Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Ciudadanos abre la puerta a un gobierno de Rajoy, pero le pone condiciones

Si logra concretar el acuerdo con la agrupación liberal, deberá lograr la abstención de los socialistas, que ya ratificaron que no facilitarán su reelección

Mariano Rajoy busca acuerdos entre las fuerzas conservadoras

Mariano Rajoy busca acuerdos entre las fuerzas conservadoras

Un día antes de su reunión con Mariano Rajoy, el líder de Ciudadanos (C’s), Albert Rivera, decidió declarar por sorpresa ante los medios que la exigió seis condiciones "sine qua non" al PP para apoyar la investidura de Mariano Rajoy.

La primera de ellas es apartar a todos los cargos a imputados por corrupción, algo que Rivera ya había exigido previamente. El resto de exigencias que C’s puso sobre la mesa para la "regeneración" y contra la corrupción son: el fin de los fueros, la reforma de la Ley Electoral, acabar con los indultos por corrupción, limitar el Gobierno a dos mandatos y abrir una investigación parlamentaria sobre el caso Bárcenas.

Rivera también condicionó las negociaciones con el presidente del PP a que Rajoy fije ya una fecha para el debate de investidura. Así, el líder de C’s reclamó "fecha, hora y votación".

El líder de la formación naranja presentó directamente estas exigencias a Rajoy en una reunión con el objetivo de "desbloquear el país" y poner en marcha la legislatura. Aseguró que si el PP acepta las seis condiciones y pone fecha a la investidura "todo está abierto". El líder de C’s también aclaró que el hipotético acuerdo con los populares sería únicamente para la investidura de Rajoy, no para gobernar y, "ni mucho menos", para entrar en el ejecutivo.

"No decimos no a nada", aseguró el vicesecretario de Sectorial del PP, Javier Maroto y dijo que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, está dispuesto a ofrecer mañana "todo" al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, para tratar de conseguir que haya un gobierno operativo lo antes posible.

"Si tuviese que haber un título de nuestra propuesta, se llamaría ’Documento sin líneas rojas’", concluyó Maroto, que espera que en el nuevo encuentro de mañana entre Rajoy y Rivera se produzcan "nuevos y suficientes avances".

Recalco que eso es lo más importante, aunque también se traten asuntos como el techo de gasto, el déficit o los compromisos con la Unión Europea, y que se subraye que al debate de investidura hay que ir "con dos ingredientes básicos: un proyecto y una mayoría suficiente".

En su opinión, "si el próximo 1 de septiembre esto no está arreglado, el hartazgo en España va a tener dimensiones muy importantes y con toda la razón". "Tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano para evitarlo, insistió y eso pasa, a su entender, porque Ciudadanos pase de la abstención al sí y el PSOE del no a la abstención.

Sin embargo, el l portavoz del PSOE en el Senado, Óscar López, garantizó que su partido mantendrá el rechazo a la investidura del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, aunque Ciudadanos decida pasar de la abstención al voto favorable.

López reafirmó el no a Rajoy la víspera de la reunión que el líder del PP mantendrá mañana, miércoles, con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. Ante la posibilidad de que en ese encuentro Rivera dé señales de que C’s puede finalmente apoyar la reelección de Rajoy, López ha sido tajante: "No condiciona la posición del PSOE, que está en el no".

"No es un no por capricho, ni por revancha, ni por una cuestión de personas, sino un no ideológico, que tiene que ver con cuatro años de recortes y de corrupción", dijo. López insistió en que la postura del PSOE fue adoptada por unanimidad en el Comité Federal y "no depende de lo que hagan otros partidos".

En caso de que el PP sumara el apoyo de Ciudadanos y Coalición Canaria, lo que le situaría en 170 escaños, López descartó también que algunos diputados socialistas pudieran abstenerse. Rajoy ahora buscará negociar la abstención de PNV y Convergencia, que "son partidos conservadores como el PP" y que ya mostraron en la votación de la Mesa del Congreso que podían entenderse.