AGENDA SUSTENTABLE

Con Biden, hay una esperanza de que los "dólares verdes" lleguen finalmente a Argentina

Con la asunción de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos se espera que la agenda sustentable vuelva a cobrar impulso en todo el mundo. Cuándo llegará al país.

La asunción de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos marcó un antes y un después en la agenda verde de la principal economía del planeta. Una de las primeras medidas adoptadas por el flamante mandatario fue, precisamente, la vuelta de ese país al Acuerdo de París, tras haber permanecido fuera durante los cuatro años de Donald Trump.

Con estas señales, el mercado se prepara para un resurgimiento con fuerza de los bonos verdes, un instrumento que tendrá cada vez más peso en las finanzas mundiales. Así, si se cumple el plan de u$s 2000 millones de inversión para proyectos sustentables y se avanza en la eliminación de emisiones para 2050, las finanzas verdes podrían convertirse en la nueva estrella de los mercados de capitales.

"Así como la decisión de Trump de salir del Acuerdo de París apenas asumió la presidencia fue una señal clara de hacia dónde se dirigía su gobierno en este aspecto, la vuelta inmediata dispuesta por Biden marca la agenda. Ahora hay que ver si esto va en serio, pero haber puesto al frente a una persona con peso político propio como John Kerry al frente es toda una señal", dice Iván Buffone, Managing Partner de Business & Sustainability, una consultora especializada en sustentabilidad y triple impacto.

Sin embargo, el especialista señala que llevar adelante el plan será un enorme desafío para la nueva administración. Es que el 50% del país no está de acuerdo con estas políticas y la agenda ambiental podría volverse moneda de cambio para para poder conducir con más calma la situación interna.

Si bien es cierto que en los últimos años las finanzas verdes nunca dejaron de crecer, el avance en la materia estuvo relacionado con la preocupación por el cambio climático en el sector financiero y de las empresas. Ahora, con el impulso de ser uno de los temas prioritarios de la agenda de Gobierno, se espera que el incremento en los montos negociados sea mucho mayor.

"No es que los últimos cuatro años se pudo todo en stand-by. Aunque desde el punto de vista político las señales fueron en contra de la agenda verde, las grandes empresas nunca la dejaron de lado", explica Fernando Legrand, creador de RSE Online.

El éxito de las políticas dependerá en gran medida del acceso que tengan las pequeñas empresas a este tipo de créditos, para quienes hoy es escaso. El dinero está muy barato y, en general, no hay líneas que tengan destino sustentable.

Además de la vuelta al acuerdo climático, otra de las primeras medidas de Biden fue cancelar la construcción de un oleoducto entre los Estados Unidos y Canadá. Con estos cambios de timón, se espera que se acelere la transformación sostenible tanto para el corto plazo, en 2030, como para los objetivos de 2050.

"El impacto de la agenda sustentable ya se empieza a ver en las grandes ciudades y en industrias como la automotriz que está en pleno proceso de reconversión. Pero habrá que ver qué pasa con las ciudades del interior profundo de los Estados Unidos. Allí no ganaron los demócratas", agrega Legrand.

El éxito de las políticas dependerá en gran medida del acceso que tengan las pequeñas empresas a este tipo de créditos, para quienes hoy es escaso. El dinero está muy barato y, en general, no hay líneas que tengan destino sustentable.

Julieta Artal Conte, responsable de Sustentabilidad de Bolsas y Mercados (BYMA), cree que la agenda de Biden podría generar el impulso que las finanzas verdes necesitan en el país. En ese sentido, sostiene que, con las condiciones adecuadas, la Argentina es una gran candidata a recibir fondos verdes para proyectos del agro, energías renovables y economía circular.

"Si una pyme quiere electrificar su flota de vehículos no tiene tasas especiales para adquirir autos Tesla. Eso puede cambiar con el paquete de estímulo de u$s 2000 millones anunciado por Biden, porque son fondos que van a estar enfocados en la agenda climática", señala.

En la Argentina, en tanto, la ola verde recién está empezando a llegar al mundo financiero. Entre las pocas compañías que hicieron emisiones sustentables se destacan MercadoLibre, que lanzó sus bonos verdes en enero y la cooperativa vitivinícola Fecovita, que constituyó un fideicomiso financiero con fin social por u$s 3 millones.

"A principios de año, la Comisión Nacional de Valores (CNV) anunció la apertura de un proceso de consulta. Ya se había intentado un índice de gobierno corporativo. El problema de la Argentina es que fuimos a contramano de lo que hizo la región. Pero cuando la Argentina hizo el índice de gobierno corporativo se hizo desalineado de lo que ya existía", agrega Legrand.

Julieta Artal Conte, responsable de Sustentabilidad de Bolsas y Mercados (BYMA), cree que la agenda de Biden podría generar el impulso que las finanzas verdes necesitan en el país. En ese sentido, sostiene que, con las condiciones adecuadas, la Argentina es una gran candidata a recibir fondos verdes para proyectos del agro, energías renovables y economía circular.

Hasta el momento en el panel sustentable de BYMA hay solo cinco instrumentos presentados. "Históricamente el factor ambiental era el más relevante para los bonos sustentables, pero en 2020 la pandemia generó un cambio de foco hacia el aspecto social", destaca Artal Conte. La Argentina, señala, no fue ajena a esta tendencia. El año pasado cuatro bonos tuvieron la etiqueta de sustentables. Dos fueron para energías renovables y los otros dos para paliar la crisis.

Los pioneros ya dieron los primeros pasos en el mundo de las finanzas sustentables. Ahora, solo resta esperar que las oportunidades vedes florezcan también en la Argentina. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios