Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Justicia brasileña investiga fraude millonario en fondos de pensión de trabajadores de empresas públicas

Detectó inversiones temerarias que provocaron abultados déficits en las cuatro mayores entidades, que son sin fines de lucro. Se suma al caso de sobornos en Petrobras

Se trata de los fondos Previ, Petros, Funcef y Postalis

Se trata de los fondos Previ, Petros, Funcef y Postalis

La Policía Federal de Brasil lanzó ayer una redada para detener a los supuestos autores de un fraude que rondaría los u$s 2.500 millones y que involucra a fondos de pensión de trabajadores de empresas públicas.
La operación, bautizada Greenfield, investiga desfalcos que afectaron a los cuatro mayores fondos de pensión del país, que son entidades sin fines de lucro vinculadas a empresas públicas. Se trata de Previ, que gestiona las pensiones de los empleados del Banco do Brasil; Petros, de la petrolera Petrobras; Funcef, del banco Caixa Econômica Federal y Postalis, de la empresa de Correos.
Un tribunal federal de Brasilia emitió mandatos de prisión temporal contra 7 sospechosos, ordenó llevar a declarar a otras 34 personas y autorizó a la policía a realizar registros en 106 domicilios en nueve regiones del país, según un comunicado.
La investigación busca verificar si el supuesto dinero desviado de las inversiones en fondos de pensión fue a la caja de partidos políticos.
Entre los empresarios que fueron llevados a comisarías para declarar está el ex presidente de la constructora OAS Leo Pinheiro, a quien el juez que investiga el caso de sobornos en Petrobras, Sergio Moro, ya había detenido, y actualmente negociaba con los fiscales en calidad de arrepentido en esa causa.
La justicia ordenó además el secuestro de bienes, bloqueo de activos y de fondos en cuentas bancarias de 103 personas físicas y jurídicas investigadas por un valor de cerca de u$s 2.500 millones de dólares.
En la operación participaron
560 policías federales, además de otros 31 inspectores, fiscales y auditores de diferentes organismos públicos.
Las investigaciones detectaron inversiones "temerarias o fraudulentas" realizadas por los fondos de pensión, que provocaron millonarios déficits.
La Policía identificó que la red de corrupción constaba al menos de cuatro núcleos, el empresarial, el de dirigentes de los fondos de pensión, el de empresas evaluadoras de activos y el de gestores y administradores de los fondos de inversión, según informó la institución en un comunicado con detalles de la operación.
Este escándalo se suma a otros casos de corrupción descubiertos recientemente que impactaron en las arcas públicas de Brasil. El de Petrobras y otro vinculado con fraudes en el ente público encargado de multar a los defraudadores de impuestos, están entre los principales. En el caso de la petrolera estatal, se calcula que los desvíos totalizaron u$s 2.000 millones, según cálculos de los investigadores.