España y Cataluña tienen mucho que perder si se separan

La región mediterránea genera el 20% del PBI español. La independencia afectaría las arcas del Reino y dejaría a los catalanes sin el Euro

El resultado electoral del 27S es suficiente razón para Junts pel Sí para trabajar por la independencia de Cataluña. ¿Qué efectos tendría sobre España y su economía?


Ciertamente, se trata de un ejercicio de economía ficción, sobre todo después de que los partidos independentistas no lograran ni el 50% de los votos y la CUP, el otro partido independentista que debería unirse con Junts pel Sí para que ambos tuvieran mayoría en el Parlament, haya reconocido que el "plebiscito" (en cuanto a número de votos) no ganó.


En todo caso, al realizar este ejercicio se ve que, al margen de la inestabilidad política, los efectos macro son muy notorios. Y es que casi el 20% del PBI español se genera en Cataluña.


"Los impactos serían nefastos tanto para Cataluña como para España y sería difícil estimar quién se llevaría la peor parte. En un entorno europeo de integración equivaldría a dar muchos pasos atrás en términos de mercados y fronteras y la confianza inversora se desvanecería, con un impacto especialmente delicado para los costos de financiación de Cataluña ya que, en su caso, saldría del euro y de la UE en primera instancia", asegura Santiago Carbó, catedrático de Economía de la Bangor University e investigador de Funcas.
Aunque es difícil medir cuál sería el impacto exacto en el crecimiento de la economía. Para hacernos una idea, hay que señalar que Cataluña es la región que más aporta al conjunto del PBI de España.

Concretamente, el PBI de Cataluña representó en 2014 el 18,8% del total, ascendiendo a 197.320 millones de euros, según recoge el Instituto Nacional de Estadística. Ante una secesión de la comunidad, España perdería esa riqueza o, al menos, gran parte (hay que tener en cuenta que muchas empresas ubicadas en Cataluña han asegurado que en esa situación abandonarían la región y se podrían reubicar en otro lugar de España).


También sufriría el sistema de reparto de financiación que en estos momentos está vigente en España. Hay que destacar que Cataluña es una de las comunidades que más aporta al sistema, sólo superada por Madrid. Según las balanzas fiscales de 2014 publicadas por el Gobierno, la aportación de Cataluña al Estado fue de 8455 millones (una cantidad que dejaría de percibir el sistema perjudicando, sobre todo, a las comunidades receptoras como Andalucía).


Los economistas en la City de Deutsche Bank opinan que 'una declaración unilateral de independencia sería perjudicial para Cataluña y España. Prevemos un compromiso en 2016 centrado en un cambio del sistema de financiación regional como el escenario más razonable. No será fácil y un desenlace negativo no puede ser descartado'. De hecho, Deutsche se pregunta si tiene sentido otorgar a Cataluña una autonomía fiscal similar a la de País Vasco y Navarra. "¿Tendría sentido hablar de un sistema de redistribución cuando tres de las cuatro regiones más ricas están exentas?".


Si Catalunya se independiza, la Seguridad Social española perdería unos tres millones de afiliados, es decir el 17% del total. Ignacio Conde-Ruiz, subdirector de Fedea (Fundación de Estudios de Economía Aplicada), señalaba hace unos días en un artículo en eldiario.es que si finalmente la seguridad social española tuviera que seguir pagando las pensiones de todos sus jubilados, al ser un sistema de reparto (las contribuciones de los trabajadores actuales pagan las pensiones actuales), el impacto sería notorio en toda España. "Como los ingresos serían un 17% menores, por la pérdida de afiliados, las pensiones, dado que el número de pensionistas a su cargo no disminuiría, deberían bajar un 17%".


Así, afirmaba, "no solo la pensión de un jubilado de Cáceres deberá bajar esta cantidad, sino que también tendría que hacerlo la de un pensionista de Vic o Badalona". Aunque hay que tener en cuenta que Cataluña tiene un déficit en las pensiones de 6.068 millones de euros.


La improbable independencia de Cataluña generaría inestabilidad en los mercados. De hecho, la incertidumbre política que ha vivido el país en los dos últimos meses ya ha tenido su reflejo en las rentabilidades de los bonos que han sido más elevadas que en el caso de Italia, pese a su mayor fortaleza económica, tal y como destaca Barclays en un informe reciente. Esto ha ocurrido sólo ante las tensiones y preocupaciones previas, probablemente el impacto sería mucho más acusado si siguiera adelante el proceso independentista. 'Lo que los mercados e inversores están valorando actualmente no es una salida de Cataluña sino la amenaza de hacerlo sin respaldo legal o constitucional. Se estima el impacto de ese fuerte choque institucional, que no es poco', explica Carbó.


El economista asegura que esta hipotética salida se percibiría aún más en el bono español. 'Tendría un coste, evidentemente, y la prima aumentaría. Y la de Cataluña más aún. Esta semana ha aumentado el coste del bono catalán, una mala noticia. De hecho, esas diferencias tanto en nivel como en variación temporal ya se están viendo porque no se divisa una resolución del conflicto a corto y medio plazo', explica.


Si el proceso rupturista siguiera adelante en Cataluña con toda seguridad avivaría otras demandas secesionistas con el País Vasco a la cabeza. De hecho, ya el domingo pasado el lehendakari, Íñigo Urkullu, advirtió de que "España tiene un problema en Cataluña y en Euskadi". Carbó destaca, sobre todo, "que en un proceso de renegociación de competencias, pueden ser muchos los territorios que reclamen más competencias y ventajas fiscales"

Tags relacionados

Noticias del día

MERCADOS HOY

Dólar, dólar blue, acciones y bonos hoy lunes 28 de noviembre de 2022

Dólar, dólar blue, acciones y bonos hoy lunes 28 de noviembre de 2022
Todas las cotizaciones de dólar oficial, dólar blue, dólares alternativos, bonos y acciones del día de hoy. Qué pasa en los mercados y con el Merval. Todas las novedades de tasas, Cedears, plazos fijos y riesgo país. Además, las últimas noticias de la Fed y Wall Street.