Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La Argentina multiplica su ilusión de medallas

El país llega a los Juegos con una de las delegaciones más grandes de su historia. Muchos de los 213 atletas persiguen el sueño de subirse al podio, aunque la mayoría de ellos competirán en deportes por equipos. Las Leonas, el yachting, el básquet, Pareto y Del Potro, con chances.

Río 2016: la Argentina multiplica su ilusión de medallas

La proximidad de un evento deportivo de la magnitud de los Juegos Olímpicos despierta cada cuatro años la ilusión argentina por observar a un representante nacional subirse al podio. Y Río 2016 no será la excepción. Más aún teniendo en cuenta que la Argentina arribará a los primeros Juegos Olímpicos de Sudamérica con una de las delegaciones de deportistas más nutridas de su historia.

Detrás del abanderado Luis Scola, desfilarán el próximo 5 de agosto en el estadio Maracaná parte de los 213 atletas argentinos que buscarán colgarse una medalla en los 26 deportes que contarán con participación nacional. Pero, como marca la historia olímpica argentina, quizá apenas unos pocos puedan conseguirlo.

Nunca el país obtuvo más de siete preseas en total, ni consiguió que más de tres de ellas fueran doradas, marca que en ambos casos no se repite desde Londres 1948. De hecho, en 2012 apenas logró sumar cuatro medallas y solo una de ellas de oro, la obtenida por el taekwondista Sebastián Crismanich, quien no logró clasificar para estos Juegos y se retiró de la actividad. Pero la delegación tenía por entonces solo 138 integrantes y hoy llega a esta edición con un mayor abanico de posibilidades de éxito. "Tenemos varios deportistas en condiciones de ganar una medalla tanto en deportes de equipos como en individuales. Deberíamos hacer una performance mejor que en Londres 2012", se ilusionó el titular del Comité Olímpico Argentino, Gerardo Werthein, quien remarcó que la preparación estuvo a la altura del primer nivel mundial.

La esperanza se apoya, fundamentalmente, en la participación en una gran cantidad de deportes de conjunto y el talento de algunos atletas que se mantienen en la elite mundial, como la judoca Paula Pareto (medalla de Bronce en Beijing 2008), a pesar del bajo presupuesto que se invierte en el país para el desarrollo del deporte. Hoy el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard) percibe 500 millones de pesos anuales para desarrollar el deporte olímpico. Como contrapartida, la Asociación del Fútbol Argentino recibió del Gobierno una cifra que quintuplica ese monto, pero la participación de la Selección en los Juegos se vio seriamente afectada por el desmanejo de la dirigencia (ver recuadro).

Todo lo contrario ocurrió con la Generación Dorada del básquetbol argentino que se consagró campeón olímpico en Atenas 2004 y cuya base volvió a reunirse para dar una última función en Río. Scola, Manu Ginóbili, Andrés Nocioni y el recuperado Carlos Delfino intentarán suplir la desventaja física, con la experiencia, el talento, el juego de equipo y el aporte de las figuras emergentes como Facundo Campazzo o Nicolás Brussino (contratado por Dallas en la NBA). Auténticos "animales" del deporte, como Las Leonas, que tras la victoria en el reciente Champions Trophy intentarán ganar la primera medalla de oro en la historia del hockey sobre césped femenino, como parte de la era post Luciana Aymar, que como mejor jugadora del mundo las condujo hasta la de plata en Londres 2012. Tras sus pasos, buscarán dar la sorpresa Los Leones, la selección masculina de ese deporte que ganó el título panamericano en Toronto, en 2015. Mismo logro que obtuvo la Selección Masculina de Voleibol que conduce Julio Velasco y que finalizó quinta cuatro años atrás.

La "fauna" argentina de los JJ.OO .se completa con Las Panteras, la versión femenina de la Selección de Volei y el seven de Los Pumas, que buscará su chance en el regreso del rugby a los juegos. Con menos posibilidades aparecen Los Gladiadores, la selección de hándbol masculino que finalizó segunda en los Panamericanos, y su versión femenina apodada La Garra, que tendrá su debut olímpico.

Habrá, eso sí, mayores chances de sumar un podio en el tenis, con un Juan Martín Del Potro en franca recuperación que intentará, al menos, defender el bronce obtenido en Londres 2012. Y más aún en la vela, deporte que le dio a la Argentina medallas durante los últimos cinco juegos, entre ellas la de bronce obtenida también hace cuatro años por Juan de la Fuente y Lucas Calabrese en Clase 470, donde volverán a competir el mes próximo. Junto a ellos, figuras como el nadador Federico Grabich (medalla de bronce en 100 metros libres del Mundial de Rusia, disputado el año pasado), la pentatleta uzbeka nacionalizada argentina Iryna Khokhlova, la familia Lange en velerismo, el tirador Federico Gil, entre otros, intentarán colgarse la medalla soñada.