Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Uruguay deberá resolver muchas deficiencias para poder organizar un mundial de fútbol

Las autoridades son optimistas sobre organizar un mundial junto a Argentina, pero Uruguay carece de estadios aptos y conectividad aérea. Se decidirá en el año 2024

La llegada a Uruguay del nuevo presidente de la FIFA, Gianni Infantino, puso en marcha el operativo del gobierno y de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) en su aspiración para obtener junto a Argentina la sede de la edición centenario de la Copa del Mundo de fútbol a realizarse en 2030.
Ante una idea que genera expectativa entre los ciudadanos de un país donde el fútbol es el deporte más popular, la realidad impone, según admiten las autoridades, la utilización del "ingenio", y sobre todo la necesidad de invertir cientos de millones de dólares para cumplir con los requisitos de infraestructura y servicios exigidos por la FIFA para albergar el evento.
Según el secretario de Asuntos Internacionales de la AUF, Roberto Pastoriza, Uruguay se propone presentar cuatro de los 12 estadios exigidos por la FIFA para otorgar la organización (ocho los aportaría Argentina).
En la actualidad Uruguay carece de estadios que califiquen como mundialistas. Además, para albergar el evento debería establecer interconexión aérea entre ciudades sede con aeropuertos que soporten el flujo de personas previsto, porque FIFA prohibe traslado terrestre de delegaciones. Otro requisito es una capacidad hotelera total estimada en 60.000 plazas para delegaciones, según los exigido para el próximo torneo de Rusia 2018 Aunque reconocen la complejidad y la necesidad de conseguir financiamiento para nueva infraestructura, las autoridades del Poder Ejecutivo y de la AUF son optimistas sobre la posibilidad de organizar el evento. Eso sí, distintos jerarcas y expertos admiten que el centro de la organización deberá recaer en Argentina.
La estrategia del gobierno es buscar instalar la candidatura desde este año y conformar una comisión binacional junto al Poder Ejecutivo argentino para el año que viene comenzar a trabajar sobre la postulación formal, dijo a El Observador el director de la Secretaría de Deportes, Fernando Cáceres.
Mientras Cáceres y Pastoriza ven como viable la organización del evento, la arquitecta Gabriela Pallares señaló que Uruguay carece de la infraestructura exigida por FIFA para la Copa del Mundo.
Pallares advirtió que un estadio mundialista contempla desde su capacidad, hasta el ángulo de inclinación de las tribunas, los accesos, el porcentaje de butacas con techo y los palcos de prensa.
Para los mundiales de 2018 (Rusia) y 2022 (Qatar) la FIFA exigió al menos doce estadios de 40.000 personas, incluyendo al menos uno de 80.000 espectadores para la final y el partido inaugural.
"Tomando en cuenta que el Centenario tiene (capacidad para) 60 mil personas, es como que ese estadio principal nuestro ya no llegaría a esa capacidad (80 mil personas)", dijo. "Siendo formales y según la reglamentación, no sería adecuado. Igual se ha demostrado que en los procesos hay flexibilidades", agregó.
La arquitecta señaló que no puede haber más de dos estadios por ciudad y que un enventual segundo escenario en Montevideo implicaría una disputa entre Peñarol y Nacional, aunque ninguno de los dos estadios de esos clubes tiene parámetros mundialistas.
El ex futbolista Andrés Scotti, que disputó con Uruguay la Copa del Mundo de 2010, y jugó en equipos de Uruguay y Argentina, opinó que según la infraestructura actual ‘tranquilamente se puede albergar una sede‘ pero "no más de eso". En ese sentido sugirió un reciclaje del Estadio Centenario.
El Congreso de la FIFA decidirá la sede de la Copa del Mundo 2030 en el año 2024, según dijo Infantino en la reunión del miércoles con el presidente Tabaré Vázquez, jerarcas del gobierno y de la AUF.
Durante una cena que mantuvo esa noche con empresarios, Infantino afirmó que para organizar un mundial se necesita "invertir e invertir", informó El País.
Infantino transmitió que en 2017 la FIFA divulgará los requisitos necesarios para la Copa del Mundo de 2026, y esos serán los que las autoridades de Uruguay y Argentina tomen como referencia.
Sin embargo, Cáceres advirtió que las condiciones pueden cambiar ante el proyecto del flamante presidente de la FIFA de realizar el torneo con 40 equipos, algo que también puede llevar a incrementar los otros requisitos.
Para el secretario de Asuntos Internacionales de la AUF, más allá de los estadios, el principal desafío para Uruguay pasa por la conectividad aérea.
Bajo el supuesto de las 12 sedes, Uruguay se propone aportar cuatro escenarios a la candidatura y que Argentina destine los otras ocho, dijo Pastoriza. "Para organizar una Copa del Mundo nosotros debemos mejorar algunas infraestructuras pero no es imposible. Creo que hace falta ingenio, dinero y respaldo estatal, pero las posibilidades existen", afirmó.
El jerarca planteó como eventuales sedes un reciclado Estadio Centenario, el Campeón del Siglo del Club Atlético Peñarol, el Gran Parque Central del Club Nacional de Fútbol, y algún escenario construido o mejorado en otros departamentos. Consultado sobre los costos, estimó que un estadio con parámetros mundialistas demanda una inversión en el entorno de u$s 50 millones.
El director del proyecto del Campeón del Siglo, Leonardo Papa, admitió que la obra de u$s 40 millones tiene parámetros FIFA pero no alcanza el rótulo de mundialista, por lo que necesitaría reformas.
En Brasil el estadio más barato (Curitiba) costó u$s 147 millones y la remodelación del Maracaná u$s 473 millones, según la BBC. Pastoriza dice que se pueden construir estadios mundialistas con parámetros superiores al estadio de Peñarol sin llegar a u$s 160 millones.