Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La televisión juega su negocio en Internet

La irrupción de tecnológicas como Google, Netflix, Amazon y Apple en el negocio de contenidos marcará el futuro de la industria

La televisión juega su negocio en Internet

El negocio de la televisión vive una tormenta perfecta. El cóctel que conforman la progresiva digitalización de los contenidos, la irrupción de nuevas empresas tecnológicas y el cambio de hábitos de los usuarios hace tambalearse los pilares que han sostenido esta rentable industria durante las últimas décadas. La pantalla grande del salón ha perdido su preeminencia como elemento aglutinador de la vida familiar y su lugar lo han ocupado los smartphones y las tabletas. Dispositivos más pequeños, ligeros y, sobre todo, portátiles.
Y es que hoy en día, los usuarios ya no quieren planear sus vidas alrededor de los rígidos horarios de la parrilla de la televisión tradicional. En su lugar, prefieren consumir series, películas y documentales donde quieran, cuando quieran y a través del dispositivo que quieran. Es lo que se conoce como audiencia diferida -ver programas fuera del horario preestablecido por la parrilla-, una tendencia al alza por la que están apostando gigantes como Netflix y Amazon, y que está detrás de la nueva generación de set-top boxes, dispositivos que conectan cualquier aparato a amplias ofertas de contenido como Google Chromecast o AppleTV.

Sobreoferta

Pese a que cada vez se consume más contenido a la carta y menos canales de televisión convencional, la televisión de pago sigue atascada en un modelo de paquetes cerrados con cientos de canales, muchos de los cuales apenas tienen demanda, a un precio fijo mensual. Según datos de Nielsen, los norteamericanos tienen acceso a una media de 189 canales a través del cable, pero sólo ven 17. Con el objetivo de racionalizar la oferta y adaptarse a los nuevos hábitos de la que se conoce como generación Millennial, Google anunció la semana pasada la puesta en marcha, todavía sin fecha confirmada de lanzamiento, de YouTubeTV, un servicio de televisión online por suscripción a un precio de 35 dólares al mes que sólo estará disponible de momento en Estados Unidos.

La entrada de nuevas empresas y el cambio de hábitos de los usuarios está transformando la industria de la TV

"Ahora mismo lo que se está dando es una multiplicación de agentes interesados en los contenidos audiovisuales. Es un mercado cada vez más copado, jamás se ha visto tanto vídeo online", explica Elena Neira, consultora independiente y autora del libro La otra pantalla: redes sociales, móviles y la nueva televisión, que añade: "Lo curioso del caso es que YouTube, siendo uno de los pioneros del vídeo online -cada día se consumen en la plataforma más de 1.000 millones de horas de vídeo- ha optado por un lanzamiento bastante tradicional. Un paquete digital más ligero de los que ofrecen los proveedores de cable, con menos canales, pero más atractivo porque se pueden mezclar de la forma que más le interese a los usuarios".

Para ello, el buscador ha llegado a acuerdos con más de 40 canales entre los que se encuentran generalistas (ABC, FOX, NBC y CBS), deportivos (ESPN) e infantiles (Disney y Nickelodeon). Además, YouTube TV permite almacenar todo el contenido que se emite en la plataforma de forma ilimitada en la nube de Google, así como vincular hasta seis cuentas diferentes por cada suscripción. De forma que cada miembro de la familia puede ver lo que quiera y a través del dispositivo que prefiera de forma independiente. "Esto responde a una demanda", continúa Neira, "la gente quiere un contenido flexible y de movilidad y es por lo que están apostando los nuevos agentes".

Otro que busca dar el salto del móvil a la televisión es Facebook. La red social, con más de 1.860 millones de usuarios en todo el mundo, viene apostando desde hace algunos años por el desarrollo del vídeo en su plataforma, como demuestra la puesta en marcha de los vídeos en directo a través de Facebook Live. Sólo en 2016 se consumieron a través de la red social de Mark Zuckerberg más de 100 millones de horas de vídeo. Según reveló hace algunos días The Wall Street Journal, Facebook busca competir por los dólares de los anuncios en televisión con una aplicación compatible con los decodificadores Apple TV, Amazon Fire TV y Samsung Smart TV.