Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tras el ‘tarifazo’, más ahorro y cuidado del medioambiente

Con los aumentos, los consejos sobre ahorro de energía pasaron a ser tema frecuente de los medios y las redes sociales. Los nuevos hábitos ya son una realidad entre familias y consumidores.

Tras el ‘tarifazo’, más ahorro y cuidado del medioambiente

La demanda de luz, gas y agua en la Argentina era, hasta 2016, una de las más inelástica del mundo, ya que su bajo costo no incentivaba al ahorro. En 2002, por caso, el PBI se redujo 11,5% y la demanda hogareña de energía eléctrica apenas cayó un 2,5%. La situación cambió para cerca de la mitad de la población, residente en la Ciudad y el Gran Buenos Aires, tras los últimos anuncios de subas de tarifas y promete generar un cambio de hábitos de consumo inédito. En el caso de la energía, el consumo a nivel país cayó en marzo un 9,4%, según la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec), la primera baja significativa en 15 años.

De esta forma, seguir consejos sobre ahorro de energía empezó a ser un tema frecuente en los medios y hasta en las redes sociales. Los nuevos hábitos ya son una realidad en millones de familias. Por ejemplo, de acuerdo a una Encuesta Relámpago LinkQ, con motivo del Día de la Tierra, que se conmemoró este mes, un 92% de los argentinos ya utilizan lámparas de bajo consumo y el 80% reconoce que cuida el agua.

Así como con la energía, los ciudadanos también empiezan a modificar otros hábitos, más allá del factor económico. Según el Gobierno porteño, a fin de este este año habrá unos 7.500 contenedores de reciclaje -hoy son 2.500, que cubren sólo 30% de la Ciudad- y todos los años desde que comenzó la iniciativa en 2013 crece a una tasa de dos dígitos la cantidad de familias que reciclan. También vinculan con los nuevos hábitos el aumento en viajes en bicicleta (más del 3% en el distrito), que fomentan ventas de 2,2 millones de unidades por año. Además de los contenedores verdes y las ciclovías, las bolsas biodegradables o los carritos de compras también se hacen más evidentes entre los clientes.

Aunque acciones como llevar una bolsa propia al momento de realizar las compras, reciclar de la basura o la utilización de envases retornables son tareas que se transforman en costumbre para combatir la contaminación, el estudio LinkQ indica que menos de 10% de la población prioriza marcas que ofrecen envases de cartón y un 6% evita comprar productos que vengan en envase de plástico. Cifras e Havas dicen que 76% de los argentinos esperan que las marcas ayuden a solventar cuestiones medio ambientales y sociales.