Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Un valor oculto

Se presentó el primer estudio que analiza la contribución del trabajo del hogar al desarrollo humano. El Global Home Index analizó el tema en 20 países.

Un valor oculto

Por qué escuelas de negocios como el IAE o el INALDE Business School de Colombia se preocupan por saber cómo se realizan las tareas de cuidado del hogar y quiénes se ocupan de ellas? La realidad del trabajo en los hogares comienza a hacerse visible y a cobrar importancia, en consonancia con temas muy sensibles a los negocios como la mayor participación de la mujer en el mundo del trabajo -tradicionalmente más ocupada de las tareas de cuidado en el hogar- y la necesidad, tanto de hombres como de mujeres, de conciliar la vida laboral con la personal.

La cuestión también impacta en la búsqueda y la retención del talento que tanto preocupa en las empresas, ya que, por ejemplo, una de las principales cuestiones que todavía alejan a las mujeres de las posiciones de mayor liderazgo en las compañías es el cuidado de la familia.

El primer estudio que analiza la contribución del trabajo del hogar al desarrollo humano en el mundo -Global Home Index- buscó responder preguntas como éstas: ¿se distribuyen las tareas domésticas entre los miembros de la familia, según sus edades, capacidades y gustos? Las obligaciones laborales, ¿lo llevan a descuidar el tiempo dedicado al hogar y a la familia? Realizar tareas del hogar, ¿desarrolla competencias para otras áreas de la vida? ¿Se valora más el éxito profesional por sobre la dedicación a las tareas de cuidado del hogar? Global Home Index analiza la valoración que se hace de las tareas domésticas, el tiempo que se dedica a ellas, cómo se distribuyen las responsabilidades dentro del hogar, cómo se transmite su valor a los hijos y cómo se las compatibiliza con un trabajo laboral intenso fuera del hogar.

Surgió de la asociación del Centro Walmart Conciliación Familia y Empresa (Confye) del IAE Business School y la Home Renaissance Foundation (HRF), un think tank con sede en Londres, que se propone valorar el trabajo del hogar y que se reconozca su dimensión profesional.

Según Mercedes Jaureguibeitía, directora Ejecutiva de Home Renaissance Foundation el principal objetivo del estudio es "evaluar el trabajo requerido para construir y cuidar un ambiente de hogar y saber cómo esto es entendido y valorado por las distintas culturas y sociedades". El trabajo también contribuyó a que los participantes tomaran conciencia y reconocieran el valor social que tiene el trabajo del hogar en el desarrollo humano.

El estudio, que analizó 5000 respuestas en 20 países y para el cual se analizaron 250 casos de varones y mujeres de entre 25 y 65 años, reveló entre sus principales conclusiones:

Dedicación de tiempo al hogar: las mujeres trabajan entre 14 a 23 horas semanales en el hogar, mientras los hombres trabajan de 6 a 7 horas en el mismo. Es decir, que el trabajo del hogar sigue siendo una responsabilidad que recae directamente sobre la mujer, incluso cuando ésta trabaje a tiempo completo.

Valoración social del éxito profesional sobre la dedicación a las tareas del hogar: 50% de los participantes considera que se valora más el éxito profesional que la dedicación al hogar, lo que significa una clara desventaja para la mujer y su realización profesional.

Desarrollo de competencias: 60% de los encuestados consideró que realizar las tareas del hogar desarrolla competencias para otras áreas de la vida.

Importancia de ocuparse de las tareas del hogar: más del 80% de hombres y de mujeres consideró importante realizar estas tareas; mientras que 81% de las mujeres y solo 36% de los hombres que las realizan a tiempo completo lo hacen por motivación intrínseca.

Tiempo dedicado al hogar: 53% de las mujeres y 60% de los hombres reconocen que no dedican suficiente tiempo a las tareas del hogar.

Distribución de tareas: solo 20% de los encuestados distribuye las tareas domésticas entre los miembros de la familia.

"El trabajo en el hogar -no solo referido a la limpieza u orden de la casa, sino a crear un ambiente de hogar y de fortalecimiento familiar- merece un mayor reconocimiento social porque se dirige a la ocupación más valiosa de una persona, que es el cuidado de sus seres queridos; además contribuye a forjar valores como la responsabilidad, el servicio y adquirir hábitos como el orden, la responsabilidad y la solidaridad que luego pueden ser transferidos a ámbitos como el trabajo, el estudio y la vida en sociedad", dice Patricia Debeljuh, directora de Confye en el IAE.

Por eso, la contribución del trabajo del hogar al desarrollo humano, cómo proveer de mayor reconocimiento social de estas tareas y qué políticas públicas puede establecerse para apoyar las nuevas dinámicas familiares y a las personas que tienen la responsabilidad de cuidado de los hogares; promover estrategias de educación y comunicación que lleven a tomar conciencia de que las tareas familiares debieran ser de responsabilidad compartida, son algunos de los logros que busca alcanzar la investigación.