U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Influencers: no es oro todo lo que reluce

por  EXPANSIÓN

España
2
Influencers: no es oro todo lo que reluce

Una agencia de marketing crea una cuenta falsa de Instagram y compra 100.000 "followers" para demostrar lo fácil y barato que es engañar a las marcas. Se calcula que el negocio de los "influencers" mueve más de 9 millones de euros al año en España.

Lo hemos advertido en muchas ocasiones. En las redes sociales no se debe estar "por estar", sino "para algo". Las plataformas como Facebook, Twitter, Youtube o Instagram pueden resultar de gran utilidad para una marca, siempre que se sepa cómo usarlas, pero los objetivos (KPIs) marcados a la agencia de turno deben ir más allá del número de seguidores. Al fin y al cabo, es posible comprar miles de followers por muy poco dinero -en su mayoría cuentas falsas-. También se pueden conseguir muchos seguidores organizando concursos y sorteos sin control. Por eso, más relevante que el volumen es el engagement y la interacción de los seguidores.

Para demostrar esta evidencia, la agencia de marketing digital H2H creó un perfil falso en Instagram, @almu_ripamonti, y lo hizo crecer rápida y artificialmente mediante la compra masiva de seguidores, me gustas y comentarios. Para hacerlo más verosímil contrataron a una actriz.

En el libro "Cómo monetizar las redes sociales" (Ed. LID, 2017), escrito por Pedro Rojas y María Redondo, se exponen pautas para diseñar una estrategia de social media marketing.

En concreto, H2H gastó 500 euros en adquirir 100.000 followers para la falsa instagramer. En solo tres semanas habían amortizado el gasto.

"Apenas tres semanas más tarde, cuando el perfil comenzó a alcanzar relevancia (30 mil seguidores), varias agencias y marcas de gran consumo comenzaron a contactar con ella para ofrecerle acciones remuneradas y otras colaboraciones, como envío de producto o invitaciones", afirma la agencia en un comunicado remitido a los medios de comunicación bajo el título "El gran fraude de los influencers".

"Cada vez es más fácil y económico inflar perfiles de manera artificial, comprando seguidores, me gustas y comentarios, para hacerlos más atractivos, lo que provoca que un elevado porcentaje de influencers cometa irregularidades para aprovecharse de esta situación. Muchas marcas y agencias no analizan de forma profesional la calidad de la audiencia de cada perfil con el que trabajan, fijándose en números que en ocasiones difieren de la realidad", postulan desde H2H. l

Más notas de tu interés

Comentarios2
Luciano Fantuzzi
Luciano Fantuzzi 08/03/2018 07:10:37

Gran nota. Los influencers ganan cada vez más terreno en el terreno comunicacional digital. Es la próxima generación en publicidad orgánica. iMaat, Agencia de Marketing Digital Integral https://imaat.com.ar

Ferran Osvalo
Ferran Osvalo 27/02/2018 11:14:59

El que se deja influenciar por un influencer es un pelotudo total !!