia" en la convocatoria al referéndum catalán

Medio año tras la consulta y a una semana de ser detenido en Alemania,dice que los miembros de su gobierno son "presos políticos" pero "libres de espíritu"

El ex presidente de la Generalitat ha afirmado, medio año después del referéndum ilegal, que los miembros de su gobierno son "presos políticos" pero se mantienen "libres de espíritu". También ha destacado que el referéndum (del 1 de octubre de 2017) supuso el inicio de una "nueva era de la que no hay retorno posible".

En un mensaje en sus cuentas de Instagram y Twitter, que gestiona su equipo desde que permanece encarcelado en Alemania, Puigdemont subraya que la palabra de la ciudadanía "no puede ser nunca delito" y que no escucharla "es legal pero inmoral". "Seis meses después del 1-O, el gobierno de Cataluña somos presos políticos, pero libres de espíritu", indica Puigdemont, que fue detenido hace ocho días en Alemania, donde la justicia tendrá que decidir ahora si lo extradita a España en virtud de la euroorden emitida tras su procesamiento por rebelión y malversación.

"Aquella jornada de dignidad popular y barbarie policial (en referencia al 1-O) fue el inicio de una nueva era de la que no hay retorno posible. Ayer, hoy y siempre, a vuestro lado", indica Puigdemont en su mensaje en las redes, que finaliza con el lema "República Catalana". El domingo, dos centenares de personas se han manifestado junto a la emblemática Puerta de Brandeburgo, en el centro de Berlín, para pedir su libertad. A la marcha se sumaron los diputados de Junts per Catalunya Aurora Madaula y Quim Torra y el presidente de la Asociación Catalana de Municipios, David Saldoni, además del diputado del partido alemán de La Izquierda Andrej Hunko.

La Fiscalía alemana espera presentar mañana martes una decisión sobre la extradición de Puigdemont. Está todavía analizando la orden de detención y entrega remitida por España para determinar si pide la tramitación de la extradición a la Audiencia de Schleswig, en cuyas manos estará la decisión definitiva.

En su primer recurso ante el Tribunal Supremo (TS) contra su procesamiento por el "procés", Puigdemont ha asegurado que "no hubo violencia alguna" en la preparación y convocatoria del referéndum y "menos un alzamiento". Además, Puigdemont ha alegado "indefensión" ante el curso de la causa, informa La Vanguardia. El recurso considera que el juez encargado del caso 1-0 en el TS, Pablo Llarena, utiliza "argumentos llamativos" para "justificar la existencia de violencia", cuando en realidad "no la hubo".

El ex presidente expone que el magistrado considera violenta la concentración de los días 20 y 21 de septiembre junto a la Conselleria dEconomia, y los hechos del 1-O, así como "la violencia que los procesados debieron suponerse" como consecuencia de la reacción del Estado. En este sentido, Puigdemont señala en el recurso que por violencia "no cabe entender unas manifestaciones de protesta, por numerosas que sean", ni las acciones "reprobables y aisladas de quienes causan daños" en tales circunstancias. Para el ex presidente, este tipo de hechos podrían ser a lo sumo constitutivos de "desórdenes públicos".

Tags relacionados