Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Primer empleo con ayuda de las empresas

Ante la dificultad que tienen los jóvenes para ingresar al mercado laboral, las compañías y otras organizaciones idean programas para achicar la brecha entre la educación secundaria y el mundo laboral.

Primer empleo con ayuda de las empresas

Uno de tantos desafíos que hoy enfrentan los jóvenes es sortear el ingreso al mundo laboral. Muchos de ellos, de entre 18 y 24 años, tienen dificultades para alcanzar el primer empleo. Mientras el Foro de Habitantes a Ciudadanos, que constituye un espacio de diálogo para elaborar políticas de Estado, trabaja en un proyecto de ley de promoción del empleo joven, algunas empresas idean programas para acortar la brecha existente entre la educación secundaria y el mundo del trabajo.
Iniciativas como Experiencia Galicia,el programa de pasantías rentadas que promueve el banco, dan a los jóvenes universitarios una posibilidad de dar sus primeros pasos en el mundo laboral durante los meses de verano. Este programa, que este año tuvo su sexta edición, en sociedad con más de 50 universidades de todo el país, permite a los jóvenes asistir a los clientes con el uso de las terminales de autoservicio y cajeros automáticos. "El día de selección hacemos unos juegos para distender a los chicos y luego tenemos dos actividades: entrevistas grupales bien pautadas y un role playing. La preselección es a través de las universidades y las redes sociales. Recibimos cerca de 10.000 postulaciones", dice Araceli Méndez, jefe de Empleos de la entidad financiera.
Por otro lado, la Fundación Reciduca acompaña a jóvenes en riesgo de deserción escolar para que finalicen sus estudios secundarios, amplíen sus oportunidades de empleo y promuevan el cuidado ambiental. "Las mayores dificultades se encuentran en la inserción y el sostenimiento del empleo. Muchas veces ingresan al mundo del trabajo tempranamente, pero en empleos informales, y desde Reciduca promovemos que puedan acceder a empleos de calidad y desarrollen las competencias laborales necesarias para sostenerlos. Desarrollamos un modelo de acompañamiento para jóvenes y para empresas y actuamos como un puente", explica Magdalena Olmos, directora ejecutiva de la fundación.
Por su parte, el Grupo ASSA acompaña a los jóvenes y los alienta a ampliar sus horizontes de oportunidades con la iniciativa Formando Futuro. "En el primer empleo, uno busca el capital social que tiene a su alrededor. Lo que nosotros intentamos es abrir una especie de ventana de oportunidades y descubrimiento interno. La idea es que estén entrenados para una entrevista de trabajo y lleguen en mejores condiciones a esa instancia", cuenta Geraldine Wasser, gerente de Sustentabilidad de la firma. Junto con la Fundación Loma Negra, ASSA llevó su programa a Barker, en el partido bonaerense de Benito Juárez. Durante dos meses, los voluntarios se encontraron con los jóvenes y los capacitaron sobre cómo preparar el CV, cómo buscar empleo y cómo actuar ante una entrevista laboral. También les presentaron distintas propuestas para incentivarlos a la educación superior.
Santander Río, por su parte, lleva adelante con la Universidad Católica Argentina (UCA) un Programa de Empleabilidad para Jóvenes. Dura tres meses y supone una cursada de dos veces por semana. La UCA diseñó un Programa de Formación en Oficios con la finalidad de incorporar personal capacitado en este proyecto inclusivo. "Desde el programa fomentamos la motivación de los jóvenes porque durante la cursada en la universidad, les despiertan las ganas de seguir estudiando o empezar una carrera universitaria. El programa es una manera de seleccionar a las personas que la empresa va a incorporar, pero a su vez añade el valor agregado de los módulos que dan una formación en valores y de habilidades para el empleo", cuenta Adriana Sirito, referente de gestión de las organizaciones de la sociedad civil en la casa de altos estudios.