Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Guillier se perfila como la opción oficialista para pelear con Piñera la presidencia de Chile

Luego del apoyo del Partido Socialista, y la consiguiente renuncia de Ricardo Lagos, el candidato de Partido Radical se transformó en la carta ganadora de la coalición gobernante

Guillier se perfila como la opción oficialista para pelear con Piñera la presidencia de Chile

Ricardo Lagos anunció ayer que retira su precandidatura presidencial luego de que los resultados negativos en las encuestas minaran sus posibilidades al interior del oficialismo y el Partido Socialista (PS) le entregó su apoyo a otro candidato: Alejandro Guillier, del Partido Radical (PR).

Tras las primarias del 2 de julio, Chile celebrará el 19 de noviembre elecciones presidenciales y parlamentarias.
Al leer un emotivo comunicado, el ex mandatario comenzó dando cuenta de su motivación por asumir la candidatura.

"El pasado 2 de septiembre declaré que si mi nombre podía servir para unir al país en torno a un proyecto que devolviera la confianza y el optimismo en el progreso, la democracia y la justicia social, estaba dispuesto a ser candidato presidencial de la (coalición gobernante) Nueva Mayoría. Sabía los sacrificios e incomprensiones que envolvía esta decisión, pero estimé que era mi deber".

Sin embargo, más adelante en la declaración que se limitó a leer, lamentó que al interior del PS no se produjera una convergencia en torno a su candidatura. "En mi propio espacio político, la centroizquierda, no se ha producido una convergencia en tono a este proyecto", señaló.

Intentando bosquejar las razones del por qué los socialistas le negaron el apoyo, Lagos dijo que "seguramente, porque no todos compartimos con la misma urgencia, ante la amenaza de una dispersión estratégica de las fuerzas progresistas y una ola de restauración mercantilista y conservadora que puede durar muchos años".

"No soy un caudillo. Sé escuchar la voz del pueblo y someterme a su veredicto", aseguró el ex mandatario, quien expuso que tomó la determinación "con la serenidad de haber actuado siguiendo el mandato de mi conciencia y no persiguiendo intereses personales".

Al respecto, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, expresó: "Lo lamento, pero creo que es la decisión que ha tomado y ahora lo que corresponde es que los partidos de la Nueva Mayoría definan cómo van a seguir".

Bachelet también destacó la figura del ex mandatario y dijo que hay que respetar su determinación. "Todos sabemos que el presidente Lagos es un demócrata, conocemos su trayectoria, su compromiso con proyectos colectivos y él ha dado en su carta las razones por las que ha decidido declinar su candidatura. Es su decisión y tenemos que acatarla y respetarla", subrayó.

La portavoz de la ex candidatura de Ricardo Lagos, Gloria de la Fuente, criticó a la directiva del PS encabezada por Álvaro Elizalde, por la decisión de hacer secreta la votación que finalmente le dio el apoyo de la agrupación a Guillier.

La directora ejecutiva de la Fundación Chile 21 y también socialista dijo que "cuesta entender" los motivos del partido dirigido por el ex vocero de Gobierno para utilizar ese mecanismo en el sufragio.

"Cuesta entender las razones por las cuales no se hizo de esa manera; lo lógico hubiera sido que esta votación fuera transparente y de cara a la ciudadanía", acusó después de que Lagos anunciara su retiro de la contienda presidencial.

La politóloga señaló que en el nuevo escenario electoral, la Nueva Mayoría debe centrar la discusión "en torno a un conjunto de ideas" y "no en base a personalidades".

"Los partidos de la Nueva Mayoría están frente a un gran desafío, que es llegar a una primaria eventualmente en el mes de julio y luego ganar la elección presidencial en primera y segunda vuelta. Lo que nosotros esperamos es que esa discusión se haga en torno a un conjunto de ideas, a la identidad de esta coalición de centro izquierda en la que nosotros creemos y no en base solamente a personalidades", comentó.

"Esperamos que lo que prime aquí sea la unidad de proyecto, no unidad en torno a figuras, ante todo unidad de proyecto", añadió.

Por su parte, Elizalde explicó que "la democracia consiste precisamente en que nadie tiene un cargo vitalicio. Cada vez que uno se somete a una elección debe ser con humildad y tiene que estar dispuesto a perder y a ganar".

El presidente del PS también dijo que al conocerse el domingo el resultado de la determinación del Comité Central de su agrupación de no apoyar la candidatura de Lagos, primó un clima de respeto ante la derrota del político, a quien calificó como "una figura trascendental en nuestra historia".

Respecto al futuro candidato del oficialismo y el panorama para los partidos, Elizalde aseguró que "lo importante es que tengamos una candidatura única (...) Nuestra prioridad es tener una primaria". "Vamos a trabajar porque se mantenga esta alianza tan provechosa y positiva para el país", aseveró.