Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Un 35% de los colombianos dice que sabe poco sobre el acuerdo con las FARC

Lo firman hoy el presidente Santos y las FARC en Cartagena. Pone fin a más de medio siglo de guerra. Su ejecución depende del aval de la ciudadanía en un plebiscito

El líder guerrillero Timochenko cierra un congreso de las FARC

El líder guerrillero Timochenko cierra un congreso de las FARC

Aunque mucho se habló sobre los acuerdos de paz cerrados en La Habana que se firmarán hoy en Cartagena de Indias con la presencia de líderes globales, las encuestas muestran que, en promedio, el 35% de los colombianos manifestó estar poco enterado del texto final, que contiene seis puntos destacados.

Una vez que el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) den hoy ese paso, comenzará a aplicarse lo pactado, aunque los ciudadanos emitirán su voz decisiva en el plebiscito del 2 de octubre.

El eje central es el de las víctimas. Ricardo Sabogal, director de la Unidad de Restitución de Tierras (URT), sostuvo que con los acuerdos se agilizará el proceso de restitución. El plazo para terminarlo es 2021. Según la URT, hay 60.000 solicitudes, pero espera que tras la firma la cifra crezca en el sur del país.

En 2015, el presupuesto para atender a las víctimas del conflicto era de $ 9.600 millones, fundamentales para el Sistema Integral de justicia, que se constituirá con un Tribunal de Paz y una Comisión de la Verdad, encargados de juzgar a los victimarios. De acuerdo al texto del acuerdo, quienes reconozcan su responsabilidad de manera temprana tendrán un mínimo de 5 años y máximo de 8 años de prisión, mientras que para quienes no colaboren las penas llegarán a 20 años.

Para Iván Garzón, director de Ciencia Política de la Universidad de La Sabana, no existe impunidad en los acuerdos como lo destacó la Corte Penal Internacional (CPI), pero hay que esperar que se cumpla lo pactado. Sobre la participación política de las FARC, el politólogo Juan David Cárdenas dijo que "van a competir con ciertas ventajas, como el presupuesto o los medios de difusión, pero obedece a la necesidad de que creen un partido. No por eso van a llegar al poder, no hay conexión entre los colombianos y sus ideas".

Uno de los puntos centrales es el que regula la Reforma Agraria Integral. Desde hace muchos años, el país viene pidiendo una reforma estructural al campo y esta es la oportunidad. La pobreza en el área rural es de 45,6%; con el acuerdo el gobierno espera reducirla en un 50% en los próximos 10 años. Para esto destinará entre 0,4% y 2,4% del PIB y se enfocará en cuatro pilares: infraestructura, desarrollo social, estímulos a la producción y alimentación.

Otro punto a destacar es la participación en política de la guerrilla, que propone cambiar las armas por ideas. El movimiento político de las FARC recibirá 5 escaños en cada cámara del Congreso, con voz pero sin voto, durante dos períodos; además, recibirán $ 3.947 millones anuales para promover su partido. Se espera que en este proceso se sumen 17.000 personas a los 30.000 desmovilizados que tiene el país. Cabe resaltar que cada guerrillero recibirá $ 620.508 mensuales por dos años, más una asignación única de $ 2 millones.

Las FARC se comprometieron a la dejación y entrega de armas en tres fases: el 30% se entregará 90 días después del 26 de septiembre, otro 30% 120 días después y 40% 150 días después. Según el presidente Santos se construirán tres monumentos con ese armamento. También, se dispondrá de 28 zonas veredales, en donde los guerrilleros estarán concentrados en ocho campamentos. Desde el anuncio de los acuerdos en agosto, no hubo una sola nueva víctima.

Un punto emblemático es la solución al problema de las drogas. Mediante el Plan Colombia, el país buscó acabar con los narcocultivos. Aunque se redujeron hasta 44.000 hectáreas el problema siguió creciendo. Se estima que este año hay 96.000 hectáreas sembradas, de las cuales 77.000 son de cocaína, uno de los combustibles de la guerra. Por otra parte, unas 60.000 familias viven de la actividad. Se realizará un programa de sustitución de cultivos y de apoyo a la erradicación manual. El acuerdo calculó en torno a los 8 millones a las víctimas del conflicto. El sistema de reparación integral se basará en la reconciliación, la no repetición y la verdad, para las víctimas, los guerrilleros, los agentes del Estado y terceros civiles. El Tribunal de Paz tendrá 20 magistrados y la Comisión de la Verdad 11 integrantes (tres serán extranjeros). Los delitos de no amnistía serán la violencia sexual, el secuestro y la tortura, entre otros.