U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Brotes verdes: la economía chilena creció a su mayor ritmo desde 2013

Durante los primeros tres meses del año, el PBI se expandió 4,2% y superó las expectativas del mercado

Brotes verdes: la economía chilena creció a su mayor ritmo desde 2013

La publicación de las Cuentas Nacionales del primer trimestre de 2018 trajeron solamente buenas noticias para la economía chilena. Y es que ahora sí, los brotes verdes se hacen notar en las cifras de actividad.

Según infirmó el Banco Central, el Producto Interno Bruto (PIB) creció un 4,2% durante los primeros tres meses del año, superando con ello las expectativas de los analistas que esperaban una expansión en torno a 4%.

Se trata de su mejor desempeño desde el tercer trimestre de 2013.

Y eso que en el período se registró un día hábil menos que en igual lapso de 2017, por lo que el efecto calendario le restó 0,1 puntos porcentuales al resultado final. Además, frente al trimestre inmediatamente anterior, la actividad creció 1,2%

El repunte tuvo un claro protagonista, ya que la minería creció un 19,3% en el período, anotando la mayor contribución. Para el resto de la economía, el resultado trimestral mostró una aceleración del 3,1%, donde se distinguieron el comercio y los servicios personales en términos de incidencia, mientras el sector agropecuario- silvícola y la pesca se contrajeron.

Repunte de la inversión

Las buenas noticias también se reflejaron en dos componentes claves, como lo son la inversión y la demanda interna.

En el primer caso, la formación bruta de capital fijo comienza a dejar atras cuatro años seguidos de caídas. Así, creció por segundo trimestre en hilera y se expandió un 3,6%, su mejor resultado desde el tercer cuarto del 2015.

Dicha recuperación tuvo como protagonista al sector construcción, que avanzó un 2%, su desempeño más alto desde diciembre del 2015.

Eso sí, la inversión en maquinarias y equipos anotó una fuerte desaceleración al crecer 6,5%, cifra considerablemente más baja al 10,8% que se vió en los últimos tres meses del año pasado.

Por su parte, si bien la demanda interna creció a una tasa anual menor respecto del trimestre anterior, al expandirse 3,8%, en términos desestacionalizados mantuvo una expansión del 1,7%. Al respecto, el informe del emisor señaló que el componente se vio impulsado por el consumo, principalmente de los hogares.

En tanto, respecto del el comercio exterior, las exportaciones crecieron un 7,2% y las importaciones un 6,1%, impulsados principalmente por el componente de bienes.

En el caso de las exportaciones, el resultado se explica por los envíos de cobre y, en menor medida, de frutas y salmón procesado. En el caso de las importaciones, el impulso provino de las internaciones de maquinaria y equipos, donde destacaron las de automóviles y maquinaria de uso industrial