Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Tendencias sustentables: del diálogo a la acción

Con 2016 a sus espaldas, las empresas se preparan para los desafíos y metas que las esperan en 2017. Un repaso por los temas que definirán la agenda del año que comienza en materia de sustentabilidad.

Tendencias sustentables: del diálogo a la acción

La participación privada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la articulación entre sectores, la igualdad de género y la ratificación del acuerdo de París marcaron las líneas de sustentabilidad en 2016. Para 2017, las firmas esperan profundizar el trabajo y adquirir nuevos desafíos.

“La agenda establecida con los ODS delimitó la cancha para las empresas y les permitió tener un lenguaje común. Las compañías son grandes promotoras de los objetivos. De ellas derivan muchos compromisos y responsabilidades. El 2016 fue un año para entender los conceptos. Este año, los empresarios van a tratar de detectar cuáles son las metas con las que se alinea el negocio y van a empezar a actuar”, analiza Ana Muro, coordinadora de Responsabilidad Social del Consejo Empresario Argentino para el Desarrollo Sostenible (CEADS).

En este sentido, Flavio Fuertes, Punto Focal de Pacto Global de Naciones Unidas, destaca: “Las compañías entienden que deben tener el marco de los ODS. La articulación es la herramienta indispensable para que su esfuerzo pueda tener un impacto mayor. Hasta el momento, son pocas las que pudieron alinearlos a su estrategia de negocio. Eso lleva tiempo. La agenda de desarrollo que se viene depende mucho de los contextos locales. En 2017 esa es una de las prioridades”.
María José Sucarrat, directora Ejecutiva de RED de Empresas por la Diversidad y directora Académica del Programa Responsabilidad Social, Inclusión y Sostenibilidad (RSIS) de la Universidad Torcuato Di Tella cree que 2016 fue un buen año para la RSE en el país. “Las firmas empezaron a entender la importancia de trabajar con otros. Este año las alianzas van a ser muy fuertes. La sustentabilidad le viene a dar a las empresas una mirada diferente. La compañía ya no es un actor que solo viene a ganar dinero, sino que también debiera devolver casi tanto como lo que toma de ella”, dice.

Otro punto novedoso de este año en el país serán las finanzas climáticas, según el presidente de la Fundación EcoConciencia Rodolfo Tarraubella. “Estas tienen la intención financiar la mitigación, adaptación y resiliencia del cambio climático. Actualmente, hay trillones de dólares aportando a estos proyectos en el mundo. El primer bono verde de finanzas climáticas privado en la Argentina lo vamos a emitir entre abril y junio. Ahí vamos a hacer una difusión importante y a partir de entonces, se va a expandir. También, vamos a intentar que el Estado y las provincias tomen financiamiento climático internacional”, asegura.

Además, en noviembre, el país será sede de la Conferencia Internacional contra el Trabajo Infantil. Se incluirán tres temas: erradicación del trabajo infantil, papel del sector privado en el empleo juvenil y su rol en la trata de personas. Estos estarán en las agendas corporativas.

Respecto de la RSE hacia adentro, Alejandro Melamed, director General de Humanize Consulting, afirma que los años desafiantes como 2016 son cuando se ve la verdad. “Algunas empresas fueron consistentes con lo que venían predicando, mientras otras lo primero que hicieron fue tomar medidas con los colaboradores que no están de acuerdo con la visión de largo plazo. Hay organizaciones que cortaron la capacitación, el desarrollo y ciertos beneficios. El cuidado de los empleados es una prioridad y más que nunca cuando la situación de mercado no es la ideal. Los valores de las firmas son aquellos fundamentos que deben sostenerse en los momentos de dificultades y no solo ser mostrados en los de crecimiento”.

Para el consultor, la cuestión de género es uno de los cambios sociolaborales más importantes de los últimos tiempos. Y el gran tema para 2017 es empezar a prepararse para el trabajo del futuro. “En muchas empresas se sigue pensando con paradigmas del siglo XX y no están preparando a la gente para nuevas profesiones. El sector privado tiene que trabajar en propósitos que movilicen a la gente. Se vienen empleados embajadores. Las nuevas generaciones están decididas a trabajar en lugares que tengan la ambición de transformar el mundo”, enfatiza.

La mirada del sector público

El Foro Nacional de Responsabilidad Social para el Desarrollo Sostenible, que tuvo lugar en 2016, fue reconocido como una buena iniciativa impulsada por el Gobierno. “Creo que fue una herramienta para sacarnos de las acciones individuales. Desde entonces, empezamos a vernos como un conjunto de organizaciones que se pueden articular para cambiar una realidad. Como Estado no nos interesa que las empresas solo inviertan dinero, queremos que entiendan que son parte del desarrollo del país”, sostiene Victoria Morales Gorleri, subsecretaria de Responsabilidad Social nacional.

Otra medida estatal fue la creación del gabinete de ministros sobre cambio climático . “Esperamos que las firmas se comprometan genuina y formalmente con la problemática, y lo plasmen con medidas concretas para reducir las emisiones. Todavía son muy pocas las que trabajan este tema”, comenta Carlos Gentile, subsecretario de Cambio Climático.

Nuevas iniciativas

Las firmas ya trazaron sus agendas sustentables 2017. Por caso, Banco Galicia hará foco en los programas de Educación Superior para llegar a más alumnos universitarios becados, en nuevas localidades del país. Constanza Gorleri, su gerente de Sustentabilidad, cuenta que ampliarán el programa de Educación Financiera con el que se impulsan talleres en secundarios para aumentar la conciencia de los jóvenes respecto de la importancia de las finanzas, la planificación personal y el sistema bancario.

Unilever, por su parte, continuará su Plan de Vida Sustentable. “Poner a la sustentabilidad en el corazón de nuestras marcas está aumentando nuestro impacto social, involucrando cada vez más a los consumidores y subiendo nuestras ventas”, resalta Axel Flügel, gerente de Relaciones Externas y Sustentabilidad para Cono Sur.
A su vez, Grupo Telecom tomó el desafío de profundizar la reconversión tecnológica en el país. Proyecta un plan de inversión con programas que agreguen valor social a través de un uso positivo y responsable de las tecnologías.

Desde 2015, en Sancor Seguros trabajan para alinear los ODS a la estrategia de sustentabilidad. Primero, se analizaron las metas que correspondían a los objetivos que la firma considera central para la gestión. “El desafío ahora será trabajar con las diversas áreas para ver cómo podemos contribuir al cumplimiento de esas metas. La propuesta incluye el inicio del Proceso de RSE en los demás países de América latina donde opera el Grupo”, explica Betina Azugna, gerente de RSE de la compañía.

Florencia Sabatini, gerente de Comunicaciones de Google, cuenta las prioridades de la firma para 2017: “Continuaremos centrándonos en aquellas causas relacionadas con la inclusión a través de las tecnologías, ya sea a nivel laboral como en el uso seguro y responsable de la web. También estamos concentrados en apoyar la ciencia desde edades tempranas hasta el trabajo de científicos profesionales y de mejorar el ecosistema de Internet”.