Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Rajoy defiende un gobierno "estable" del Partido Popular y el PSOE frente a los "radicales"

El actual presidente español en funciones le propondrá al socialista Pedro Sánchez sumar también a Ciudadanos, de centroderecha, y formar así una coalición "que de certidumbre"

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, defendió ayer ante sus senadores la oferta de coalición de gobierno que le propondrá al líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, y Albert Rivera, presidente de Ciudadanos (centroderecha), en aras de la "estabilidad".
Rajoy argumentó ante los senadores del Grupo Popular su oferta de coalición entre PP, PSOE y Ciudadanos para aprobar "las reformas que necesita España", para lo que ha lanzado un "mensaje de estabilidad y certidumbre".
Rajoy se verá el viernes con Sánchez, quien a su vez se reúnió ayer con sindicatos y agentes sociales para exponer su eje programático de Gobierno.
El Presidente en funciones ha recalcado en la Cámara Alta la necesidad de tener "un gobierno creíble" en un entorno internacional adverso y sostiene que su propuesta de coalición es la más indicada para garantizar la credibilidad de España en un discurso que descansa sobre varios pilares: la defensa de la nación española porque está amenazada por partidos políticos; crecer y crear empleo; mantener y mejorar el Estado de Bienestar; frenar la amenaza del terrorismo y luchar contra la corrupción .
"Este es el planteamiento que va a seguir el partido Popular‘, ha resumido. "El no del señor Sánchez a la propuesta que estamos haciendo simplemente nos lleva a un gobierno del PSOE apoyado por populistas y separatistas", advirtió Rajoy, asegurando que "el PP no va a entrar en ningún juego ni se va a abstener en nada".
Rajoy, quien fracasó en su intento por formar gobierno, argumenta que ese sería el gobierno más amable, democrático y que mejor defenderá la unidad de España, mientras que puso en duda la capacidad de otros gobiernos "radicales" para conseguirlo, ya que las fórmulas que se están barajando no garantizan esta estabilidad.
En este mismo sentido se ha pronunciado respecto a la lucha contra el terrorismo, la amenaza independentista y la defensa de la soberanía nacional: asegura que su Ejecutivo ha tomado en este sentido decisiones muy duras para garantizar la seguridad, por un lado, y no renunciar a la soberanía del país, por otro.
A pesar de los intentos del líder del PSOE, Pedro Sánchez, es "imposible que en España pueda haber un Gobierno que se califique como tal en contra del PP" y sin contar con este partido, continuó.
Los números pueden propiciar una investidura como la de Sánchez, pero "la falta de coherencia de quienes la apoyaran" harían imposible que pudiera gobernar, vaticinó Rajoy.
Sánchez se reunió ayer con dirigentes sindicales y patronales para exponerle su programa de gobierno. Mientras los primeros ven "relativamente sencillo" un acuerdo PSOE-Podemos (izquierda radical), el presidente de la patronal CEOE, Joan Rosell, aseguró que no teme a esa posbilidad, aunque advirtió que deberá cuantificarse el costo de cualquier pacto, porque lo que sí sería negativo es incurrir en nuevos déficit y elevar aún más el endeudamiento público.