Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El presidente necesitará fortaleza para avanzar con las reformas

Para sostenerse Temer impulsó un ajuste fiscal, pero aumentó salarios a empleados públicos. La duda es saber si, pasado el impeachment, endurecerá el juego

El presidente necesitará fortaleza para avanzar con las reformas

Cerrado el proceso de impeachment, el gobierno del presidente Michel Temer deberá realizar concesiones para aprobar reformas en el área fiscal, pero seguramente habrá más espacio para avances significativos en el campo de las reformas microeconómicas.

Esa agenda micro impulsará la expansión de inversiones en sectores como infraestructura en logística, petróleo y gas y telecomunicaciones, según consultoras como Eurasia Group, una firma de riesgo político.

Temer abandonará la cautela en las negociaciones con el Congreso, tras la destitución de Dilma Rousseff. El director para América latina de Eurasia Group, Joao Augusto de Castro Neves, cree que la conclusión del proceso de juicio político eliminará una fuente de incertidumbre en el horizonte, lo que aumentará la confianza presidencial.

Antes de la definición del proceso que concluyó ayer en el Senado, en su calidad de presidente interino, Temer optó por la prudencia, evitando crear enemigos en el Congreso. Lo que no significa que tendrá la fortaleza política suficiente para conseguir aprobar íntegramente sus propuestas de reformas fiscales. "Son temas impopulares, bastante difíciles", aseguró De Castro Neves.
 

Eurasia considera que el proyecto de imponer un techo de gastos públicos será aprobado con correcciones, y el mismo camino seguirá la reforma previsional, aunque no resulte suficiente para evitar nuevos déficits. "Después de las elecciones de 2018 se necesitará una nueva ronda de reformas fiscales", afirmó la consultora.

Socio de Arko Advice, Lucas de Aragao coincide en que Temer tendrá que hacer concesiones al negociar las reformas, pero advierte que aún es temprano para prever cuánto tendrá que ceder en relación a las propuestas originales. De Aragao sostiene que Temer tiene un equipo "preparado y con experiencia" en las negociaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo, y que no repetirá los errores básicos que cometió Dilma en el diálogo con los legisladores.

De Aragao dice que el fin del impeachment dará más poder a Temer. "Comenzará a gobernar con más autonomía. La lapicera tendrá más poder", dijo el consultor, para quien, las pocas veces en que el Congreso se rebeló contra el presidente, fue por "la total incapacidad política del jefe del Ejecutivo". Sin embargo, la aprobación del proyecto de techo para los gastos y la reforma previsional exigirá que el gobierno haga concesiones. No pasarán sin cambios.

Sin embargo, en el caso de las reformas microeconómicas el escenario es otro, según De Castro Neves. Son medidas que enfrentan menos resistencia política y pueden ayudar para atraer inversiones al país. Se destacan, el proyecto que pone fin a la obligatoriedad de que Petrobras sea la única operadora y tenga una participación mínima de 30% en los consorcios extranjeros que exploten la camada del presal. Eurasia ve muchas posibilidades de que la medida, ya aprobada en el Senado, tenga el aval de Diputados en septiembre.

Al estimular la inversión, la agenda microeconómica potenciará el crecimiento de Brasil, afirma De Castro Neves. "Si la economía se recupera de modo más rápido, esas medidas aliviarán la presión en el frente fiscal. El gobierno ganaría tiempo", concluye.

Las políticas del gobierno en el área microeconómica impactarán con más fuerza en cinco sectores: infraestructura en logística, petróleo y gas, energía eléctrica, agricultura y telecomunicaciones, según Eurasia. El avance de las reformas incentivará la inversión privada en segmentos "pesadamente regulados" en la economía. "Las reformas en esos sectores se complementarán con medidas que refuercen el papel de las agencias reguladoras, con un gran foco en la privatización de activos estatales", de acuerdo al informe de la firma de riesgo político.

De Aragao cree que la aprobación de medidas que aumenten la confianza y la seguridad jurídica constituirá un estímulo importante a la inversión. El mercado mira con atención los cambios que pueden ocurrir en breve en el segmento de petróleo y gas, un área compleja y que exigen pesadas inversiones. Para De Aragao, "Brasil se convertirá en el mimado de los mercados en un abrir y cerrar de ojos", pero las alteraciones que caminen en esa dirección traerán un volumen importante de recursos al país.

"Brasil es demasiado grande para ser ignorado. Aún cuando el país está mal, se gana dinero", asegura De Castro Neves. Brasil puede beneficiarse con avances en la agenda microeconómica.
MCM Consultores Asociados tiene una visión más escéptica sobre el escenario que seguirá a la destitución de Dilma. "La manera en que el gobierno condujo algunas cuestiones fiscales relevantes genera cautela. Creemos que no todo será más fácil después del impeachment, y consideramos correctas las exigencias de los inversores de tener mayores márgenes", dice en un informe.

Al referirse a la renegociación de las deudas de los estados (provincias), la consultora afirma que "mostró la falta de determinación del gobierno, que cedió a las presiones contrarias al perfeccionamiento de la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF)". Ve como señal negativa la pelea entre los partidos de la alianza oficialista en torno al aumento salarial de los jueces del Supremo Tribunal Federal.

"El partido del presidente Temer, el PMDB, defiende el aumento, mientras los tucanos (PSDB) y demócratas (DEM) piden más austeridad con los gastos públicos", señala MCM, para quien es complicado solicitar el respaldo de la sociedad al ajuste fiscal "al mismo tiempo que se desea conceder un aumento salarial para empleados públicos que están entre los mejores pagados del país". La gran duda es saber si, pasado el impeachment, Temer endurecerá el juego