Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Transformarse paso a paso

Alcanzar una gestión sustenable requiere de muchos cambios en los procesos y estrategias de las empresas, y el compromiso de todos sus colaboradores y grupos de interés. Casos.

Cuando L’Oréal definió a nivel global los objetivos 2020 de sustentabilidad -programa llamado "Sharing Beauty with all"-, esta visión debía traducirse en metas concretas en cada uno de los países. En el caso de la Argentina, ¿cómo comenzaron? Para Pablo Sánchez Liste, su director de Comunicación y RSE, lo principal es que exista en toda la organización un alto nivel de conocimiento de los objetivos a cumplir y contar con el compromiso de la alta dirección en la tarea. De allí deriva la fijación de metas a todos los colaboradores y la evaluación de desempeño, que es lo que la mantiene firme (ver recuadro).
Otro punto fundamental es la conformación, en 2015, del Comité de Sustentabilidad, integrado por colaboradores de distintas áreas y jerarquías, que será relanzado en 2017 para que funcione de manera más pragmática. El Centro de Distribución cumple un papel muy importante en la búsqueda de estos objetivos. Con 20 años de antigüedad, se adaptará a las metas que planteó la corporación: ya se realizó un relevamiento del consumo energético y de agua para hacer propuestas de mejoras y prever inversiones en equipamientos. En 2017 apuntarán a asegurar una gestión sustentable de la distribución, que todavía representa un gran desvío respecto de los objetivos planteados. Con 95% de sus proveedores ya auditados en criterios sustentables, la firma realizó más de 10 programas de filantropía y RSE en 2015: promoción de mujeres en la ciencia, voluntariado, conferencias, padrinazgos, reciclado, consumo responsable, prevención, salud e inserción laboral son algunos de ellos.

En proceso

En el caso de Terminales Río de la Plata (TRP), concesionaria de las terminales 1, 2 y 3 del Puerto de Buenos Aires, se requirió un proceso de maduración para que empezara a gestionarse de manera más sustentable.
Lo primero fue adherirse al Pacto Global de Naciones Unidas y comenzar a realizar la Comunicación de Progreso anual, alineados a la estrategia de su principal accionista, DP World, a partir de lo cual publican el Reporte de Sustentabilidad. "Primero generamos un mapeo de grupos de interés, y dialogamos con ellos para conocer su perspectiva y expectativas", cuenta Agostina Rapanelli, líder de Sustentabilidad de la firma. De este modo, realizan regularmente encuentros con empleados, clientes, proveedores, asociaciones civiles y medios, y cuentan con políticas internas de comunicación.
Luego, desarrollaron metas integradas de manera transversal a la compañía sobre la base de los públicos. "Gestionamos por medio de Indicadores Claves de Desempeño definiendo prioridades, iniciativas e indicadores a cumplir a nivel local", señala la ejecutiva. Los objetivos siguen el esquema "we have", "we are" y "we will". Asimismo, utilizan un Sistema Integrado de Gestión, plataforma común que optimiza la eficiencia y aprovecha la sinergia e interacción entre los sistemas de gestión de calidad, ambiental, seguridad en la cadena de suministros, gestión de la energía, seguridad y salud ocupacional. Así, integraron y unificaron criterios, y se organizó transversalmente el control de la gestión. "Debemos tomar decisiones teniendo en cuenta nuestros compromisos, por eso diseñamos espacios formativos personales, y a través de e-learning comunicamos de manera clara y transparente los mismos", cierra Rapanelli.
Supermayorista Vital decidió, este año, formalizar el compromiso con sus stakeholders con la responsabilidad social y ambiental. Así es que creó el departamento de Sustentabilidad para fortalecer las acciones que venía desarrollando y proponer nuevos programas, con una estrategia enfocada principalmente en cinco grupos: colaboradores, clientes, proveedores, planeta y sociedad. En el primer Comité de Sustentabilidad participaron todas las áreas de la compañía y se definió hacer foco en algunos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como educación, trabajo decente y crecimiento económico, energía asequible, producción y consumo responsable, entre otros.
Según Victoria Ballester, líder de Sustentabilidad y RSE de la empresa, ahora están delineando los programas y planes para los próximos años, y su correspondiente evaluación de impacto. Con varios programas de RSE en curso, la ejecutiva reconoce que, en esta etapa, la comunicación interna y el compromiso de todos los colaboradores para asumir una política sustentable en cada labor cotidiana son clave. Y tienen varios objetivos en vista para 2017. Uno de los principales es hacer una sucursal ecoamigable, que la convierta en un modelo de gestión sustentable. En los últimos años, invirtieron más de $ 640 millones en su renovación, dotándolas de tecnología que redujo el consumo de energía en un 50% y trabajando también en la reducción del consumo de agua. En este sentido, ya hay sucursales que cuentan con un sistema de recolección de agua de lluvia.