Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Duro golpe a los Juegos de Río: el atletismo ruso quedó afuera por dopaje

El Tribunal de Arbitraje Deportivo confirmó ayer el veto impuesto por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), que había suspendido a la federación de ese país

Duro golpe a los Juegos de Río: el atletismo ruso quedó afuera por dopaje

En un caso sin precedentes en la historia olímpica, el atletismo ruso se quedó ayer afuera de los Juegos de Río de Janeiro por dopaje, antesala de la más que probable exclusión del equipo olímpico ruso al completo.
El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) rechazó ayer unánimemente el recurso presentado por 67 atletas rusos contra el veto que les impuso la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), que suspendió a la federación rusa por connivencia con el dopaje.

El TAS considera que sólo pueden competir en Río aquellos atletas que cumplan el criterio de haber entrenado durante varios años en el extranjero bajo el control de agencias antidopaje de otros países, mientras el resto no son "aptos" al carecer de acreditación la federación a la que pertenecen.

Ese criterio sólo lo cumple la saltadora de longitud Daria Klíshina, bronce en los Europeos en 2014 y campeona nacional en junio pasado, que entrena desde hace tres años en EEUU, donde ha firmado suculentos contratos publicitarios, más por su belleza que por su rendimiento.

"Estoy indignado hasta lo más profundo de mi ser por la actitud de la IAAF. Recuerdo que ella misma está manchada por la corrupción. Se ha incoado un caso penal contra su ex presidente (Lamine Diack), que se encuentra bajo arresto domiciliario", dijo Vitali Mutkó, ministro de Deportes ruso.

Estrellas de atletismo mundial como la garrochista Yelena Isinbáyeva, el campeón del mundo de 110 metros vallas Serguéi Shubenkov y o el campeón olímpico de salto de altura Iván Újov, se perderán irremediablemente los Juegos.
El veto es especialmente "sangrante" para Isinbáyeva, que acaba de regresar a la competición tras ser madre y tenía muchas opciones de luchar por su tercer oro en su quinto Juego tras lograr en junio la mejor marca del año (4,90 metros).

"Gracias a todos por enterrar al atletismo. Esto es un claro encargo político", dijo.
Mutkó admitió hoy que el informe McLaren que acusó el lunes a Rusia de dopaje de Estado, trama en la que estaría implicado el Ministerio de Deportes y el Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), había influido en el fallo del TAS.

En cuanto a la posible exclusión del equipo olímpico ruso, cuya ceremonia de despedida oficial prevista para hoy ha sido aplazada indefinidamente, reconoció que está en el aire.
‘El Comité Olímpico Internacional se reserva el derecho tanto a la exclusión como a la autorización colectiva‘, señaló.
Precisamente, Rusia mantiene que las principales federaciones deportivas internacionales, con la excepción de la IAAF, como natación, voleibol, lucha o gimnasia, se oponen a que sea apartada de los Juegos.

Aunque los deportistas rusos -387 habían sido seleccionados- seguían entrenando hoy, algunos en Brasil, el pesimismo se ha apoderado del deporte ruso, que se teme lo peor: su exclusión y la mayor crisis en el movimiento olímpico en treinta años.