Gobierno chileno admitió que el segundo semestre será "peor a lo esperado"

El complejo escenario que atraviesan las economías de América latina preocupa a los empresarios de la región. En Chile, el gobierno de Bachelet alertó a los hombres de negocios sobre una dura situación económica en la segunda mitad del año. En tanto, las cámaras empresariales uruguayas reclaman suba del dólar, baja de impuestos y una mejor inserción externa

Frente a más de 70 asistentes, finalmente se materializó el esperado arribo del ministro de Hacienda de Chile, Rodrigo Valdés, al consejo general de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa). Y si bien las expectativas del encuentro estaban enfocadas en calmar los ánimos del sector empresarial en medio de las reformas en curso y un complejo escenario económico, los consejeros del gremio salieron de la cita, en su mayoría, más pesimistas de cara a la segunda parte del año.


En la cita, que se extendió por más de una hora, el jefe de las finanzas públicas expuso la situación macroeconómica que enfrenta el país, pero también repasó las discusiones aún pendientes como la implementación de la reforma tributaria, la discusión que se avecina en el Senado del proyecto de reforma laboral y la discusión que se comienza a incubar por el denominado "proceso constituyente".


Precisamente, en materia laboral, se mostró esperanzado de lo que será la discusión de la reforma en la Cámara Alta considerando que con los diputados hubo ciertos impedimentos en medio del debate.


Al respecto, el consejero Roberto Izquierdo señaló que "casi no vi planteamientos" de parte de Valdés. "Me llamó la atención que dijera que la reforma laboral era necesaria por el alto nivel de conflictividad del sector. Esa conflictividad está en el Fisco y no en el sector privado".


Tras su intervención, Valdés respondió sin tapujos las interrogantes. Al ser consultado por el proyecto de fortalecimiento del Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), comentó que era partidario de una estructura de gobierno corporativo colegiado.


El secretario de Estado expuso ante los consejeros que el escenario macroeconómico es "complicado" y que a partir de ahora operará una lógica de "racionalizar" los recursos y de "priorizar" las reformas y proyectos.


"El ministro fue mucho más realista sobre la situación del país. Mostró una preocupación especial sobre la debilidad de la economía", comentó uno de los consejeros.


En particular, Valdés habría mandado una señal potente a los consejeros de que el segundo trimestre y el segundo semestre "serían peores que lo esperado", por lo que la actividad del año 2015 "ya estaría jugada", coincidieron en señalar varios asistentes a la cita en el Edificio de la Industria.


"Quedamos con una sensación de realismo que también se traduce en preocupación, ya que el escenario económico es incluso menos optimista de lo que muchos creíamos", afirmó un consejero.


Eso sí, el jefe de la billetera fiscal evitó comprometerse con una cifra particular de crecimiento para el año.

Tags relacionados