Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Ciro Gomes, un ex ministro que se presenta como la salida política para Brasil

por  RIPE

0
Ciro Gomes, un ex ministro que se presenta como la salida política para Brasil

Dispuesto a enfrentar a Luiz Inácio Lula da Silva por el voto de los electores de centroizquierda en las elecciones de 2018, el ex gobernador de Ceará, Ciro Gomes, prepara su tercera candidatura a la presidencia.

Afiliado al Partido Democrático Laborista (PDT) desde 2015, después de pasar por otras seis agrupaciones desde que inició su carrera política, en 1983, a los 58 años, Gomes garantiza que acumuló experiencia para ser presidente y afirma sin modestia que nadie con su edad tiene la calificación que él posee para ocupar el cargo. Fue ministro de Economía cuatro meses en el gobierno de Itamar Franco, gobernador de Ceará y alcalde de Fortaleza.

- Valor: Después de un tiempo alejado volvió a involucrarse en política y fue crítico del impeachment de la presidenta apartada Dilma Rousseff. ¿Qué lo motivó a volver?
- Ciro Gomes: Sufro de la dolencia de la lucidez. Estaba tranquilo. Disputé la última elección hace diez años. No tengo quejas del pueblo. Fui el diputado federal más votado en Brasil proporcionalmente. Desde hace un tiempo no aguantaba más las prácticas de mis amigos. Resolví alejarme, intentar cambiar de vida. Pero con el golpe me convocó el PDT y sentí que tenía una obligación moral con el país.

- ¿Aún tiene esperanzas de que Dilma vuelva al comando del país?
- No me muevo por esperanzas. Me muevo por una noción de deber. El deber de cualquier brasileño es dar lo que pueda para proteger la democracia. Lucho por eso. No me interesa si tengo o no posibilidades. La probabilidad es poca, pero existe.

- ¿Cómo sería?
- El pueblo es un elemento de inestabilidad que puede ser muy fecundo y lo fue a lo largo de la historia brasileña. Mi generación ganó todas apostando a eso. Teníamos una agenda clara: amnistía, elección directa, constituyente. Por la politica produjimos todos los milagros que lúcidamente quisimos. No deberíamos aceptar, cueste lo que cueste, que llegue a la presidencia alguien a menos que sea por el voto popular.

- ¿La delación premiada del ex presidente de Transpetro Sergio Machado, que señala que Temer pidió dinero ilegal para la campaña a alcalde de Gabriel Chalita en 2012 puede favorecer el ambiente para que vuelva Dilma?
- Antes que nada, no interesa si es la vuelta de Dilma, de Lula o del PT. Necesitamos entender el valor intrínseco de la legalidad, de la estabilidad de las reglas, para que el elemento maravilloso que cíclicamente produce milagros, que es la presencia del pueblo en el proceso político, ocurra rompiendo con la plutocracia esclavista alienada que existe en Brasil. El milgaro de la actualidad es que el pueblo vea las contradicciones de Temer.

- Valor: ¿Cómo puede ocurrir eso?
- Ciro: El sentido moral de la sociedad ve que fue citado como el hombre de la coima. ¿Será que las personas no ven que están alejando a una presidenta decente, contra la que inventaron un pretexto jurídico, que es la pedalada fiscal, para colocar en el poder, sin voto, a una banda de ladrones, de bandidos orgánicos de la vida republicana contempóranea brasileña? No estoy exagerando. Los conozco a todos. Fuimos contemporaneos en las diversas tareas que desarrollé, en filas opuestas o unidos, porque Lula me obligó a asociarme a esos bastardos. Eso no lo perdono. Colocar el lado pandillero del PMDB en la línea de sucesión es una responsabilidad del señor Luiz Inácio Lula da Silva.

¿Qué impacto puede tener en el medio político la delación de Machado?
- Sergio está diciendo la verdad. Si hubiera imparcialidad en el aparato del Ministerio Público y en la magistratura, como creo, no queda nada en pie. Es la crónica de una muerte anunciada. Hasta las piedras del camino sabían que Sergio Machado estaba donde estaba, en Transpetro durante diez años, puesto por Lula en homenaje al PMDB, para hacer lo que hizo.

- ¿Además de colocar al PMDB en la línea sucesoria, cuál fue el error de Lula y Dilma que tornó insostenible la situación?

- Ciro: El error táctico y básico fue jugar a ser el PSDB, copiando el modus operandi de los tucanos para resolver los problemas de caja de la campaña. El error ancestral fue no tener proyecto de país, sino un proyecto de poder, que rigurosamente es lo mismo que hizo Fernando Henrique Cardoso. Lo único estable en Brasil es la pandilla del PMDB.

- ¿Cuál es su expectativa en relación al gobierno interino de Michel Temer?
- El conjunto de fuerzas que determinó el golpe no se unió a favor de Temer ni en prol de una alternativa de neoliberalismo florecido. Fue una cosa contra Dilma. Temer es un estorbo en el camino, a quien le dieron un crédito y que muy rápidamente se está vaciando.

- ¿Cómo ve la posibilidad de nuevas elecciones?
- Lo que ocurre que toda esta historia tiene solo dos lados. El de legalidad y constitucionalidad con Dilma, con sus costos y contradicciones, o el golpe. Quien propone nuevas elecciones defiende algo absolutamente impracticable.

- ¿Por qué?
- Porque se necesita una reforma constitucional con tres quintos de votos en la Cámara de Diputados, un cuerpo controlado por una mayoría de ladrones y bandidos orgánicos a esa pandilla que asaltó el país, cuyo jefe aún es Eduardo Cunha. Después la misma reforma tiene que pasar por el Senado, también con tres quintos. Suponiendo que ocurre esa proeza, el vicepresidente electo tiene todo el derecho de presentar una Acción Directa de Constitucionalidad ante al Supremo Tribunal Federal (STF), porque ni siquiera una enmienda constitucional puede herir la cláusula pétrea de irretroactividad del derecho adquirido.

- Pero el Tribunal Superior Electoral (TSE) puede votar la anulación de las elecciones y anular la fórmula Dilma-Temer.
- Suponiendo que el TSE lo decidiera este año y nadie presentara un recurso ante el STF habría elecciones directas este año. Pero si pasa de diciembre la elección es indirecta.

- ¿Será candidato a presidente en 2018?

- Acepté la tarea del PDT de asumir la precandidatura. Estoy preparándome y conversando con la inteligencia brasileña. Me considero obligado a aceptar. No estoy en contra de nadie. Estoy a favor de una concepción y si voy es para hacer historia. Voy a proponer un proyecto nacional de desarrollo. Nadie tiene la calificación que tengo a esta edad. Eso es menos mérito mío y más demérito absoluto del protagonismo que asumió la política brasileña, que es una selección al revés: cuanto más pícaro y más analfabeto, más poder adquiere