Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Preguntas y respuestas sobre el bilur, la última moneda virtual

El valor de esta criptomoneda está referenciada al precio de la energía almacenada, y se convierte a dólares

Preguntas y respuestas sobre el bilur, la última moneda virtual

Esta nueva criptomoneda ofrece a las empresas energéticas una alternativa para titulizar sus reservas de energía, y a los inversores particulares la posibilidad de acceder a deuda de este sector. Explicamos cómo funciona.

Al bitcoin le ha surgido nueva competencia. Se llama bilur, fue presentada en Ginebra el 2 de mayo y consiste en una criptomoneda basada en el valor de la energía física almacenada. Es decir, su precio no lo establece la simple oferta y demanda de esta nueva moneda virtual, sino el valor del Brent. Eso le ofrece una mayor estabilidad que otras criptomonedas.

Lo primero es explicar el origen y la razón de ser del bilur. Sus creadores llevaban varios años predicando sobre las bondades que las monedas virtuales -en particular el bitcoin- ofrecían para las remesas.

Se dieron cuenta entonces de que el concepto mismo de 'criptomoneda' genera rechazo entre muchas empresas, y decidieron desarrollar un modelo objetivo para fijar el valor de una nueva moneda virtual, a la que denominaron bilur (en euskera significa "cadena" o "dos tierras").

¿Cuánto vale?

Un bilur equivale a un TOE (tonelada equivalente de petróleo), que a su vez es igual a 11,6 MW/h de energía. Para calcular la equivalencia bilur-dólar, la empresa recurre a la evaluación diaria de Platts de Standard & Poor's de Brent Datado. En estos momentos, eso equivaldría a unos 360 o 370 euros.

Por supuesto, las transacciones en bilur, al igual que sucede con el bitcoin, se realizan a través de tecnología blockchain.

¿Qué valor aporta?

En realidad, el quid de la cuestión no reside en el mismo bilur, sino en el modelo que marca su precio. Al fin y al cabo, este modelo ha conseguido otorgar un valor a la energía que las empresas petroleras y eléctricas tienen en reservas, impactando en su balance. Titulizar la energía supone crear una nueva clase de activos y, en consecuencia, ofrece a las empresas energéticas una alternativa para financiarse.

'Por un lado, el bilur protege del riesgo bancario, pues actúa como un fondo refugio, igual que el oro o las materias primas', afirma Ignacio Ozcariz, director ejecutivo de RFinTech, la empresa creadora del bilur. La compañía está constituida por españoles, aunque tiene su sede en Londres. 'Por otro -continúa-protege del riesgo especulativo a las que están sujetas las demás monedas virtuales; es mucho menos volátil'.

¿Dónde se vende?

Por definición, para que se emita bilur, primero se debe comprar petróleo u otros productos energéticos. Para la emisión inicial, RFinTech adquirió un millón de barriles, lo que dio derecho a la emisión de 154,297 millones de bilur.

Para comprar y vender estas monedas virtuales, el usuario realiza una transferencia bancaria por el importe que desee, a través de la página www.bilurmarket.com.

Las transferencias en bilur son gratuitas, igual que sucede con otras criptomonedas, de modo que pueden emplearse como un medio para efectuar cambios de divisas.

Si se desea especular con ellos, una posibilidad es recurrir al mercado de futuros. En concreto, estos nuevos títulos de deuda cotizan en Viena desde el pasado 19 de mayo, y próximamente lo harán en Dublín.

Pequeño inversor

Si lo relevante es el modelo de titulización de energía, ¿qué necesidad había de crear una nueva criptomoneda? ¿No se podía operar directamente en euros o dólares? 'Para invertir en el ABS de Dublín hace falta ser un inversor certificado o profesional, con un tícket mínimo de 150.000 dólares. En cambio, a través de bilur, cualquier inversor particular puede acceder a comprar deuda de empresas energéticas', resume Ozcariz.

En la actualidad, la cantidad mínima para comprar deuda a través de bilur es de 100 dólares.
Como hemos visto, negociar con estos activos es algo complejo, pero por primera vez está accesible al inversor minoritario, sin necesidad de recurrir a intermediarios como petroleras, fondos o ETF.

Modelo de negocio

Si las transacciones a través de blockchain no generan comisiones, ¿de dónde saca RFinTech sus ingresos? La empresa cobra un punto básico por día a los inversores. En un año, eso equivaldría al 3,6%, "similar a la inflación a la que se somete cualquier divisa", defiende Ozcariz