Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Comité Olímpico de Río debe superar enormes retos

El Comité Olímpico de Río debe superar enormes retos

Mientras que el gobierno estatal de Río es criticado por temas que abarcan desde la mala calidad del agua en los eventos acuáticos hasta las demoras en finalizar una importante estación del metro, el comité organizador de las Olimpiadas, a cargo de la implementación de los juegos, se enfrenta a otro tipo de retos.

Uno de las misiones más importantes del comité es alimentar a 15.000 competidores con 60.000 raciones al día preparadas por 300 chefs. Pero, por razones de seguridad, todos los alimentos deben pasar por una instalación de inspección de alimentos antes de que puedan ser enviados a la villa olímpica. Esto incluye comidas para atletas de diferentes culturas, como los equipos de China e India, los cuales van a traer sus propios ingredientes del extranjero.

Además, la creciente amenaza del terrorismo mundial creó más complicaciones, aumentó la necesidad de una verificación de seguridad más exhaustiva de todos los que entran en las instalaciones olímpicas, incluyendo repartidores y mensajeros. El comité organizador acreditó a 200.000 personas hasta el momento, todos sometidos a una investigación de antecedentes.

También hay que lidiar con 25.000 periodistas acreditados y 7.000 no acreditados que necesitarán transporte, así como funcionarios y otros, que será proporcionado por una flota de 1.200 buses.

Todo esto con un presupuesto de R$ 7.400 millones manejado por Rodrigo Tostes, director de operaciones de Río 2016.

El comité organizador, financiado por el Comité Olímpico Internacional, los patrocinios, la venta de boletos y otras organizaciones del sector privado, se ha visto forzados a ignorar "lo que quisiéramos" y a concentrarse en "lo que realmente hace falta", dijo Tostes. Motivar a la fuerza laboral de más de 60.000 voluntarios y 7.000 funcionarios asalariados también es un reto, especialmente debido a la atmósfera negativa que impera en el país. El público cuestionó la oportunidad de realizar el evento dado el estado del país.