América latina debe blindarse ante una crisis en China

Seis ex mandatarios de la región analizan el impacto de la desaceleración china. Mientras que para algunos es parte de la "normalización" de esa economía, para otros es el inicio de una crisis que no tardará en agravarse

Los mercados en el mundo siguen convulsionados. No solo está latente la expectativa de lo que pasará con el nuevo gobierno de Grecia y en la reunión de la Reserva Federal.

Las persistentes caídas en las bolsas asiáticas, producto de los datos macroeconómicos en rojo de China (como la actividad industrial que se contrajo en agosto a su ritmo más acelerado en casi seis años), preocupan especialmente a los países emergentes. LR habló con seis expresidentes de la región para hablar de las perspectivas del gigante asiático.

Alejandro Toledo de Perú (2001- 2006), Ricardo Lagos de Chile (2000- 2006), Cesar Gaviria de Colombia (1900- 1994), Luis Alberto Lacalle de Uruguay (1900 - 1995), Carlos Mesa de Bolivia (2003 - 2005) y Laura Chichilla de Costa Rica (2010-2014), fueron los exmandatarios consultados.

Algunos analistas hablan de que lo que está sucediendo es el resultado de lo que han denominado como "la nueva normalización" de la economía del país, otros aseguran que estas son las primeras señales de alarma sobre una posible crisis que no tardaría en agravarse. Sin embargo, los ex presidentes no se atrevieron a decir que se avecina la llamada crisis china pero sí que hay que blindarse por si sucede.

Gaviria, dijo que es muy difícil afirmar si China va entrar en crisis o no, lo que si es cierto es que este no es un tema menor, es un tema bastante preocupante. Para Chichilla, este tiempo de incertidumbre obliga a la región a volcar sus ojos al interior confiando más en la demanda interna para que no se dependa tanto de fenómenos internacionales. Lo mismo considera Toledo, quien aseguró que hay que actuar generando nuevas fuentes de ingresos.

Desde el mes de junio, mientras las bolsas en China sufrían su peor descalabro en 23 años, y cuando la incertidumbre y el miedo se empezaron a apoderan de los inversionistas, el Gobierno decidió que inyectaría cerca de u$s 80.000 millones al mercado a través de la Corporación de Financiación del Mercado de Valores de China, con el objetivo de generar estabilidad.

Pocos días después, con medidas más restrictivas, se conoció que los líderes del país habían decretado que para "proteger los mercados", quedaba rotundamente prohibido que los accionistas con participaciones superiores a 5%, en cualquier empresa, vendieran sus partes durante el semestre siguiente a la determinación.
Al cierre de la jornada de ayer, el índice de Shangai presentó una caída de 7,63%, mientras que su par de Shenzhen lo hacía con 7,09%.

De acuerdo con Enrique Iglesias, ex secretario general del BID, "que se acerque una crisis en China es una hipótesis, aunque yo espero que no sea así". Y aunque Iglesias considera que todo puede limitarse a un ajuste interno que están haciendo los chinos para cambiar las fuerzas dinámicas de su desarrollo más volcadas hacia adentro", habrá que ver cuáles serán las medidas que los actuales mandatarios de los emergentes tomarán para blindarse

Tags relacionados