Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Sustentabilidad: los desafíos del retail

Hace 10 años, el compromiso social de las empresas de retail tenía una mirada más filantrópica: donaciones en algún comedor cercano al lugar de las operaciones, acciones solidarias con los empleados y el apoyo a alguna campaña del tercer sector. Con el correr de los años, evolucionamos y comenzamos a hablar de sustentabilidad y ampliamos nuestra mirada respecto a la responsabilidad social empresaria. De a poco comenzó a ocupar un lugar fundamental dentro de las estrategias de las empresas. Hoy, ya es una realidad que forma parte del debate a la hora de definir los objetivos de las compañías, se discute y se trabaja como cualquier otra iniciativa, porque el mundo corporativo comprendió que no hay oposición entre eficacia económica y compromiso social. Es decir, entendió que no hay empresas exitosas en sociedades que fracasan.
En el camino también aprendimos a no trabajar solos, a reconocer la importancia de aunar esfuerzos con clientes, empleados, proveedores, gobierno, el tercer sector. En definitiva, con la sociedad en general. De esta forma, reconocimos que trabajando en equipo se alcanzan mayores resultados.
Este repaso necesariamente nos conduce a pensar en el futuro y preguntarnos cómo imaginamos que esta temática será abordada. Y para mí, que trabajo en el área de sustentabilidad de una gran compañía de consumo masivo, es inevitable preguntarme cómo hacer para mantener ese rumbo hacia la sustentabilidad en un contexto tan cambiante.
La repuesta que aparece siempre está ligada con la confianza. Confianza de que si seguimos por el mismo camino, sumando acciones con nuestros grupos de interés e integrándonos a las realidades de cada lugar en el que estamos, podemos seguir adelantes con nuestra estrategia sustentable. La clave, la capacidad de adaptación y ser conscientes que debemos ser económicamente rentables, socialmente inclusivos y ambientalmente responsables.
Y si bien a veces la coyuntura dificulta tener una visión a largo plazo, tendremos que estar preparados para enfrentar a la sociedad futura. Estoy convencida que las empresas tendremos grandes desafíos como producir para más personas, garantizar una oferta accesible para todos, luchar contra el desperdicio alimentario, hacer frente a las consecuencias de las problemáticas actuales como el calentamiento global, la pobreza, la escasez de recursos naturales. Estos ejemplos generan mayores riesgos a las empresas pero tenemos que verlos como oportunidades que nos impulsen, a través de la innovación, a la creación de nuevos modelos de negocios.
La sustentabilidad será un criterio de diferenciación en la toma de decisiones de los consumidores. Las firmas que sepan adaptarse a los cambios, serán las que estarán mejor preparadas para satisfacer la demandas de sus clientes y de la sociedad. Esto quiere decir que ya sea por convicción o por exigencia de los stakeholders, la sustentabilidad será indiscutible.