Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Con la mirada en la pista y la información ante los ojos

Las ventajas que brinda la tecnología a los atletas puede marcar la diferencia entre una victoria y una derrota en estos Juegos. Y en ese campo, Estados Unidos saca diferencias sobre el resto. Por ejemplo, sus ciclistas olímpicos cuentan con un desarrollo que les permite acceder a información sin quitar los ojos de la pista. Se trata de los anteojos Solo Smart, diseñados por Koplin, que poseen una pequeña pantalla que proyecta sobre uno de los lentes datos sobre la velocidad, la distancia y el pulso de los ciclistas, además de tener integrado un intercomunicador. Los datos desaparecen con solo un movimiento de la mirada, por lo que los ciclistas nunca pierden el foco de la pista. La empresa fue contratista del Departamento de Defensa norteamericano y espera sacar los anteojos a la venta en un par de meses por u$s 500.
Pero si los ciclistas estadounidenses cuentan con esta ventaja, los atletas patrocinados por Nike no le van en zaga. La compañía apeló a la tecnología aeroespacial para presentar los anteojos Wing para los velocistas y corredores olímpicos, Así, se apoyó en la empresa alemana Carl Zeiss, que diseñó instrumentos ópticos del telescopio espacial que reemplazará al Hubble en dos años. Ultralivianos e inspirados en los tendones de las aves, poseen una película que reduce el brillo de la luz ultravioleta y sólo deja pasar el espectro lumínico rojo que calma a los atletas.
El aporte no se limita a los lentes. La empresa estadounidense también diseñó una nueva tecnología llamada AeroBlades, que consiste en cintas adhesivas que se adhieren al cuerpo para reducir la resistencia del viento. Para ello, se vale de pequeñas espigas de silicona diseñadas tras cientos de pruebas con túneles de viento e impresoras 3D, innovación que estará integrada en la nueva línea AeroSwift de la marca.