Trabajo infantil, una problemática en busca de estadísticas

En el año en que se lanza el segundo plan de prevención y erradicación, la primera encuesta que se hizo entre 2004 y 2006 sólo arroja datos parciales. Con la ayuda del Ministerio de Trabajo, una red de empresas busca abordar el tema en toda la cadena de valor.

C ombatir el trabajo infantil se marca como un objetivo clave desde el Gobierno. El plan nacional para la prevención y erradicación del trabajo infantil existió y existe. El primero se inició hace cuatro años. El segundo se lanzó este año y finalizará en 2015. No obstante, es la falta de datos a nivel país lo que impide abordar la problemática en su totalidad. "Necesitamos contar con estadísticas a nivel nacional, sólo tenemos parciales", expresó Silvia Miorin, del equipo técnico de la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (Conaeti). Y agregó: "Hemos hecho mucho, pero todavía falta. Estamos empezando a ver si surge una encuesta en todo el país".
En un seminario organizado por el Ministerio de Trabajo, el Gobierno de la Provincia de Salta y la empresa Nobleza Piccardo, la especialista de Conaeti resaltó que "la inexistencia de la mano de obra infantil debe ser controlada en toda la cadena de valor, desde los proveedores hasta los clientes".
Hoy, los datos cuantitativos más recientes sobre este flagelo en la Argentina pertenecen a la Encuesta de Actividades de Niños, Niñas y Adolescentes (EANNA), que se realizó en 2004 y 2006 en algunas zonas urbanas y rurales del NOA, NEA, Mendoza, Córdoba y el Gran Buenos Aires. Si bien sólo pueden aportar una fotografía local, de esos datos parciales se extrae que el 6,5% de los niños y niñas de 5 a 13 años trabajan. Un 60,6% de ese total lo hace ayudando a sus padres u otros familiares.
El porcentaje resulta aún mayor en el caso de los adolescentes de 14 a 17 años, pues la cifra llega al 23,8%. En el trabajo infantil, los sectores más sensibles en el país son la pesca, el agro, la venta ambulante, la minería y el sector doméstico.
Asimismo, Mourin comentó que si bien la Asignación Universal por Hijo (AUH) "ha sido una herramienta fundamental" para la eliminación del trabajo infantil, el impacto no está medido. Según datos oficiales, la AUH hoy llega a más de 3,5 millones de niños, niñas y adolescentes en casi 1,9 millones de hogares, que en promedio reciben $ 415 cada uno.

Red de empresas argentinas
Gustavo Ponce, responsable de la prevención y erradicación del trabajo infantil de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), remarcó que "cada empresa debería hacer un trabajo a puertas cerradas, interno" para controlar su cadena de valor. "El trabajo infantil se asocia a la pobreza, pero se encuentra mucho en las zonas productivas", advirtió.
Para luchar contra esta problemática social, en 2007 se creó la Red de Empresas contra el Trabajo Infantil, un espacio de articulación público-privado que funciona en el marco del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTEySS). Además, cuenta con el asesoramiento de la OIT y Unicef. Mientras que en su año de fundación la red contaba con 58 empresas, este año están asociadas más de 85 compañías y cámaras empresarias.
Noticias del día