Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los millennials, un desafío para las marcas

El informe El nuevo paradigma de las ciudades eco-inteligentes, realizado por Havas Media y publicado en exclusiva por Socialmente Responsables, analiza la relación de esta generación con las brands.

Los millennials, un desafío para las marcas

Saben las marcas que 70% de los argentinos piensan que deberían participar activamente en la solución de problemas sociales y ambientales? ¿Saben también que muchos jóvenes estarían dispuestos a no comprar autos? ¿O que muchos millennials de altos ingresos cambian su estilo de vida para beneficiar el medio ambiente?

Sustentabilidad ambiental, crecimiento económico y equidad social. La fórmula es un desafío para las generaciones actuales y las que vendrán y también para las ciudades, las empresas y sus marcas. Junto al concepto de smart cities -desarrollo urbano basado en la sustentabilidad, que responde a las necesidades sociales, económicas y de infraestructura con criterios de eficiencia- se espera un ciudadano más atento y participativo en estas cuestiones.

Estas son las conclusiones que presenta el primero de cinco estudios de Havas Media sobre "El nuevo paradigma de las ciudades Eco-Inteligentes". Según Romain Martin, analista de Investigación y Estrategia de la firma, las tendencias que analiza este primer research llamado Contexto y Generación Sustentable llegaron para quedarse. Y el desafío para las marcas está planteado. "Ahora se les pide acciones concretas, más allá de la comunicación; por ejemplo, que apunten a la solución de problemas sociales, participen en proyectos culturales o combatan desigualdades", cuenta.

Y si bien, Buenos Aires, sigue la tendencia de las eco-ciudades que se impone en el mundo, privilegiando estrategias de transporte público o haciendo campañas de separación de residuos, el camino por delante es más arduo para las compañías: el estudio revela que los argentinos tienen expectativas altas respecto de ellas y se involucran en iniciativas personales para actuar de acuerdo a sus valores de sustentabilidad.
¿Qué deberían hacer las marcas ante este cambio paradigma?

El estudio da algunas pistas. Además de tener una operatoria ética, los consumidores quieren optar por productos que apoyen proyectos sociales o culturales, que combatan desigualdades sociales e, inclusive, más de 40% de los consultados pagarían más por productos amigables con el medio ambiente. A nivel personal, las iniciativas de los consumidores son el voluntariado, el reciclado y cambios en el estilo de vida para beneficiar el medio ambiente, con leve mayor conciencia entre los encuestados de 25 a 49 años que la población total. Otras conclusiones son:

- la sustentabilidad será un parámetro clave para hacer negocios, según los líderes de opinión.

- será fundamental atender la contaminación ambiental de la ciudad de Buenos Aires.

- los millennials son poderosos agentes de cambio social y ambiental: no creen que los gobiernos puedan resolver solos los temas sociales (73%) y quieren que las empresas se involucren más en los cambios (83%). Están dispuestos a no comprar autos y a usar medios de transporte alternativos -transporte público, bicicleta o carpool-.

- Emergen las comunidades digitales relacionadas con la sustentabilidad: los internautas -sobre todo milennials porteños- visitan cada vez más sitios verdes.

En cuanto a la tipología de los argentinos en sus actitudes y expectativas respecto a la sustentabilidad, hay cuatro clases diferenciadas: eco-dudosos (47%) -hombres de 35 a 44 años, de nivel socioeconómico bajo, con baja iniciativa personal hacia la sustentabilidad-; eco-indecisos (26%) -de más de 45 años, preocupados por la contaminación y por reciclar-; eco-emergentes (14%) -de 20 y 34 años, nivel socioeconómico alto, reciclan y están dispuestos a cambiar su estilo de vida por el medioambiente- y eco-prácticos (14%), con actitud positiva más moderada y uniforme hacia la sustentabilidad.

Para Martin, "ningún sector va a quedar fuera de este nuevo paradigma; tendrán que adaptarse e involucrarse y las personas decidirán en qué marcas encontrarán las nuevas respuestas".