Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Informe del Senado exculpa a Rousseff de maniobras fiscales

Una pericia indica que no existen elementos que comprueben una acción directa de Dilma en las "pedaleadas fiscales". La presidenta apartada volvió a hablar de "golpe"

por  VALOR

0
Informe del Senado exculpa a Rousseff de maniobras fiscales

Un documento presentado ayer por una comisión del Senado brasileño indica que la presidenta apartada Dilma Rousseff participó directamente en la edición de los decretos de crédito suplementario emitidos sin el aval del Congreso que dieron argumento al proceso de impeachment en su contra, pero que no existen elementos que comprueben una acción directa suya en las pedaladas fiscales, como se denomina a los atrasos en los pagos del Tesoro a los bancos públicos.

Tres de los cuatro decretos de crédito suplementario editados por Rousseff promovieron alteraciones en el programa presupuestario incompatibles con la obtención de la meta fiscal vigente en ese momento. Por su parte, las demoras en los pagos al Tesoro y al Banco do Brasil, en el marco del Plan Cosecha, constituyen operaciones de crédito, que violan la Ley de Responsabilidad Fiscal.

Esa fue la conclusión de la junta de peritos designados por la comisión que lleva adelante el juicio político y coloca en jaque buena parte de los argumentos que presentó la defensa de Dilma. En el documento, de 224 páginas, los técnicos indican que la presidenta apartada participó directamente al presentar los decretos contrarios a la ley, pero no existen elementos que comprueben una acción directa de parte de Dilma en las ‘pedaladas fiscales‘.

Tras conocerse el documento, Rousseff señaló que sus conclusiones muestran que el proceso de impeachment es ‘un golpe‘. ‘Comenzamos a ser acusados de haber editado seis decretos. La propia pericia del Senado dijo que fueron tres decretos. En esos tres, no se detectó mi participación dolosa (cuando existe intención de cometer el crimen)‘, dijo en una entrevista radial.

Los decretos demandarían autorización legislativa a través de un proyecto de ley, lo que no ocurrió.

En el caso de las pedaleadas, los técnicos sostienen que el gobierno pagó intereses al Banco do Brasil por los atrasos, lo que configura una operación de crédito. ‘La actualización de la subvención debida se calcula tomando como base la tasa Selic y la libreta de ahorro. Esas tasas remuneran al acreedor, en lugar de solamente mantener el poder adquisitivo de los montos debidos. De ese modo, la actualización constituye una verdadera corrección de la subvención debida‘.

El monto acumulado a título de corrección, al 31 de diciembre de 2014, alcanzó los R$ 1.050 millones. En 2015, el valor efectivamente pagado por el gobierno a ese título fue de R$ 1.130 millones.

La corrección referente a las pedaleadas de 2015 retiró de los cofres del gobierno R$ 450 millones.

Los técnicos analizaron los 99 puntos presentados por la defensa de Dilma, la acusación y los senadores. Los legisladores podrán hasta la mañana de hoy para presentar pedidos de aclaración, que deberán contestar los peritos hasta el viernes. La comisión de impeachment escuchará al coordinador de la pericia el próximo martes. Dilma dará su testimonio el día siguiente, 6 de julio. Aún resta definir si Rousseff asistirá en persona o será representada por su abogado, el ex ministro José Eduardo Cardozo.

Rousseff siempre sostuvo que las supuestas maniobras fiscales que motivaron la apertura del juicio político formar parte de los manejos contables habituales de cualquier gobierno brasileño, y que las utilizaron tanto los ex presidentes Fernando Henrique Cardoso como Luiz Inácio Lula da Silva, además de gobernadores y alcaldes de todo el país.

Dilma fue apartada por 180 días del poder para ser juzgada por el Senado, luego de que la Cámara de Diputados votara la apertura del proceso. En su lugar, asumió el vicepresidente Michel Temer, cuyo partido, el PMDB rompió poco antes con su gobierno.