Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Pico en las emisiones de metano

Las concentraciones en la atmósfera de este gas de efecto invernadero, causante del cambio climático, están creciendo más rápido que en cualquier otro momento de las últimas dos décadas.

Pico en las emisiones de metano

Un grupo internacional de científicos advirtió en Environmental Research Letters, una publicación estadounidense especializada en tópicos de investigación ambiental, que la concentración de metano en la atmósfera tuvo un pico histórico de 10 partes por billón anual entre 2014 y 2015.
Si bien aún no identificaron las causas del alza, creen que se debe al incremento de la actividad agropecuaria en los países cercanos a los trópicos.

El metano es uno de los gases principales que tienen un impacto directo en el cambio climático, por lo cual la cifra alcanzada en los últimos dos años prendió una señal de alerta entre los ambientalistas. Para tener cierta referencia, el informe indica que la concentración de metano en 2000 alcanzó un piso de 0.5 partes por billón anual y, desde entonces, los números subieron año a año.

"Los resultados son preocupantes, pero nos da la oportunidad de tomar conciencia del efecto de este gas y complementar los esfuerzos para reducirlo, a la par del dióxido de carbono", dice Robert Jackson, co-autor del informe y profesor del Departamento de Ciencias de la Universidad de Stanford.

Para Jackson, la dificultad de rastrear este gas se debe, en parte, a que proviene de diferentes fuentes de emisión. Un porcentaje importante se registra en los centros agropecuarios -sobre todo en las zonas de ganadería vacuna-, aunque el 60% del metano que se inyecta en la atmósfera tiene su origen en la actividad humana, destaca el reporte.

Otra fuente de propagación está en las áreas de inundación, en donde se gestan microbios que desechan el gas. Marielle Saunois, autora líder del estudio y profesora en la Universidad de Versalles, aclaró que aún no está definida cuál fue la causa específica del aumento abrupto de metano, y explicó que, si no se hace algo al respecto, la temperatura global promedio podría aumentar 2°C en los próximos años. "Es necesario crear conciencia de este problema", enfatizó.